Blog de Blancafort

21
May
2019

Niki Lauda, el hombre que supo decir no

AmpliarNiki Lauda en una imagen de archivo de Japón 1976 - SoyMotorNiki Lauda en una imagen de archivo de Japón 1976

Niki Lauda nos ha dejado de forma casi inesperada. Desde que comenzó la temporada lo llevamos esperando en boxes, un retorno que se ha ido postergando y que ya no sucederá. Pero su impronta, su personalidad, seguirá planeando sobre la Fórmula 1 y sobre Mercedes, equipo del que tenía un 10% de las acciones.

Lauda, joven, irreverente, fue un piloto singular, mucho más que tricampeón del mundo. De lengua viperina o cínica cuando llegaba el caso –"hasta un mono podría pilotar uno de los actuales F1", dijo cuando estaba al frente de Jaguar– también era humano.

En 2003 decidió apear a Pedro Martínez de la Rosa de Jaguar pese a que lo había confirmado para subir al brasileño Antonio Pizzonia. Pedro no se lo perdonó, hasta que un día, tres o cuatro años después, coincidieron en una cena privada de McLaren y Niki levantó su copa para brindar por Pedro y decir ante todos: "Contigo me equivoqué cuando te despedí". Era todo lo que Pedro quería oír.

El hombre que volvió de la muerte y fue capaz de volver a desafiarla, para muchos, descansa ya en los cielos. Esos cielos que quiso surcar con sus compañías aéreas, su otra gran pasión, aunque le provocaron más quebraderos de cabeza que otras cosas: Lauda Air, FlyNiki. LaudaMotion, que acabaron quebrando y en manos de otras grandes flotas.

Pero si volvemos al Lauda piloto y vamos más allá de su retorno tras el accidente de Nürburgring 1976 –que para muchos debía haber supuesto el final de su carrera–, su trayectoria tiene un gran valor por sus renuncias.

La de Japón 1976, cuando juzgó que las condiciones meteorológicas del Monte Fuji eran inaceptables y se retiró tras apenas dos vueltas. Ya había mirado a la muerte unos pocos meses antes y no quería volver a tentarla, no en esas condiciones, aunque eso le acabó costando el título frente a James Hunt.

O la de Canadá 1979, cuando era piloto de Brabham –entonces propiedad de Bernie Ecclestone–. A dos carreras de terminar la temporada, Niki le dijo a Bernie tras los primeros entrenamientos que no se sentía con coraje para seguir corriendo, que lo dejaría al final del año. Y Bernie le dijo que no se preocupara por su contrato, que, si quería, lo podía dejar en aquel mismo momento. Un par de horas más tarde, Ricardo Zunino se subía al Brabham a la vez que Niki se marchaba discretamente del circuito.

Pero éste es un gesto repetido. Ya lo había hecho en 1977, cuando dejó Ferrari tras el GP de Estados Unidos del Este en Watkins Glen, ya con su segundo título de Pilotos en el bolsillo, por desavenencias con Enzo Ferrari. En la siguiente carrera, un tal Gilles Villeneuve ocupó su asiento. Las relaciones con Enzo Ferrari siempre habían sido un tanto 'tormentosas'. Muchos se sorprendieron cuando Ferrari fichó a Niki, la primera apuesta de un entonces jovencísimo Luca di Montezemolo al frente de la Scuderia, que había constituido una primera revolución.

Niki calificó el coche de "auténtica mierda" tras probarlo y se puso a cambiarlo todo para rehacerlo. Seguramente el estar al volante de coches tan poco competitivos como los March o BRM de años anteriores –por cierto, coincidió con el español Àlex Soler Roig– le ayudó a aprender mucho al respecto.

Curioso. En su otra gran pasión, la aviación, también pasó por trances así. Fundó Lauda Air y él mismo pilotaba sus Boeing. Se dice que, para pagar las deudas tras la quiebra de su empresa, tuvo que volver a correr para McLaren… ¡Tres años después de dejar la competición! El talento seguía intacto y Niki ganó un último título por medio punto de ventaja sobre Alain Prost. Se retiró definitivamente al final de 1985, una temporada marcada por las roturas continuas del motor TAG-Porsche, aunque todavía ganó el GP de Holanda en Zandvoort, curiosamente la última carrera que se disputó en un trazado que se recuperará en 2020.

Tras ejercer de consejero en competición para BMW y Ferrari, Ford llamó a Niki Lauda en 2001 para que se hiciera cargo de Jaguar. El equipo cerró de un plumazo a instancias de Bill Ford Jr y fue comprado por Red Bull. Conexión austríaca con Dietrich Mateschitz y Helmut Marko. Pero la sintonía entre éste y Lauda no era buena. Niki Lauda recibió años más tarde la llamada de Mercedes para ejercer de presidente no ejecutivo del equipo de Fórmula 1.

Si quieres leer más noticias como ésta visita nuestro Flipboard

Tienda SoyMotor Pirello
Para comentar o votar INICIA SESIÓN
2 comentarios
Imagen de Alf

Claro, que lo suban a los altares ya. No miremos a todos los pisoteados por sus intereses personales. La hipocresía de siempre

Imagen de Blacklabelbiko

Hace unos años, viendo en NatGeo la serie "mayday catástrofes aereas" recuerdo que comenzó un capitulo sobre un Boeing estrellado en Tailandia, era un Lauda airlines, Lauda pensé.. tiene que estar relacionado con Niki. . vaya si estaba..
En el documental impresiona como Niki se compromete luego personalmente en la búsqueda de las causas, viaja a Tailandia, colabora en la búsqueda de restos del avion, de evidencia, habla con testigos que vieron caer el avión y si no recuerdo mal hasta con familiares de las víctimas, y bueno.. nada.. lo comento para pintar un poco más la personalidad de este hombre tenaz y comprometido.

Usuario no registrado Queremos saber tu opinión
¿Nuevo en SoyMotor.com? ¡Bienvenido! Regístrate aquí para participar.
Scroll To Top
Update CMP