Blog de Blancafort

05
Jan
2019

El buggy ecológico que no pudo debutar

AmpliarEl buggy ecológico que no pudo debutarEl buggy ecológico que no pudo debutar

Porsche ha anunciado que su nuevo Cayman GT4 tiene algunas partes de la carrocería fabricadas a partir de fibras vegetales en lugar de la fibra de carbono.

Las dos puertas y el alerón trasero están fabricadas con fibras naturales, subproductos de lino y cáñamo en forma de fibras. Tienen una rigidez y peso similares a los de la fibra de carbono, pero son sostenibles.

No es la primera vez que se recurre a este tipo de fibras en competición. Hace unos meses, en el Pikes Peak, Vanina Iclx condujo un Guillet Vertigo GT que tenía partes en fibras naturales.

porsche-cayman-gt4.jpg

Pero sobre todo me ha venido a la memoria un proyecto espectacular, casi de ciencia ficción, para el Dakar: el Gazeley BioBuggy de 2008, es decir hace 11 años.

Me acuerdo del coche porque en Mundo Deportivo, donde escribía entonces –40 años de mi vida en aquella redacción– le dedique página y media.

En 2007 Phillippe Gallois corrió el Dakar con Lionel Boch con un Mercedes M. Gallois era arquitecto ecologista y en sus trabajos profesionales tenía muy en cuenta la posibilidad de usar materiales sostenibles y emplear sistemas aislantes que permitieran ahorrar energía. Así que tuvo la idea de aplicar esta misma filosofía a un buggy del Dakar.

Una idea que fue apadrinada por Nicolan Vanien, un científico ecologista de gran reputación, y por una firma constructora Gazeley, que tenía preocupaciones ecológicas.

Cierto que por entonces era impensable una motorización eléctrica, así que debieron elegir un motor ‘convencional’, un V8 de 6 litros, de origen GM pero adaptado para funcionar con Biogasolina E86… aunque podría funcionar asimismo con Avgas o con Super 95 porque en África no siempre podrían encontrar ese biocombustible. Pero se mezclaba el combustible con un aditivo orgánico para disminuir las emisiones. Decían que con el E86 emitían un 57% menos de CO2, un 25% menos de monóxido de carbono y los hidrocarburos no quemados disminuían en un 68%.

biobuggy-gazeley.jpg

Bueno, lo del motor es lo de menos. La importantante era el coche en sí. Obviamente chasis, suspensiones y elementos estructurales de seguridad eran de acero o aluminio, pero la carrocería no era de metal, ni de plástico, ni de fibra de vidrio, ni de fibra de carbono sino de una fibra vegetal a base de almidón de maíz, que era más ligera que la fibra de carbono. Bueno, parece que hubo un pequeño retraso y algunas partes de la carrocería fueron finalmente de carbono y kevlar.

Pero el proyecto iba mucho más allá. Por ejemplo, la pintura de la carrocería era biodegradable. Unas placas fotovoltaicas se encargaban de recargar la batería, por lo que se prescindía del alternadores. Los aceites de motor y cambio eran de origen mineral. Los neumáticos utilizaban silicio en lugar de negro de humo. Los filtros eran de papel. ¡Hasta las planchas para sacar el coche cuando se queda trabado en la arena eran de material biodegradable!. Y para rizar el rizo, el escape especial era hipersilencioso. También se trabajó en conseguir una película fotovoltaica para recubrir la carrocería, pero no llegó a tiempo.

Lamentablemente el coche quedó inédito. La edición de 2008 fue suspendida en el último momento por amenazas terroristas. Quien sabe si tuve algo de culpa en que este coche no llegara a debutar: publiqué el reportaje el 28 de diciembre de 2007… aunque no era inocentada. Quizás algunas de aquellas ideas sean recuperables.

Si quieres leer más noticias como ésta visita nuestro Flipboard

Tienda SoyMotor Porsche
Usuario no registrado Queremos saber tu opinión
¿Nuevo en SoyMotor.com? ¡Bienvenido! Regístrate aquí para participar.
Scroll To Top
Update CMP