Cuenta las negociaciones de Red Bull con ellos

Horner no olvida el desplante de Mercedes y Ferrari: "Se asustaron"

El equipo energético seguirá con motores Renault en 2016 bajo el nombre de TAG Heuer

El rendimiento de sus monoplazas hizo que en Maranello ni en Stuttgart se echarán atrás

"Se puede entender por qué no estaban interesados en darnos su material", dice Christian

AmpliarLas negociaciones entre Red Bull y Mercedes no llegaron a buen fin - LaF1Las negociaciones entre Red Bull y Mercedes no llegaron a buen fin

Christian Horner es un claro defensor de la filosofía Red Bull y todo el tinglado que tiene montado Dietrich Mateschitz. El británico es uno de los jefes de equipos más jóvenes de la parrrilla, pero es un hueso duro de roer. Con la tempestad de los motores ya casi olvidada después de que la formación de Milton Keynes llegara a un acuerdo para seguir llevando el motor Renault en 2016, aunque con el nombre de TAG Heuer, las opiniones salen a la luz.

En Red Bull se vieron entre la espada y una puerta de no retorno. Los motores Renault no rendían de la forma que los austriacos exigen, con lo que la opción de cambiar de suministrador de unidad de potencia se convirtió casi en prioritaria. Y, debido a la gran capacidad del equipo con sede logística en Milton Keynes, dichas negociaciones no siguieron el carril correcto. 

No puede ser que un estén alegres por ver como Red Bull se estrella contra el muro

"Se puede entender por qué Ferrari y Mercedes no estaban particularmente interesados en dar su buen material a un rival competitivo. Por esto mismo las normas deben revisarse. No puede ser que un grupo de fabricantes se reúnan y estén alegres por ver como Red Bull se estrella contra el muro", opina el jefe del equipo energético en declaraciones recogidas por Autosport.

Dietrich Mateschitz sabe que Red Bull es un gran exponente de la Fórmula 1 y forma ya parte del ecosistema de la competición. A muchos aficionados les sería raro ver la categoria reina sin los monoplazas de la bebida energética. El mayor problema que ha tenido Red Bull han sido los pocos escrúpulos a la hora de hacer negocios, junto con una competitividad en pista que beneficia a pocos fabricantes. 

Nuestro ritmo en Bélgica pareció asustar a algunos, allí negociábamos con Mercedes...

La posibilidad de que Mercedes y Ferrari se viesen desplazados a un segundo plano en caso que Red Bull consiguiese un motor de los más competitivo es más que clara, y por eso mismo desde Stuttgart y Maranello cerraron las puertas del equipo de Milton Keynes. Cría cuervos y te sacarán los ojos, que dice el refranero. 

"Nuestro rendimiento en el segundo sector en Spa-Francorchamps pareció asustar a unos cuantas personas, y en aquel tiempo estábamos negociando con Mercedes", continúa Horner. "Y nuestro rendimiento en Singapur parece que realmente asustó a Ferrari. A veces eres la víctima de tu propia fama pero simplemente debes continuar luchando y las soluciones aparecerán por sí mismas".

 

EXPLICA LA DESILUSIÓN QUE TENÍA MATESCHITZ

Mateschitz llegó a amenazar con marcharse del Mundial como equipo, algo que Horner ha querido explicar. Su relación con el propietario de Red Bull es muy buena -todo es bueno después de cuatro títulos consecutivos y ganados a la todopoderosa Ferrari-, con lo que el británico entiende perfectamente el objetivo que tenía Dietrich. 

Es normal que se desilusionara, creía que tenía acuerdos cerrados y se cabreó

"Hay muchísimas cosas más que las reuniones cara a cara. En verano hubo muchas negociaciones, acuerdos individuales que fueron negados y cancelados por culpa de la política del deporte. Dietrich estuvo involucrado en ellos, liderando su proyecto y creyó que tenía un acuerdo firmado, pues su forma de negociar siempre se ha cerrado con apretones de manos".

"Quedó desilusionado con la F1, y es normal. Acuerdos que creía cerrados fueron cancelados y por ello estaba tan cabreado. Si te planteas lo que ha invertido con dos equipos, un circuito o el programa de jóvenes pilotos... Creo que llegó a un punto que se veía obligado a irse. Si la gente no quería a Red Bull en la F1, ¿por qué seguir invirtiendo en este grupo como él hace?", finaliza Horner. 

Por suerte para los intereses de Bernie Ecclestone y para la cartera de Mateschitz -en caso de abandonar la F1 debe pagar una especie de multa por incumplimiento de contrato-, Red Bull y Toro Rosso seguirán en 2016. Renault ha decidido apoyar a la marca de bebidas energéticas aunque bajo otro nombre. El equipo Red Bull TAG Heuer ya es una realidad, y no hay miedo en los ojos de Horner ni de Mateschitz.

Para comentar o votar INICIA SESIÓN
2 comentarios
Imagen de alevan

La solución puede ser que Redbull haga su motor y así deja de estar bajo el yugo de otros equipos. El problema son los que no tienen opción más que someterse a los equipos grandes y esto trae una F1 aburrida y monopolizada.

Imagen de Malcatan

Eso es muy fácil, darle vuestro chasis y aerodinámica, a quien le pedís su mejor motor....
Quidprocuo

Usuario no registrado Queremos saber tu opinión
¿Nuevo en SoyMotor.com? ¡Bienvenido! Regístrate aquí para participar.
Scroll To Top