GP de Estados Unidos F1 2017
Los de Milton Keynes quieren la victoria

Red Bull vuelve con ambición: Análisis Estratégico GP Alemania

Red Bull busca algo más que un podio

Bottas encerrado por Force India

AmpliarRed Bull intentó dar caza a Hamilton con distintas estrategias entre sus pilotos - LaF1Red Bull intentó dar caza a Hamilton con distintas estrategias entre sus pilotos

La carrera se presentaba bajo una gran incógnita, marcada por el peculiar estado de esta pista. Al ser un asfaltado muy viejo, costaba bastante que se fuera llenando de goma, ya que estaba mucho más erosionado y era difícil depositar la goma necesaria para conseguir la mejora de la pista. Ello implicó que la evolución fue mucho menor, e incluso negativa al final de los Libres 3, pero al final se redujo a 1'2 segundos, dejando en una tasa de ganancia de 2'5 segundos respecto a los 3'6 segundos esperados. Este peculiar comportamiento hizo que los datos recogidos en la sesión de pruebas no fueran del todo representativos, y que a pesar de que estábamos en pista seca, fuera un pequeño viaje a lo desconocido. Con todo, se esperaba que se realizara una estrategia a dos o tres paradas, pero en la que ser flexible y proactivo iba a ser tremendamente importante para el resultado final.

Estos eran los neumáticos que tenían los equipos para la carrera

Y esta la ubicación de los sets de cada equipo

La elección de los pilotos hacía que prácticamente fuera una carrera 2D, en la que el neumático medio iba a ser totalmente residual y que se realizara en su plena totalidad entre el neumático blando y superblando. Además, el hecho de reservar un set de superblandos nuevos iba a ser muy importante en esta carrera, ya que iba a permitir virar la estrategia, basándola en una vía más rápida.

Este fue el comportamiento de los neumáticos

El hecho de estar en una estrategia 2D quedó constatado en la misma carrera, ya que el neumático medio no tuvo ninguna presencia en la carrera, llevándolo todo al trabajo del neumático superblando como opción y del blando como principal. Además, la alta exigencia de este trazado para la tracción implicaba tener unos niveles altos de agarre mecánico, algo para lo que no está construido el neumático medio, y que como ya se vio en Hungría, no iba a dar los resultados deseados a los equipos.

Todo esto redujo el trabajo a dos sets, por una parte el neumático superblando fue muy rápido, completando entre 17 y 23 giros, con unos niveles de consumo bastante buenos, lo que le hacía un neumático muy aprovechable, mientras que el blando era un neumático bueno para las tandas largas, con buenas prestaciones, velocidad, y que iba a permitir cumplir con la regla del segundo compuesto de una manera muy adecuada.

Estas fueron las estrategias que siguieron los equipos

Ante lo reducido de las vidas de los diferentes sets, estuvimos en una estrategia claramente a tres paradas, ya que ninguno era capaz de completar con garantías más de 25 vueltas, lo que llevaba a tener que hacer cuatro fases en la carrera. En esta línea, la clave era cuantas tandas se iban a realizar con el neumático blando, o lo que era lo mismo, cuantos neumáticos superblandos nuevos restaban a cada uno. Además se contaba con la limitación de tener dos sets de neumáticos blandos disponibles de manera general, por lo que la vía principal fue realizar tres relevos con el neumático superblando y dejar una con el blando, pero en algunos casos se buscaron dos relevos con sets nuevos de blandos, siempre con la limitación de no llevar un set usado.

Pero además de ello también se buscaron caminos diferentes, basados en las dos paradas y el trabajo del blando, como la opción que buscaron en Haas, o en Williams, superando con creces los 25 giros con este set, aunque como se pudo ver con Bottas, fue una opción no demasiado adecuada.

Por ello, esta fue la presencia de los diferentes sets en pista

Esta fue la evolución de la pista a lo largo de la carrera

Así mismo, la pista también tuvo una evolución realmente curiosa y ajena a lo que se podía observar en carreras normales, ya que mostraba una tasa de mejora mucho más reducida que en otras pruebas, e incluso al final de la carrera tendía a hacerse más lenta. Lo cierto es que la aparición de la lluvia, y sobre todo, la bajada de temperatura provocó que fuera mucho más lenta de lo que hubiera correspondido. Además de todo ello se notó un carácter muy reactivo a la radiación, con temperaturas que iban ascendiendo o descendiendo en función de la nubosidad, otra característica de asfaltado viejo.

Paul Hembery, director de Pirelli, indicaba tras la carrera. "Fue una carrera en la que estrategia se convirtió en un factor clave. Durante las primeras vueltas con alta carga de combustible sufrimos algo de degradación térmica, mucho más de lo esperado, y esto llevó a que se fuera a una vía de tres paradas, que creíamos que era la más rápida. Fue una cuestión de monitorizar el consumo y la degradación, y creemos que pudimos adaptarnos a las diferentes condiciones de la carrera".

 

LAS CLAVES DE LA CARRERA

LA SALIDA, DETERMINANTE
La fase de salida se presentaba en esta carrera como algo completamente determinante, una fase que iba a decidir muchas cosas de la carrera, pero con la diferencia de la posibilidad de adelantamiento que ofrecía este trazado, algo totalmente diferente a lo visto en Hungaroring, en la que era muy escasa. Por ello, hacer una primera vuelta, y en especial un buen paso por la curva 2, iba a ser mucho más relevante de lo que hubiera sido en otros escenarios.

Y como se puede ver en la imagen, muchas cosas se pueden explicar a partir de lo observado en esta primera fase de la carrera, como el caso de Rosberg o Button. El de Mercedes había conseguido la primera posición y partía con ventaja, pero la debía mantener en pista, algo que no hizo, pues la mala salida le colocó en P4, borrando de un plumazo todo lo conseguido el sábado. A partir de aquí se abrió una nueva carrera, en la que tuvo que ir contracorriente a por los dos Red Bull, y que dio a Hamilton la oportunidad de gestionar la carrera desde su propio volante, sin necesidad de atacar.
Además, también se realizaron algunas otras variaciones, como el hundimiento de Pérez, que le llevó a una carrera totalmente diferente, o la buena salida de Button, que le permitió estar con los Williams y Force India, y comenzar a gestionar su buena carrera en las vueltas sucesivas. Por ello fue, como siempre sucede, una importante parte de una carrera, el momento en el que se comenzaron a jugar las fichas de esta importante batalla estratégica.

Y con esto nos encontramos en dos frentes totalmente diferentes. Por un lado teníamos la zona de arriba, el primer grupo, en el que se encontraban los pilotos de Ferrari, Red Bull y Mercedes y por detrás los pilotos de McLaren, Williams y Force India, toda vez que Toro Rosso había quedado fuera, con evidentes problemas de ritmo.

 

RED BULL, CADA VEZ MÁS FUERTE
Ante esta situación en Red Bull tenían una posición muy interesante, ya que lo parecía algo muy complicado de conseguir hacía sólo unas semanas lo tenían prácticamente hecho, el podio lo tenían en su box, Ferrari estaba demasiado lejos y con un ritmo que no les servía para acercarse a ellos. Así que con esto conseguido, era el momento de apostar por cotas más altas, los Mercedes eran su objetivo. Dentro de esta línea, tenían dos coches, dos fichas con las que poder derrotar a Hamilton, o al menos mantener posición con Rosberg, una lucha 2x2.

Así con ello, buscaron con Verstappen mover ficha al comienzo, así que buscaron ser los primeros en entrar a los boxes para atacar directamente a Hamilton, con el set de superblandos nuevo que tenían disponible. Pero Rosberg, que tenía ritmo, optó por hacer lo mismo que él, sabiendo que en igualdad de condiciones mantenía velocidad para estar por delante. Por su parte, Ricciardo sabía que la lucha estaba al final de la carrera, así que optó por colocar neumático blando y esperar a que madurara la posición. Tras todo ello, Hamilton podía escoger estrategia, así que buscó coger un relevo de blando y copiar la estrategia de Ricciardo. El primer movimiento estaba hecho, ahora era cuestión de ritmo.

Y aquí llegó la perdición para Rosberg. El piloto alemán tenía ritmo para atacar a Verstappen y a Ricciardo, era el segundo coche, así que lo normal era que se pusiera encima, como realmente sucedió, pero su error en la curva 6 le sacó de pista, y con ello sus opciones, costándole una cuestionable sanción, y con ello, cinco segundos importantes. Ahora contaba con un lastre de cinco segundos, así que estaba obligado a anticiparse a Verstappen, no ya sólo para coger la posición, sino para minimizar el tiempo de vuelta. Obviamente, Verstappen tenía la ventaja, así que sólo necesitaba parar tras él para no perder lugar. Y si esto no fuera poco, además había perdido otros cuatro segundos por un error aleatorio en la parada, ya que sus cinco segundos se convirtieron en 8'6, así que poco había que hacer con ello.

En el otro frente, Ricciardo, con una importante ventaja, sabía que la posición era suya, así que buscó ir a por Hamilton, y defender posición, por lo que optó por un set de superblandos nuevos, ante el que respondió Hamilton colocando la misma opción, lo que le implicó tener la posición ganada y asegurar con un set de blandos en las últimas 20 vueltas, poniendo así fin a una carrera de ritmo y gestión, que estaba en su volante desde la vuelta 1.

 

WILLIAMS PECA DE OPTIMISMO Y CEDE DOS PLAZAS
Con esa lucha por delante, teníamos otra lucha no menos importante por detrás, por los lugares de puntos restantes, con un hecho importante, Williams ya formaba parte de la zona media, también en un trazado de motor, estaba con Force India, lo que hacía que se generaran cuatro puestos libres, de los que uno iba a estar libre, tras el problema de Massa con su monoplaza, que le costó la retirada y con Pérez fuera de posición por su problema en la salida. Teníamos, por tanto, una lucha directa entre Hülkenberg y Bottas, con Button como pescador, una lucha que iba a estar marcada por el ritmo.

La fase inicial de la carrera fue razonablemente correcta para Bottas, ya que mantuvo la posición sin grandes problemas, así como Hülkenberg, también en ritmo, lo que supuso que nada pasara realmente, y que las posiciones siguieran como estaban, así que se llegó a la mitad de la carrera con una situación muy estable. Pero gracias a la segunda parada de Hülkenberg, en la que colocó neumático superblando, y a la pobre vida del neumático blando, ya con 20 vueltas encima, supuso que recibiera un undercut, y que la posición fuera para el de Force India.

Ante esta situación una puerta se había cerrado, pero lo que era peor, no tenían velocidad suficiente para echarse encima, así que dependían de las variaciones que se produjeran en boxes, por lo que la parada en la vuelta 44 de Hülkenberg le había cerrado la puerta a ganarle la posición con otra parada, ya que iba a salir por detrás, y puede que más atrás. Así que con esto sólo podían hacer una cosa, tratar de llegar al final de la carrera, y esperar que ese neumático siguiera viviendo. No pasó. Pronto entro en fase 3 y su posición se perdió, y además la de Button. Una muy pobre carrera en la que demostraron que ya no pueden usar su ritmo para luchar con Force India, en la que han demostrado que ya están en la zona media.

Esto fue lo sucedido a nivel estratégico en el GP de Alemania, una lucha interesante en la que quedó claro que sin velocidad, no se puede ir muy lejos. Veremos qué es lo que nos depara el GP de Bélgica, tras el descanso veraniego, en lo que será a buen seguro, una cita muy marcada por la estrategia y la acción en el Pitwall.

 

Si te interesa esta noticia
Nico Rosberg en Alemania - LaF1
Lewis Hamilton celebra su victoria en Hungría - LaF1
Usuario no registrado Queremos saber tu opinión
¿Nuevo en SoyMotor.com? ¡Bienvenido! Regístrate aquí para participar.
Scroll To Top