GP de Francia F1 2018
COMPARATIVA

Volvo S90 vs. Polestar 1 ¿Qué comparten y qué les diferencia?

Aunque parezcan dos vehículos muy similares, son bien distintos

Los cambios más importantes destacan a nivel exterior y mecánico

Las mayores semejanzas se encuentran en el interior de ambos coches

AmpliarVolvo S90 vs. Polestar 1 - SoyMotor.comVolvo S90 vs. Polestar 1 - SoyMotor.com

Es cierto que Polestar se ha independizado de Volvo, pero ambas compañías siguen teniendo mucho en común, pues compartirán recursos y establecerán sinergias en pro de posicionarse como fabricantes referentes en automóviles eléctricos de altas prestaciones e igual nivel de lujo. Así, ambas partes tienen previsto mantener una relación industrial y estratégica por la que Polestar diseñará, desarrollará y construirá sus propios coches sobre la base de algunos modelos de Volvo.

Precisamente, este es el caso de su primer modelo, el Polestar 1, que está asentado directamente en la gran berlina de Volvo, conocida comercialmente como S90, y cuya nueva generación lleva en el mercado desde el año pasado. En este sentido, vamos a comparar ambos modelos para descubrir qué tienen en común y qué elementos los distinguen, empezando por su diseño y componentes exteriores, continuando en su habitáculo y finalizando en su mecánica y tecnología.

En primer lugar, cabe decir que el Polestar 1 está construido sobre la plataforma SPA de de Volvo que precisamente estrenó en 2016 el S90 y su versión familiar V90 junto al SUV XC90, si bien el coupé de Polestar Cars emplea un monocasco de arquitectura bien distinta y una carrocería más compacta que aúna la fibra de carbono con aleaciones metálicas muy ligeras, por lo que su peso es considerablemente inferior, aunque un S90 ya pesa alrededor de 1.900 kilogramos. Así, sólo comparten el 50% de su estructura y sus longitudes varían en casi 30 centímetros.

s90_2.jpg

p1_2.jpg

En cuanto al diseño, Polestar no calca las ópticas del S90 como se ha dicho últimamente, pero es cierto las imita hasta tal punto que parecen casi idénticas, de modo que en el caso del Volvo son más redondeadas y no tan rectilíneas. En los faros delanteros del Polestar 1, es notable cómo parte del mango del martillo que forma el LED de marcha diurna sobresale ligeramente hacia la calandra –misma que en el S90– y se inserta entre el capó –casi gemelo al de la berlina– y el parachoques –uno de los componentes estéticos que más variaciones ha sufrido en pro de darle un aspecto más agresivo–.

A diferencia del buque insignia de Volvo, el nuevo coupé de Polestar Cars no cuenta con su logotipo sobre la susodicha parrilla frontal, sino que lo exhibe en una posición más alta, como lo llevaría un BMW. También cabe destacar que el abanico de llantas y colores tiene poco que ver con el de la marca sueca original o que, como no podía ser de otra forma, la forma en cómo termina la zaga es radicalmente diferente y mucho más deportiva que la del S90, especialmente en cuanto al corte que hace la luna de cristal y a la incorporación de un difusor trasero con doble salida de escape integrada.

En su interior, sin embargo, no encontramos tantas diferencias. Sí cambian los paneles de revestimiento del salpicadero –fibra de carbono–, algunos detalles de acabado o, por supuesto, el emblema del volante, pero al menos la parte delantera de la cabina del Polestar 1 es extremadamente parecida a la del S90, por no decir pareja. No obstante, al tratarse de un coupé de configuración 2+2, la zona trasera del habitáculo es radicalmente distinta, pues equipa dos pequeñas pero igualmente elegantes butacas traseras en un espacio sólo apto para personas no demasiado corpulentas.

s90_3.jpg

p1_3.jpg

Finalmente, sería necesario hablar de su tecnología, donde Polestar Cars parece que ha sido dependiente de Volvo. De este modo, su primer modelo cuenta con los mismos sistemas de ayuda a la conducción que el S90 –inclusive el ProPilot– pero también el mismo equipo de sonido y de infoentretenimiento, área donde podemos encontrar dos generosas pantallas digitales –cuadro de mandos y consola central– exactamente iguales a las que emplea Volvo en varios de sus nuevos modelos.

A pesar de ello, el Polestar 1 sí se diferencia en cuanto a su mecánica, que no deja de ser tecnología, con un tren de potencia híbrido 200 caballos superior al motor T8 Twin Engine AWD que equipa actualmente el S90 así como gran parte de la gama Volvo. Este nuevo motor del que todavía se desconocen tantos detalles, tiene unas baterías de hasta 30 kWh de capacidad que permiten recorrer 150 kilómetros en modo 100% eléctrico. Por otro lado, equipa una suspensión adaptativa Öhlins y un eje trasero con reparto de par electrónico.

La última diferencia, quizás a nivel comercial y no tan material, es que, primero, se fabricará en China y no en Suecia, y segundo, no será posible adquirirlo, ya que sólo será posible acceder a él mediante una suscripción por tarifa plana con permanencia, tal y como también es posible que ocurra con el nuevo XC40 de Volvo. Nos guste o no, el futuro del automóvil no pasa por la propiedad sino por el alquiler, el servicio integral y el acceso virtual mediante dispositivos móviles. Al menos, esa es la visión de Polestar.

fabrica_china.jpg

Usuario no registrado Queremos saber tu opinión
¿Nuevo en SoyMotor.com? ¡Bienvenido! Regístrate aquí para participar.
Scroll To Top