PRIMERA PRUEBA

BMW i4 M50 2022: probamos el primer M eléctrico de la historia

Sus dos motores entregan 544 caballos de forma conjunta

Alcanza un máximo de 510 kilómetros de autonomía

Ya está a la venta en España desde 76.500 euros

AmpliarBMW i4 M50 2022: probamos el primer M eléctrico de la historia - SoyMotor.comEl BMW M4 M50 se vende a partir de 76.500 euros

El BMW i4 M50 2022 supone el debut de la división deportiva de la marca alemana en lo que a un modelo eléctrico se refiere. Su potencia llega a ser de 544 caballos, mientras que la batería de 80,7 kilovatios hora le permite anunciar una autonomía de hasta 520 kilómetros. Su precio de salida en España es de 76.500 euros.

El BMW i4 ya cuenta con su correspondiente versión deportiva, un vehículo de vital importancia porque supone el desembarco de la división 'M' de la marca en el coche eléctrico. Se llama BMW i4 M50, y su pico de potencia supera al que ofrecen tanto el BMW M3 como el BMW M4 Competition.

Tal y como sucede con el BMW i4 convencional, este i4 M50 se basa en el Serie 4 Gran Coupé. Curiosamente de esta carrocería del modelo alemán no existe una versión M de gasolina. El M3, con sus cinco puertas, es el encargado de llenar ese hueco.

Su rival más cercano por concepto y potencia es el Porsche Taycan 4S, que en función de la batería que incorpore entrega 530 o 571 caballos.

 

BMW i4 M50 2022: EXTERIOR

El BMW i4 M50 tiene una longitud de 4,79 metros, una anchura de 1,85 metros, una altura de 1,45 metros y una distancia entre ejes de 2,86 metros.

El frontal de esta versión del i4 se distingue por la presencia de una parrilla de color negro y por un paragolpes específico que incluye unas tomas de aire en los laterales más agresivas.

Las llantas pueden ser de hasta 20 pulgadas y tienen un diseño específico. No obstante, las de serie son de 18 pulgadas. También hay opción de equipar unas de 19.

En la parte trasera aparecen tanto un disfusor de aire como un pequeño spoiler sobre la tapa del maletero.

Opcionalmente se puede equipar un paquete de carbono, que hace que elementos como las carcasas de los retrovisores, el alerón trasero o algunas molduras estén hechas en fibra de carbono.

bmw_i4_m50_2022_2.jpg

bmw_i4_m50_2021_2.jpg

 

BMW i4 M50 2022: INTERIOR

La principal novedad del habitáculo del BMW i4 M50 llega de la mano del BMW Curved Display, que viene a ser una doble pantalla contigua que integra tanto el cuadro de mandos como el sistema multimedia. La parte que muestra la instrumentación es de 12,3 pulgadas, mientras que la destinada al infoentretenimiento es de 14,9.

El sistema de infoentretenimiento es el que BMW denomina 8.0, y tiene un claro enfoque hacia el entendimiento del lenguaje natural. Se incluye también head-up display.

La presencia de esta doble pantalla hace que el i4 M50 siga la línea estrenada por el BMW iX y no lo que ofrece el Serie 4 Gran Coupé. No obstante, su aspecto no es tan futurista como el de éste al contar, por ejemplo, con un volante tradicional. Durante nuestra prueba nos dio la sensación de que el aro del volante M ha ganado aún más grosor. Su tacto es suave y acolchado, y ofrece un agarre perfecto en cualquier situación.

Los asientos son deportivos de serie y ofrecen un gran compromiso entre agarre y confort.

A lo largo y ancho del habitáculo del i4 M50 aparecen diversos detalles en color azul, que es el elegido por BMW para diferenciar sus modelos electrificados. En todo caso, el aspecto del interior destila deportividad, aunque sin llegar a las cotas del M3 o el M4.

El i4 M50 gana espacio en el interior para los ocupantes respecto al Serie 4 Gran Coupé gracias a la ausencia de túnel de la transmisión.

El aislamiento del habitáculo es bastante notable. Apenas se entrometen sonidos del exterior. Tan sólo el viento se percibe cuando se sobrepasa cierta velocidad, pero nada que llegue a ser molesto.

El maletero tiene una capacidad de 470 litros y se encuentra en la parte trasera. No hay un segundo maletero delante.

bmw_i4_m50_2022_6.jpg

 

BMW i4 M50 2022: EQUIPAMIENTO

BMW asegura que el i4 M50 incorpora más de 40 asistentes a la conducción. Son los habituales en la marca alemana, incluido el de aparcamiento, que es capaz de memorizar los últimos 50 metros de la maniobra para reproducirlos a la inversa a la hora de salir del hueco elegido.

Detalles como el techo solar eléctrico, las lunas traseras sobretintadas o la luz interior ambiental son opcionales.

El paquete exterior M de fibra de carbono tiene un precio de 3.200 euros.

El equipo de sonido Harman Kardon con 17 altavoces y 535 vatios de potencia es opcional y cuesta 1.025 euros. Nuestra unidad de pruebas contaba con él y su rendimiento es excelente. De serie viene un equipo de sonido de 200 vatios con diez altavoces.

Los cables de carga para acceder a las máximas potencias que admite el coche son de serie.

bmw_i4_m50_2022_7.jpg

 

BMW i4 M50 2022: MECÁNICA

El BMW i4 M50 se impulsa gracias a dos motores eléctricos, situados uno en cada eje –es, por tanto, de tracción total–, que desarrollan una potencia máxima de 544 caballos, 34 más que el dúo formado por el M3 y el M4 Competition. Se trata de la quinta generación de motores eléctricos de BMW.

Estas cifras, no obstante, hay que cogerlas con pinzas, ya que sólo están disponibles durante diez segundos siempre y cuando se seleccione el modo de conducción más deportivo –es un modo llamado Sport Boost que se activa una vez esté en marcha el modo Sport–. La potencia de los motores en condiciones normales es de 476 caballos, mientras que el par máximo se queda en 730 Newton metro, 795 durante los mencionados diez segundos. El motor delantero produce 258 caballos y el trasero 313.

El sonido del motor que se percibe desde el interior es en realidad algo ficticio compuesto por Hans Zimmer. Más allá de que parezca más el de una nave espacial que el de un coche, lo cierto es que ayuda a detectar con más facilidad a qué velocidad se circula.

El BMW i4 M50 acelera de 0 a 100 kilómetros/hora en 3,9 segundos, el mismo dato que obtiene el M3 Competition. La velocidad punta es menor, puesto que el eléctrico alcanza 225 kilómetros/hora. Está limitado en este sentido electrónicamente.

La batería que alimenta los motores del i4 M50 es de 80,7 kilovatios hora de capacidad neta –83,9 kilovatios hora brutos–, y permite anunciar una autonomía según WLTP de 520 kilómetros. Está compuesta por 72 celdas. Es modular, de tal forma que, en caso de avería, se puede sustituir la parte dañada por una nueva. Además, la batería tiene una anchura de tan sólo 11 centímetros, lo que favorece el comportamiento dinámico del coche.

El consumo medio de energía que anuncia BMW es de entre 19 y 24 kilovatios hora cada 100 kilómetros.

Se pueden seleccionar diferentes niveles de recuperación de energía. En la posición 'D' se activa la recuperación adaptativa, que permite que el coche retenga automáticamente cuando se levanta el pie del acelerador con más o menos intensidad en función de las condiciones del momento. También se puede elegir entre tres niveles de retención diferentes en el menú iDrive, además de la posición 'B' de la palanca que permite una conducción 'one pedal'. La potencia máxima de regeneración es de 195 kilovatios.

El vehículo presenta tres modos de conducción: Eco Pro, Comfort y Sport.

BMW anuncia una potencia máxima de carga de 205 kilovatios por corriente continua y de 11 kilovatios por corriente alterna. En el primer caso llenar hasta el 80% de la capacidad de la batería requiere 31 minutos, mientras que en el segundo el tiempo es de algo menos de ocho horas y media, en este caso hasta el 100%.

La garantía de la batería es de ocho años o 160.000 kilómetros.

El BMW i4 M50 cuenta con una puesta a punto especifica llevada a cabo por la división deportiva de la marca.

Las suspensiones son en ambos trenes paralelogramos deformables con resortes helicoidales y los discos de freno, ventilados.

bmw_i4_m50_2021_4.jpg

bmw_i4_m50_2022_5.jpg

 

BMW i4 M50 2022: IMPRESIONES DE CONDUCCIÓN

¿Es el BMW i4 M50 un M de los de siempre? Sí... y no. Aunque la respuesta tiende mucho más a lo primero que a lo segundo. Y es así porque ya de primeras el fabricante alemán demuestra que la era eléctrica no va a acabar con su merecida fama de crear algunos de los deportivos más rápidos del planeta. Esta versión del i4 lo es, y no sólo por esa aceleración de 0 a 100 en 3,9 segundos que es capaz de licuar el cerebro si se pone a prueba en varias ocasiones seguidas –es algo que sucede en todos los eléctricos de muy altas prestaciones–, sino por su comportamiento dinámico.

Uno tiene que consultar en varias ocasiones la ficha técnica del coche para comprobar que sí, efectivamente se va por encima de las dos toneladas –2.290 kilos–, porque no es lógico que sea capaz en esas condiciones de moverse como se mueve. Obviamente no tiene la agilidad de un M3 –el xDrive, para ser justos en la comparación, pesa 1.855 kilos–, pero sí que se acerca mucho más de lo que esos 435 kilos que hay de diferencia entre ambos pueden sugerir.

Para describir el comportamiento del i4 M50 conviene pararse en las tres fases de una curva. La aproximación ya deja la primera grata sorpresa, el tacto del freno. BMW asegura haber trabajado a destajo para lograr que sea lo más natural posible –éste es el gran talón de aquiles de todos los coches electrificados–, y el resultado es casi perfecto. Aún no se nota cien por cien natural, pero sí que ofrece una precisión sin pega, ni siquiera en conducción normal en una ciudad con frenadas leves, que es donde más pecan. La contundencia cuando uno se deja llevar por el dinamismo se le presupone. Y desde luego que está ahí. Es necesaria para detener las casi 2,3 toneladas ya mencionadas. No obstante, lo importante es la precisión y estabilidad con la que se logra. Aún hay una pequeña sensación de empuje causado por la inercia, pero en todo caso es menor que, por ejemplo, en el Porsche Taycan.

Llega la hora de girar, y de nuevo de elogiar a la firma teutona. La dirección de sus coches deportivos siempre ha sido tan reactiva como precisa, y en el i4 M50 no cambia. Gira muy rápido y donde uno quiere. Y no sólo eso, sino que de nuevo la estabilidad es la nota predominante en apoyo. La baja posición de las baterías ayuda a pegarlo al suelo.

Toca acelerar, y aquí es donde hay que cambiar el chip. Las ayudas electrónicas nos permiten hacerlo con seguridad y contundencia, pero ni siquiera eso permite que se pueda hacer como en un M3 de combustión. Sobre todo en el caso de tener el modo de conducción deportivo activado, que es el caso para todo lo descrito, volver a pisar el pedal del acelerador tras un viraje ha de ser la maniobra más suave que uno haya imaginado jamás. El par instantáneo que otorgan los eléctricos obliga a hacerlo así si se quiere evitar un notable tirón. Pasada esa fase, ya se puede dar rienda suelta a la contundencia. La ganancia de kilómetros/hora será tan rápida como lineal.

Nuestra ruta transcurrió principalmente por autopista y carretera secundaria de montaña. Lo dicho hasta ahora corresponde al segundo tipo de vía, donde el consumo de energía se disparó por encima de los 40 kilovatios hora con facilidad. Con una batería de poco más de 80 de capacidad, basta hacer una sencilla regla de tres para ver dónde queda la autonomía del coche si se le buscan las cosquillas. En carretera, modo Comfort o Eco Pro activado y a disfrutar de una berlina cómoda como pocas por su suavidad y aislamiento. En tal caso, igualar e incluso bajar el consumo homologado es sencillo.

¿Y por qué puede considerarse que el i4 M50 no es un M como los que hemos conocido hasta ahora? Cada vez que el que escribe estas líneas ha tenido la oportunidad de conducir un eléctrico de aspiraciones deportivas le ha quedado la misma sensación. Sí, corre mucho. Y sí, su desempeño dinámico es absolutamente brillante. Pero la falta del sonido del motor –su ausencia dificulta en ocasiones ser consciente de la velocidad a la que se circula, algo que puede que cambie con la experiencia–, la desaparición de la rotura de la linealidad en la aceleración que provoca una caja de cambios e incluso el adiós de las vibraciones hacen que se pierda un punto de emoción que, en cierto tipo de vehículos, es fundamental.

bmw_i4_m50_2022_4.jpg

bmw_i4_m50_2022_3.jpg

 

BMW i4 M50 2022: PRECIO

El precio del BMW i4 M50 parte desde 76.500 euros en España.

 

 

REGISTRO DE ACTUALIZACIONES

Fecha Actualización
18/05/2022 Lanzamiento comercial en España.
01/04/2022 Probamos el BMW i4 M50 durante su presentación nacional.
31/08/2021 BMW revela algunos detalles técnicos más del i4 M50.
02/06/2021 BMW presenta el i4 M50.
29/12/2020 Primeras pruebas sobre el terreno del BMW i4 M.
25/09/2020 Confirmación del desarrollo del BMW i4 M.

Si quieres leer más noticias como ésta visita nuestro Flipboard

Tienda SoyMotor BMW
Para comentar o votar INICIA SESIÓN
5 comentarios
Imagen de MazinguerF

El primer M de mierda

  • 3
  • 2
Imagen de Yo-Ferrari

PD. Ya no parece hecha con un abre latas. Ahora a mejorar las entradas laterales de la defensa delantera y listo, ya parece un BMW de verdad

  • 2
  • 0
Imagen de Yo-Ferrari

Esta parrilla ya está mucho mejor que las anteriores

  • 2
  • 0
Imagen de nada

Sí sí, claro...

  • 0
  • 0
Imagen de _JR_

Actualmente la M en BMW es una herramienta de marketing, muy alejada de su espíritu deportivo primigenio.

  • 1
  • 4
Usuario no registrado Queremos saber tu opinión
¿Nuevo en SoyMotor.com? ¡Bienvenido! Regístrate aquí para participar.
Scroll To Top
Update CMP