GP de Bélgica F1 2017
Almacén F1

Gran Premio de Hungría 2015: En un lugar entre las nubes

Desde el cielo, junto al resto de estrellas, Jules Bianchi vivió una carrera apasionante

AmpliarLa carrera de Hungría no pudo ser un mejor homenaje para Jules - LaF1La carrera de Hungría no pudo ser un mejor homenaje para Jules

Justo cuando el dolor invadía a la comunidad de la Formula 1, cuando la pérdida de Jules Bianchi producía un nudo en el corazón difícil de soportar, cuando además deportivamente las críticas son más fuertes que nunca, justo en un momento así, una carrera como Hungría es un alivio. Una bocanada de aire fresco que, como un oasis, aplaca el sufrimiento por un momento y nos regala uno de esos grandes premios para recordar, emocionantes.

Una victoria, la de Ferrari, que no podía ser más perfecta, como aquella de Monza en el 1988, o la de la misma Hungría en 1989, justo un día antes del primer aniversario del fallecimiento de Enzo Ferrari. Una de esas ocasiones en las que lo emocional supera ampliamente a lo mundano, lo técnico, o las cuestiones de rendimiento.
………….

En un lugar entre las nubes, un hombre de gafas oscuras se prepara como cada domingo de Gran Premio para ver las carreras.

- Ragazzo, ven aquí, a mi lado. Vamos a ver la carrera de nuestra Scuderia.
- Sí, Ingegnere, como quiera, pero me da apuro estar en un sitio tan preferente…

Un brasileño, un canadiense, un pequeño escocés, un argentino, y toda la corte que se reúne en ese palco los fines de semana, mezclan las bromas y el cariño a un francés que, como tantos, ha llegado allí demasiado pronto. Se gira y sonríe. La familia del automovilismo le sigue acompañando.
…………..

La salida de Vettel fue absolutamente brillante. Valiente. Mordiendo hasta el último milímetro de espacio para encaramarse al liderato de una carrera que no debía liderar. Cuando en su retrovisor vio el rojo monoplaza de su compañero, supo que tenía una oportunidad de ganar. Sólo no debían ser Williams. Y Ferrari no lo fue. De hecho, en la primera parte de la carrera, Ferrari fue muy fuerte, y dejó atrás a un Rosberg impotente, y a un Hamilton que se metió en problemas.

galeria-hungria-domingo-laf1.jpg

……………

- Primero y segundo murmuró suavemente el viejo canoso. Así debe ser en un día como hoy. Aún recuerdo la que le lié al amo de estos lares en Monza 1988…
- Enzo, hoy deja las cosas según su destino dijo una figura etérea desde lo profundo del lugar.
- ¡Bravo! Aún se la recuerda bien, ragazzo dijo mientras daba un codazo al joven a su derecha.


Pero esta vez, hacían falta pocas intervenciones.


- No deberías ignorar el potencial de mis automóviles, meine freude –afirmó con fuerte acento alemán una figura oronda sentada un poco más allá.
- Y no lo hago, pero oggi, amico mio… Mira cómo vamos –concluyó el canoso.
……………..

¿Quién iba a poder con Vettel en un circuito así de ratonero? Räikkönen se fue quedando atrás, y luego volvió a sufrir problemas que acabaron costándole el abandono, pese a una buena carrera. Sí, tras el coche de seguridad, verdaderamente Rosberg pudo atacar a Sebastian, pero al llegar Ricciardo pareció preocuparse más de proteger un buen resultado que de atacar la victoria y dar un golpe moral a su compañero, hundido en la clasificación tras la reanudación de la carrera por su propia precipitación.

No, en la segunda parte de la carrera no era el coche más veloz, pero el Ferrari era lo suficientemente rápido como para aguantar sin demasiados apuros a los que le acechaban. La carrera, fruto de luchas en pista, de encontronazos y sus sanciones, era una hermosa locura en la que uno no sabía en qué momento podía ocurrir algo. Y todo eso, en el circuito no urbano menos propicio para dar una carrera emocionante. Vaya 30 cumpleaños para este Gran Premio de Hungría.

galeria-hungria-domingo-laf1_4.jpg

……………..

- Como se acerquen demasiado, y se despiste el amo, meto mano. Esta no nos la quitan, ragazzo –chispeaba el viejo de gafas oscuras.
- Pero eso sería hacer trampas, ¿no? –contestó el recién llegado.
- Llámalo destino, ragazzo, no trampas. Suerte, suceso inesperado… lo que veas.
- Si Ricciardo pasa al alemán, el Ferrari se verá comprometido –afirmó un argentino a la espalda de ambos.
- Muy cierto, Maestro, se le ve con mucho ritmo –añadió el brasileño de ojos color marrón café.
- Es más fácil de lo que pensáis aguantar a un coche veloz en un circuito ratonero. Yo lo hice –intervino pícaramente un canadiense.
- Príncipe mio, así me gusta, la fe no hay que perderla nunca –dijo vivamente el de las gafas oscuras. 

Todos estaban asombrados por la belleza de los acontecimientos de una carrera sin guión fijado, un poco como aquéllas en las que a veces ellos mismos habían sido protagonistas.
………………

El intento de Ricciardo sobre Rosberg fue demasiado optimista, pero el tiempo se acababa, y su ritmo podía darle la victoria como el año pasado, en un momento en el que Red Bull y victoria ya no son sinónimos. Hubiera sido un bálsamo precioso. Pero midió mal la frenada, aunque aguantó el coche en pista maravillosamente. El problema fue el medir la distancia cuando apareció Rosberg por su derecha…

……………...

- ¡Le ha volado el alerón! –dijo el callado pero siempre observador escocés.
- ¡Y mi coche tiene la rueda pinchada! –se enfureció el orondo alemán, haciendo aspavientos– ¡Es inaceptable!.
- Son carreras, amigo –sonreía relamiéndose el viejo canoso con un brillo en sus ojos tras las gafas de sol.
- Commendatore, ésta es nuestra otra vez –dijo insuflando ánimos el pequeño canadiense.
- Pues parece que ese alemán va a igualar mis victorias –apuntó el brasileño con frialdad.
- Otra vez un piloto alemán en un Ferrari iguala tus números, amigo –volvió a decir complacido el canoso.
- Casualidades, Commendatore… casualidades. –replicó el brasileño.
- Los números importan poco, ¿sabes?. Las estadísticas están para romperse, y el pibe alemán talento tiene –dijo con su habitual sobriedad el argentino.
- Pero es lo que nos queda –insistió con la mirada perdida.
- No te hacen mejor ni peor porque te superen. Es ley de vida. No olvides que para todos ellos eres una referencia, e igualar o superar tus registros les hace impresionar –volvió a apaciguar el reflexivo argentino.
- Tiene razón, Maestro. Si lo logra es porque lo merece. –concluyó el emocional brasileño.
- ¡Ey, ragazzo! –susurró el hombre tras sus gafas oscuras– Última vuelta…
………………………

La victoria de Sebastian Vettel y de Ferrari, pese a no ser un indicativo de progresión (no se vio así durante el fin de semana), sí que es necesaria para el Campeonato por la diversidad que nos ofrece. Y es precisamente el abanico de competidores que se vio en Hungría el fin de semana, lo que hizo que la carrera fuera así de emocionante. Casi debería instituirse por reglamento una mala salida de ambos Mercedes cada Gran Premio, aunque luego sean capaces de ganar la carrera.

Ironías aparte, tanto en Silverstone como en Hungaroring pudimos ver carreras divertidas por este motivo, unido a otras circunstancias (lluvia, coche de seguridad, fallos…). No, la F1 no es así cada fin de semana, ni debemos esperar que lo sea, pero cuando surgen carreras con esta intensidad, solo podemos disfrutarlas al máximo. Puede que las siguientes vuelvan a ser aburridas en términos de acción en pista.

galeria-hungria-domingo-laf1_2.jpg

……………………


El mensaje de radio aún resonaba en el lugar donde se encontraban reunidos, y todos guardaron silencio. El recién llegado tenía un nudo en la garganta, y todos sabían por lo que estaba pasando. 

- Bueno, ¿qué? ¿Cuándo vamos a correr nosotros? Mis nubes están listas para venceros a todos de nuevo –cortó un inglés con aspecto de caballero y bigote fino en la cara.
- Tú crees que siempre vas por delante, ¿verdad? –le contestó el orondo alemán, recompuesto su orgullo tras la pasajera derrota.
- Ninguno de los dos vais a poder con mis nuevos motores, que son una maravilla. –aseveró el italiano de gafas oscuras.
- Tú y tus motores. ¿Cuándo te darás cuenta que corremos con nubes? Esto es aerodinámica pura –contestó el inglés.
-¿Tú crees?. ¿Y qué se supone que empuja a la nube, my friend? –le replicó el italiano.
- Jajajajajaja –rió el alemán–. Siempre vas a necesitar un motor, meine freude.

Los pilotos estaban acostumbrados a esas batallas entre los dueños de los equipos, pero ya se miraban unos a otros con la intensidad competitiva que les caracterizaba. La fraternidad y la amistad, sinceras, empezaban a quedar aparcadas.

- Ven, ragazzo, ven aquí. Tengo una nube con un motor V12 y el dorsal 17 para ti. Vamos a dejarles sin palabras, ¿capisci?. Demuéstrales que puedes con todos ellos.

Dirigiéndose hacia la etérea parrilla, la nueva estrella sonreía.  
…………….

Jules nei nostri cuori.

Para comentar o votar INICIA SESIÓN
2 comentarios
Imagen de raul_orlando2
Vinuesa: Me rindo ante la belleza de su obra. Hermoso. No hay mas que decir.... +10.
Imagen de Robin
Que bonito deberia de haber mas historietas asi :)
Usuario no registrado Queremos saber tu opinión
¿Nuevo en SoyMotor.com? ¡Bienvenido! Regístrate aquí para participar.
Scroll To Top