102 octanos

Williams: el futuro a una carta

AmpliarValtteri Bottas junto al fundador del equipo, Sir Frank Williams - LaF1Valtteri Bottas junto al fundador del equipo, Sir Frank Williams

Dicen que todo tiempo pasado fue mejor. Esta máxima persigue a la familia Williams desde 1998. Tras múltiples curas de humildad, aventuras y desventuras junto a un vasto rango de motoristas, repesca frustrada de asosciaciones históricas y notables problemas económicos, con las cuentas saneadas, un V6 Mercedes en sus monoplazas y Pat Symonds como capitán del staff técnico, empieza una nueva era. La era Felipe Massa.

La historia no es nueva: dios frustrado del olimpo ferrarista que antepone unos años dorados en Williams al retiro dorado en las carreras de resistencia, de turismos o la playa de Copacabana. Sí, Rubens Barrichello eligió este camino hace algunos años. Ahora le llega el turno Felipe Massa, que, a diferencia de Rubinho, aterriza en una era más propicia. A sus 32 años, el paulista capitaneará la evolución técnica del FW36, una responsabilidad que no le es ajena.

Massa vendrá a llenar el hueco que dejan los dólares de Petróleos de Venezuela, que emigrarán con Pastor Maldonado a otro equipo (¿Sauber? ¿Lotus?). Claro que Felipe no aporta dinero o cartera de sponsors alguna. Su contratación tiene mucho que ver con el respaldo de Mercedes Brasil, y también con un segundo aspecto: la apertura de puertas al jugoso mercado sudamericano. Brasil es uno de los capitanes de los países en crecimiento macroeconómico mundial (sí, la obsesión de nuestros telediarios), y la familia Williams confía añadir a algunos patrocinadores a la nueva asociación. Potencialmente, la operación es redonda, y Williams tiene mucha experiencia pasada en el país, tras las múltiples implicaciones pasadas con Bruno Junqueira, Barrichello o Bruno Senna. 

Por si acaso, Claire Williams ya se ha apresurado en dar una lección de transparencia, mostrando las cuentas del equipo públicamente. El motivo es la situación actual de los equipos B de la Fórmula 1, ciertamente preocupante. A años luz de los ingresos de los grandes -y también de su capacidad de gasto-, la subsistencia a base de migajas de sponsors y pilotos de pago se ha convertido en la tónica de los últimos tiempos. Williams abandera un ejemplo paradigmático, como prueban sus últimas dos campañas, asociadas a los dólares de Bottas, Maldonado y Bruno Senna. Pero para 2014 tocaba obrar un cambio decisivo en la economía del equipo, tan dependiente de los ingresos exteriores como del bono que la FOM reparte entre las escuderías en función de su clasificación en el mundial de constructores. Y Williams se encuentra anclada en la novena plaza, su peor nivel desde 2011.

La baza de recuperar terreno en la clasificación de la mano de un piloto de garantías no es baladí. Y ahí es donde entra Felipe Massa, cuyas manos liderarán el ambicioso plan del equipo británico que arranca asociado con Mercedes y al expertise técnico de Pat Symonds. Si los V6 de la casa de la estrella rinden lo que se comenta y Symonds logra construir un equipo humano a la altura de sus mejores años en Renault, Williams será una referencia a tener en cuenta. 

Lograr la victoria será otro cantar, pero la transición reglamentaria actuará a modo de tabla de salvación más para los equipos pequeños. Nuevas reglas, nuevos problemas y cambios para que, por lo menos al principio, la emoción vuelva a inundar nuestras pantallas. La Williams de hoy no resiste una sola comparación con la de aquel equipo que atenazaba al mundial a principios de los noventa, pero conserva la magia de la tradición y lustre de los equipos privados. Su historial refleja 609 Grandes Premios desde 1975, una cifra que sólo superan, a día de hoy, Ferrari (868) y McLaren (740). Esta circunstancia es una de sus grandes bazas, y les mantiene cerca del flotador del tío Bernie, que no dudará en salvar de la quema a uno de sus primeros aliados en el control de la Fórmula 1.

Si te interesa esta noticia
  Momento de la celebración del cuarto título mundial de F1 de Sebastian Vettel
Sebastian Vettel, tricampeón del mundo de Fórmula 1 - LaF1
Felipe Massa en el pit lane de Malasia en 2013 - LaF1
Usuario no registrado Queremos saber tu opinión
¿Nuevo en SoyMotor.com? ¡Bienvenido! Regístrate aquí para participar.
Scroll To Top