Blog de Blancafort

24
Jan
2018

Lucas Cruz, el complemento imprescindible de Carlos

AmpliarLucas Cruz durante el Dakar 2017 - SoyMotor.comLucas Cruz durante el Dakar 2017

Carlos Sainz ha ganado su segundo Dakar. Y no es casualidad que tanto en 2010, con Volkswagen, como ahora ocho años después con Peugeot, a su lado haya estado un catalán serio, tranquilo, imperturbable: Lucas Cruz.

Un buen copiloto no te hace ganar un rally, pero ayuda. Un mal copiloto te hace perder un rally. Y Lucas Cruz –¡Nada menos que 24 años de experiencia sentando a la derecha!– ha demostrado que no es un solo un buen copiloto sino un gran copiloto dakariano, aunque la verdad en la prensa lo tengamos un poco olvidado… como a casi todos los que toman posesión del 'asiento de la derecha', también llamado 'el asiento del miedo'.

Esta máxima se aplica desde hace mucho tiempo en los rallies. Era válida incluso en los tiempos en los que los pilotos entrenaban con 'muletos', a toda velocidad y con todas las pasadas habidas y por haber en los tramos hasta conocerlos casi de memoria. Hoy, con sólo dos pasadas de entrenamientos, el copi gana protagonismo.

Pero el papel del copiloto es esencial en el Dakar. La labor de mantener el rumbo correcto en los espacios abiertos, seguir fielmente el rutómetro en las pistas y prevenir los puntos de peligro señalados por la organización, encontrar rápidamente los way-point es esencial.

Lucas ha hecho todo eso y, creo no equivocarme, ha marcado en muchos momentos el ritmo a Sainz. "Carlos no sabe ir despacio", decía Cruz a media carrera. "No es fácil mantener el ritmo cuando tienes tanta ventaja, a veces cuando vas más despacio puedes cometer errores y cuesta más mantener la concentración porque no estás acostumbrado a ir con tanto cuidado", admitía Carlos

Y si han ganado este Dakar no ha sido por correr más que el resto, sino por haber tenido más acierto que los rivales en los momentos clave, que han obligado a estos a arriesgar para restablecer o neutralizar diferencias.

Serio casi siempre, pero con sentido del humor; mirada tímida y esbozando media sonrisa… aunque en privado es capaz de reír como el que más. Compañero, confidente, cómplice hasta el final. Meticuloso en la preparación, quizás por su formación de informático, Cruz ha sido la guía, el lazarillo, de Sainz. En cierta forma, al menos cuando ambos se encerraban el coche y embutían los respectivos cascos, un coach total.

Ser copiloto no es fácil. Se requiere sangre fría, confianza total en el piloto y una buena dosis de sacrificio. En el Dakar, muchas horas de trabajo tras una etapa preparando el road book de la siguiente. Y, sobre todo, saber calmar al piloto cuando es necesario o darle confianza cuando pierde el ritmo, llega la hora de atacar, o existen esas dudas de si hay un problema o un error en el recorrido. Y en el Dakar, además, diestro con la mecánica y sobre todo compañero en esas interminables horas que día tras día durante dos semanas permanece 'encerrado a solas' en le reducido habitáculo del coche con el piloto: si no hay una cierta química, es un inferno que lleva inexorablemente al desastre. Y superando, llegado el caso, cualquier inconveniente físico, como los mareos y vómitos del segundo día del Dakar, lo que parece todavía más complicado cuando se copilota.

sainz-cruz-2010-dakar-soymotor.jpg

Carlos Sainz y Lucas Cruz tras ganar en el Dakar 2010 -  © Sutton

Carlos y Lucas se conocen desde hace mucho tiempo. Sainz lo puso al lado de Taus Jayo –talento perdido– al volante de un Ford Focus WRC en el Nacional de Rallies de Tierra. Eso ocurrió en 2001, pero no fue hasta la siguiente década, en 2010, cuando se sentó al lado de Sainz para su primer Dakar como compañeros.

Descubrió el Dakar en 2002 con José Luis Monterde. No volvió hasta 2006 con Josep Pujol. Y en 2007, con la experiencia adquirida, se sentó ya al lado de Nani Roma. Desde entonces, durante más de diez años, ha sido uno de los grandes 'copis' del Dakar. Además de Roma y Sainz sólo ha estado con otro piloto, Nasser Al Attiyah. Es decir, ha sido copiloto de tres de los más grandes volantes del Dakar. Eso no es por casualidad, sino por profesionalidad y eficiencia.

No sé si Carlos seguirá en el Dakar –espero que sí– pero estoy seguro de que a Lucas Cruz le lloverán las ofertas para las próximas ediciones.

Si quieres leer más noticias como ésta visita nuestro Flipboard

Usuario no registrado Queremos saber tu opinión
¿Nuevo en SoyMotor.com? ¡Bienvenido! Regístrate aquí para participar.
Scroll To Top
Update CMP