Nace 'Hesla', el Tesla de hidrógeno con 1.000 kilómetros de autonomía

A pesar de que la pila de combustible ha tenido un progreso muy humilde a lo largo de la última década en comparación con el que han experimentado las baterías y los motores eléctricos, existe una distribuidora de gas neerlandesa que ha transformado todo un Tesla Model S para que funcione con hidrógeno con el único propósito de aumentar su autonomía hasta en un 100%.

El proyecto bautizado como Hesla en una simbiosis entre la letra que representa la unidad molecular de este elemento químico y el nombre de la marca californiana, puede derivar en un kit producido en masa que se podría vender e instalar en cualquier Tesla dentro de unos años por unos 50.000 euros, si bien apenas existen datos técnicos que detallen las características de esta curiosa mutación energética.

Sí sabemos, por ejemplo, que la batería del Model S se ha mantenido y que trabaja conjuntamente con la pila de combustible para lograr hasta 1.000 kilómetros de alcance, aunque para ello se ha tenido que reconfigurar el sistema operativo de la berlina americana, ya que su motor, con el software de serie, no admite fuentes de alimentación distintas a su propio acumulador de 90 kilovatios hora.

Si quieres leer más noticias como ésta visita nuestro Flipboard

Ir a la noticia original