ARTÍCULOS SOYMOTOR.COM

Descubrimos los Easydrift DTS: sobreviraje con un tracción delantera

Se trata de unas carcasas que se montan sobre los neumáticos convencionales

Ofrecen muy baja adherencia incluso a poca velocidad y su desgaste es escaso

Útiles tanto con finalidad lúdica como formativa en escuelas de conducción

Han participado en el rodaje de alguna entrega de The Fast and the Furious

AmpliarEasydrift DTS: cuando el sobreviraje llega a los tracción delantera - SoyMotor.comLucas Pérez al volante de un Peugeot 508 equipado con cubiertas Easydrift en las ruedas traseras

El fabricante de cubiertas de baja adherencia Easydrift ha celebrado en el circuito de Calafat la segunda edición de sus Track Days, a los que SoyMotor.com ha acudido para conocer y probar de primera mano la experiencia de sobrevirar sin límites con un coche de tracción delantera.

La pasión por la velocidad y la conducción es un sentimiento compartido por muchos aficionados a los coches y la competición. No obstante, es evidente que la calle no es el lugar adecuado para liberar nuestros instintos más viscerales y poner a prueba nuestras dotes de pilotaje, por el riesgo que supone para la seguridad vial además de una infracción de las normas de tráfico.

Para este nutrido público de 'petrolhead' –o 'quemados', como se les suele definir comúnmente–, muchos circuitos y trazados de velocidad ofrecen jornadas de puertas abiertas y cursos de conducción, y las distintas marcas de coches venden versiones potenciadas y deportivas de sus modelos más representativos para añadir un extra de prestaciones y diversión. Y en este campo de cultivo nació Easydrift hace ya más de diez años.

En 2006, el inventor y desarrollador de Easydrift, Alexandre Hayot, se percató de que el precio de compra un vehículo de altas prestaciones y el coste que supone el desgaste prematuro de los neumáticos durante una jornada de tandas en circuito es una suma sólo al alcance de unos pocos, y pensó en el modo de democratizar el acceso a la conducción deportiva con una solucion ingeniosa y económica.

 

 

En el mismo año, se estrenó la película The Fast and the Furious: Tokyo Drift, que mostró a un gran público la disciplina del drifting japonés, una modalidad de competición en la que los derrapes juegan un papel más importante que la velocidad punta o el tiempo por vuelta. Así, el francés comenzó a trabajar en un producto que pudiera ofrecer a sus usuarios una buena dosis de diversión, con cualquier tipo de vehículo y nivel de potencia, sin necesidad de hacer grandes desembolsos en la reposición de neumáticos.

La idea era sencilla: con unas carcasas alrededor de las ruedas traseras del coche se podía lograr un muy bajo nivel de adherencia, lo que ayuda a provocar el sobreviraje de cualquier vehículo incluso a muy baja velocidad. Éste es un principio que algunos entusiastas de los coches ya habían experimentado colocando bandejas de plástico o metal bajo las ruedas traseras de sus vehículos de tracción delantera y bloqueando estas con el freno de mano, pero el objetivo de Hayot era hacer de esta práctica algo mucho más profesional, duradero y, sobre todo, seguro.

 

 

Durante más de ocho años trabajó en el diseño de un polímero plástico con el que fabricar unas carcasas a medida de los neumáticos, pero que ofreciesen una gran resistencia a la abrasión con un mínimo desgaste. Así nació Easydrift DTS –Driver Trainig System–, un producto concebido con una finalidad lúdica, pero que muy pronto mostró sus cualidades como herramienta pedagógica en escuelas de conducción y cursos de seguridad vial.

Hoy, las carcasas Easydrift están homologadas para neumáticos de distintas marcas en un gran número de medidas, desde 145 hasta 275 milímetros de huella y llantas de 13 a 21 pulgadas, y se pueden montar fácilmente en cualquier vehículo, independientemente de su tamaño, peso y sistema de tracción. Su precio oscila entre 449 y 599 euros la unidad –149 y 229 para karts–, y se emplean tanto con finalidad recreativa para su uso en circuitos o espacios delimitados, como en entornos formativos de escuelas de conducción segura y deportiva.

Según nos explicó su creador durante la segunda edición de los Track Days Easydrift en el circuito de Calafat, y pudimos experimentar en primera persona, este sistema resulta muy útil para recrear las condiciones de adherencia de los neumáticos sobre superficies deslizantes como hielo y nieve. Instaladas en el eje delantero, muestran un subviraje muy acusado a baja velocidad, y montadas en las ruedas traseras permiten 'lanzar' la lazga del vehículo con mucha facilidad con sólo cargar el peso en el eje anterior y girar ligeramente el volante.

easydrift-dts-calafat-soymotor-2.jpg

De este modo, bajo la tutela de Lucas Perez y Miguel Ángel Casado, responsables de Easydrift España, practicamos durante algunas vueltas con sendos Peugeot 308 y 508 a un trazado con forma de ocho donde tuvimos que hacer un buen uso del contravolante y el acelerador para devolver el coche a su dirección normal de circulación. En este sentido, distintos fabricantes de vehículos emplean estas cubiertas para desarrollar, poner a punto y mostrar al público la actuación de los controles de estabilidad y tracción en un entorno controlado, como pudimos comprobar al sentarnos como pasajeros en una furgoneta.

Asimismo, las carcasas Easydrift han participado en el rodaje de anuncios y películas como Hitman, Transformers o incluso alguna de las entregas de The Fast and the Furious para hacer más sencillos y espectaculares del derrapes que aparecen en escena. De hecho, la policía de Estados Unidos es uno de los principales clientes de Easydrift, cuyos miembros deben recibir obligatoriamente formación sobre maniobras de conducción evasiva, y donde sus cubiertas de baja adherencia juegan un papel fundamental para aprender los conceptos de sobreviraje y subviraje.

Como parte de la campaña de promoción y demostración de las capacidades extremas de las carcasas Easydrift, el 29 de marzo de 2017, Hayot estableció el récord del derrapaje más rápido del mundo con un vehículo de tracción delantera. El francés hizo deslizar lateralmente su Renault Megane RS –equipado con cubiertas Easydrift en el eje posterior– a una velocidad de 230,26 kilómetros/hora durante más de 300 metros en el circuito oval peraltado del Centro de Ensayos e Investigación del Automóvil en Mortefontaine –CERAM–, en Francia.

A los mandos de este vehículo, el campeón del rally de Francia y dos veces campeón de rally de Europa, Simon Jean-Joseph, nos mostró lo muy divertido y difícil de controlar que puede llegar a ser rodar en un trazado de velocidad en un coche de tracción delantera equipado con Easydrift en el eje posterior.

Por último, para demostrar lo mucho que pueden llegar a durar las cubiertas Easydrift con un uso intensivo –entre 400 y 600 kilómetros en función del eje en el que se monten y el tipo de asfalto–, Hayot nos confirmó que ya trabaja para batir el récord al derrape más largo del mundo –con un coche de propulsión trasera–, en posesión de Johan Schwartz con un BMW M5, con una distancia de 374,172 kilómetros en 8 horas.

Si quieres leer más noticias como ésta visita nuestro Flipboard

Tienda SoyMotor Pirello
Usuario no registrado Queremos saber tu opinión
¿Nuevo en SoyMotor.com? ¡Bienvenido! Regístrate aquí para participar.
Scroll To Top
Update CMP