Blog de Blancafort

11
Oct
2021

La hazaña de Ocon: completar el GP de Turquía sin cambiar ruedas

AmpliarLa hazaña de Ocon: completar el GP de Turquía sin cambiar ruedas - SoyMotor.comNeumáticos intermedios gastados al final de la carrera de Turquía

Esteban Ocon acabó la prueba sin cambiar neumáticos, lo que se ha considerado una gesta. De hecho, muy pocos de los aficionados recuerdan la última vez que sucedió algo del género. La mayoría no lo han vivido… porque hay que remontarse a casi 25 años atrás. Fue en 1997 cuando Mika Salo completó el Gran Premio de Mónaco sin cambiar de ruedas.

Un mensaje por radio de Charles Leclerc a su ingeniero alertó a todos los aficionados. "Confirmad si puedo acabar la carrera sin parar cambiar de neumáticos", señaló el monegasco. Y desde box le contestaron: "Sí, puedes".

La regla sobre los neumáticos es clara. Dice que en condiciones de seco los pilotos deben montar dos compuestos diferentes en carrera, lo que implica que deben parar una vez a cambiar de gomas, por lo menos. Pero no dice nada cuando la carrera se declara 'wet race', con lo que se puede intentar lo que hoy se considera una hazaña: completar el recorrido sin cambiar de gomas.

Charles Leclerc no lo consiguió. Tampoco Lewis Hamilton. Los dos lo intentaron, el primero porque era líder y el segundo porque quería acabar por delante de Max Verstappen. Pero las gomas intermedias se habían convertido casi en neumáticos de seco mientras que la delantera derecha estaba ya muy tocada. Los coches eran difíciles de controlar y ambos acabaron entrando para montar un juego nuevo de intermedios, lo que les alejó del podio.

neumaticos-ocon-turquia-2021-soymotor.jpg

Lo de Ocon puede considerarse una hazaña. Hoy las gomas están pensadas para cambiarse, especialmente las de seco, ninguna será capaz de acabar la carrera, salvo casos excepcionales. Si Ocon lo intentó era porque se trataba de su única oportunidad de entrar en los puntos.

Acabó por los pelos. Sólo hay que mirar cómo quedaron sus gomas; quizás sólo capaces de una o dos vueltas más a baja velocidad. Una vuelta más y Antonio Giovinazzi hubiera dado cuenta de él… porque era tres segundos más rápido.

De vuelta al GP de Mónaco 1997, aquella carrera la dominó Michael Schumacher. El alemán había previsto la posibilidad de lluvia en la carrera y decidió tener su coche preparado para seco… y el muleto –entonces estaba permitido–, para lluvia si no extrema sí al menos fuerte. Y mientras los rivales se limitaban a cambiar reglajes dentro de lo posible –entonces no existía tampoco la absurda regla del parque cerrado–, él eligió el muleto para la carrera.

Lo de Salo fue una sorpresa mayúscula porque en aquellos tiempos parar en boxes era poco menos que obligado: los repostajes estaban permitidos y se paraba simplemente para repostar, lo que permitía cambiar gomas sin problemas. Pero quizás el viejo Mika pensó que llevar la máxima gasolina al principio lograría que la carga aerodinámica extra –por el peso– compensara el ir más cargado.

Si quieres leer más noticias como ésta visita nuestro Flipboard

Tienda SoyMotor Fernando Alonso
Usuario no registrado Queremos saber tu opinión
¿Nuevo en SoyMotor.com? ¡Bienvenido! Regístrate aquí para participar.
Scroll To Top
Update CMP