AUNQUE EL SENTIMIENTO GENERAL ES QUE NO HABRÁ GRANDES CAMBIOS

División de opiniones en la F1 ante las nuevas restricciones

La seguridad a la hora de la arrancada es una preocupación, pero muchos le restan importancia

Alonso y Vettel, entre otros, afirman que no se verán grandes cambios

AmpliarSalida del GP de Malasia - LaF1.esSalida del GP de Malasia

En un intento por devolver al piloto una mayor importancia a la hora de conducir el monoplaza, la FIA ha propuesto una serie de restricciones en las comunicaciones y ayudas que estos reciben por radio para conseguir tal objetivo. Desde la carrera de este fin de semana en Spa-Francorchamps, veremos la primera de estas medidas en acción, con la limitación de comunicaciones por radio a la hora de buscar el punto de mordida óptimo del embrague.

La medida ha sido aplaudida y criticada a partes iguales, con Bernie Ecclestone mostrándose defensor de esta decisión y congratulándose por que la F1 se aleje de la impresión de que los conductores actuales son, literalmente “monos entrenados en coches radiocontrol”.

El mandamás del gran circo no ha sido el único en expresar su opinión positiva ante los cambios, y Mark Webber ha señalado que las limitaciones respecto a la búsqueda del punto de mordida del embrague que los pilotos tendrán una vez abandonen el garaje para dirigirse a la parrilla, ayudarán a fomentar la emoción y el espectáculo en un momento crucial como es la salida, aunque advierte de los posibles peligros que puede acarrear, entre ellos, que un piloto cale el coche justo cuando se apaguen los semáforos.

Webber: "Si están buscando variaciones y espectáculo, es algo que podría funcionar"

“Si están buscando más variaciones y más espectáculo, es algo que podría funcionar, que los líderes o los favoritos tengan una mala salida y, después, podría ser una tendencia interesante verlos recuperar. La nueva regla se verá expuesta en las primeras tres o cuatro carreras. La peor pesadilla es un coche calado”.

No obstante, hay quien no se muestra de acuerdo con las palabras de advertencia de Mark Webber, como es el caso de Marcus Ericsson, quien duda de que, con los sistemas de anti-calado del coche, alguien pueda quedarse clavado en parrilla. “En el peor de los casos, aprietas la leva del embrague y lo intentas de nuevo. Así que no creo que vaya a haber accidentes po gente quedándose parada en la parrilla”.

Aún así, la materia de seguridad no es lo único que preocupa a los detractores de esta nueva norma, sino más bien, el hecho de intentar buscar un cambio que, posiblemente, no se produzca, como asegura Sebastian Vettel, quien prevé que los equipos encontrará pronto una solución que hará que en poco tiempo las salidas vuelvan a ser como hasta ahora.

Alonso: "Sí, recibimos alguna información, pero somos perfectamente consicentes de qué pasa en el coche"

“No entiendo muy bien qué queremos conseguir. Quizá las salidas serán un poco más caóticas, pero creo que en Fórmula 1 hay mucha gente inteligente trabajando. Muy pronto descubrirán que hacer. En dos o tres carreras como mucho, veremos que nada ha cambiado”, señalaba el alemán en unas declaraciones muy en comunión con las vertidas por Fernando Alonso, quien tampoco espera grandes cambios ni de estas restricciones, ni de las planeadas en 2016, donde se limitarán mucho más los mensajes que los pilotos podrán recibir por parte de sus ingenieros.

“Sí, recibimos alguna información ahora en la radio sobre neumáticos, combustible y otras cosas, pero somos perfectamente conscientes de lo que está pasando en el coche. Si esa información no llega, de todas formas será por instinto y por las reacciones del coche. Así que, no es un gran cambio y, probablemente, es bienvenido. Todos esos cambios, tener un poco más que hacer en el coche y sentirte un poco más importante”, señalaba el asturiano durante la rueda de prensa de la FIA de ayer.

Usuario no registrado Queremos saber tu opinión
¿Nuevo en SoyMotor.com? ¡Bienvenido! Regístrate aquí para participar.
Scroll To Top