GP de Bélgica F1 2017
Necesitan dinero para transferirlas de la fábrica a la pista

Sauber espera introducir mejoras al C35 entre Bakú y Silverstone

El plan era estrenarlas en Austria, pero su crisis económica puede retrasar el proceso

Las piezas son "prometedoras" en la fábrica y Ericsson espera acercarse a los puntos

"No van a darle la vuelta a todo, pero sería un impulso necesario para todo el equipo"

AmpliarMarcus Ericsson en Canadá - LaF1Marcus Ericsson en Canadá - LaF1

El equipo Sauber trabaja a contrarreloj para introducir mejoras al C35 durante las próximas carreras. Monisha Kaltenborn confirmó en Montecarlo que la primera actualización de la temporada llegaría presumiblemente a principios de julio con motivo del Gran Premio de Austria, y aunque su delicada situación económica no asegura que las piezas desarrolladas en la fábrica vayan a transferirse automáticamente al monoplaza, desde Hinwill confían en introducir un nuevo alerón delantero y un nuevo alerón trasero que acerque a sus pilotos a la batalla por la zona de puntos.  


Mientras la división deportiva de Sauber se estructura a través de un equipo de diferentes ingenieros que coordinan las tareas de diseño, tal y como informó LaF1.es el pasado mes de mayo, aún no existen planes para contratar a una figura de prestigio que asuma la jefatura técnica tras la marcha de Mark Smith antes del inicio de la temporada. Por el momento, las sensaciones internas son positivas en cuanto a la supervivencia del equipo en la parrilla, una tendencia que ha confirmado Kaltenborn recientemente ante los medios de comunicación mientras prosigue su incansable búsqueda de patrocinadores.



La relativa estabilidad que empieza a alcanzar la gestión de Sauber se ha traducido en vientos de esperanza sobre la posibilidad de introducir algunas piezas nuevas que impulsen su monoplaza a la batalla por puestos más competitivos. Afincado en la zona baja de la parrilla junto a Manor y Renault desde la prueba inaugural de Australia, el C35 se prepara para estrenar mejoras en los Grandes Premios de Europa, Austria o Gran Bretaña, con la fecha exacta aún por determinar.



En dos o tres carreras, las mejoras podrían estar ahí



El gran problema que trastoca los planes de Sauber descansa precisamente sobre los efectos de una crisis económica que impide transferir las piezas de la fábrica a los circuitos. Pese a la gravedad de la situación, Marcus Ericsson confía en percibir un avance importante de rendimiento con la llegada del nuevo paquete aerodinámico.



"En dos o tres carreras, las mejoras podrían estar ahí si todo funciona como esperamos. Serían bienvenidas: es un impulso para todos y esa energía que recibes al tener más mejoras es lo que necesitamos en el equipo", ha indicado a Autosport.



El piloto sueco es cauto a la hora de valorar el efecto de las mejoras, cuyo objetivo estará centrado en solucionar la falta de manejabilidad del monoplaza, aunque se muestra esperanzado según los buenos resultados en el banco de pruebas.



"Nunca sabes lo buenas o malas que van a ser, aunque parezcan buenas en la fábrica. Los números son prometedores, pero veremos cuánto. No va a darle la vuelta a todo, pero ojalá nos acerque más a los puntos", ha explicado en este sentido.



Monisha está trabajando duro y ahora todo va mejor que antes



Preguntado sobre el ambiente interno en Sauber, Ericsson confirma progresos alentadores para continuar en la parrilla a partir del 2017 y elogia los esfuerzos de todo el staff a la hora de maximizar el rendimiento del monoplaza frente a las dificultades.



"En Canadá, rodamos cerca de Haas, lo cual es alentador porque estamos usando un coche que no se ha actualizado durante todo el año. Monisha y todos están trabajando duro para solucionar las cosas. Ha sido duro y sigue siéndolo, pero por lo que entiendo, ahora todo va mejor de lo que ha estado durante un tiempo".

Usuario no registrado Queremos saber tu opinión
¿Nuevo en SoyMotor.com? ¡Bienvenido! Regístrate aquí para participar.
Scroll To Top