Blog de Blancafort

28
Feb
2020

La crisis del coronavirus puede ser una catástrofe financiera para la F1

AmpliarLa crisis del coronavirus puede ser una catástrofe financiera para la F1 - SoyMotor.comLa crisis del coronavirus puede ser una catástrofe financiera para la F1

La F1 se puede enfrentar a una 'catástrofe financiera' si se confirma la anulación de los cuatro primeros Grandes Premios de la temporada, imposibles de recuperar. Es un panorama que anticipamos y que parece que poco a poco va tomando forma y calando en el espíritu de los equipos.  

Esta es la razón clave por la cual Liberty Media no se decide a proclamar la anulación de esta primera parte de calendario es porque significaría un desastre financiero para todos. La pérdida del 20% del calendario, significaría que se dejarían de ingresar los derechos que pagan los circuitos y, además, hacer una rebaja al canon anual de las televisiones.

De momento sólo China está fuera del calendario, 'aplazado', porque una prueba quizás pudiera ser reintegrada con calzador, pero cuatro es materialmente imposible de reubicar en el apretado calendario.

Así 'grosso modo', podemos hablar que los equipos podrían perder un 20% de lo que Liberty les paga, ya que hay otros ingresos de patrocinadores globales de la F1, los patrocinadores del Gran Premio anulado o el 'Paddock Club' también se quedarían sin ingresos.

Es una cantidad que quizás Mercedes, Ferrari y Red Bull no afecte, pese a lo abultado de la misma. Pero para los equipos pequeños es un drama. Williams, Haas o AlphaTauri podrían perder 12 millones de dólares de ingresos. Es cierto, la cifra no pesaría en el balance de 2020 sino en el de 2021... porque lo que les corresponde de derechos comerciales se cobra siempre al año siguiente, pero es obligado tenerla prevista. Lo que sí podría reflejarse en los balances de este año sería la pérdida de ingresos por patrocinio.

Es cierto. Habrá un ahorro en viajes y también en los costes de explotación al hacer los coches menos kilómetros, pero quizás ello no compensa.

Es más, resulta improbable poder adoptar 'Grandes Premios a puerta cerrada'. No se trata sólo de que entre paddock –el personal de los equipos, y la prensa mínima–, los adeptos a TV y la organización sumen unas 2.000 personas mínimo, sino que además la mayor parte de organizadores sólo tienen una fuente de ingresos: las entradas.

Todo ello se complica porque no está claro lo que los equipos cobrarán el próximo año ni como se repartirá el dinero. El Pacto de la Concordia, que lo regula, está pendiente de firma y esta variable será sin duda un tema de acalorada discusión.

Liberty se agarra al clavo ardiendo –también puede perder mucho dinero y ver como sus acciones en bolsa entren en caída libre, al parecer ya han bajado de 47 a 37 dólares– de una salvación milagrosa. Ve que este mismo fin de semana en Australia se está celebrando la primera carrera del Mundial de SBK. Y también se están efectuado los test de la Fórmula S5000, cuya temporada comenzará en Melbourne como telonera del Gran Premio de Australia de F1. Incluso la F2 está en Baréin para los test... aunque ya hay un piloto, Christian Lundgaard, que se los perderá por estar 'cuarentena' en Tenerife.

Si la anulación del Mobile en Barcelona pareció prematura –quizás influencia por los gigantes Estados Unidos, los primeros que se retiraron, tienen batalla declarada a los pujantes emergentes chinos–, el anunció hoy de la suspensión del Salón de Ginebra, que debía comenzar el martes, porque en Suiza han prohibido por precaución los eventos multitudinarios, es un nuevo toque de alarma. Son varios los equipos de F1 que han tomado precauciones modificando sus rutas de viaje, tanto en el Circuit –McLaren tiene en la entrada de su hospitality gel desinfectante para que todos, personal e invitados, puedan lavarse las manos– como en las factorías puede que no sea suficiente.

Incluso diría que el miedo a la 'anulación de los cuatro GP iniciales' se contempla en algunos casos como mal menor. Nadie puede asegurar que la situación empeore en países donde por ahora se está a salvo o que parecen tener la situación bajo un cierto control.

Poner en marcha GP 'alternativos' parece complicado, salvo que sean en Europa, por cuestiones logísticas. Pero encontrar circuitos dispuestos a pagar un canon elevado y montar una prueba en tres o cuatro meses es complicado, sobre todo sin poder prever la evolución de la situación.

Es cierto que la F1 no es el único sector afectado; otros sectores industriales ya están sufriendo las consecuencias en sus cadenas productivas y comerciales. Es algo que toda la sociedad debe asumir.

Si quieres leer más noticias como ésta visita nuestro Flipboard

Tienda SoyMotor Pirello
Usuario no registrado Queremos saber tu opinión
¿Nuevo en SoyMotor.com? ¡Bienvenido! Regístrate aquí para participar.
Scroll To Top
Update CMP