GP Mónaco F1 2018
Hace 9 años

Brasil 2008, ¿el mejor final de la historia de la F1?: Poseidón decide

Felipe Massa fue campeón durante 20 segundos en su GP de casa

Un final de campeonato inspirador y emocionante, decidido en la última curva de la última vuelta

AmpliarHamilton celebró su primer título en Brasil - SoyMotorHamilton celebró su primer título en Brasil

En la mitología griega, Poseidón es el dios de la lluvia, el mar, los océanos y las tormentas. Todo lo relativo al agua está directamente relacionado con el hermano de Zeus, y es considerado uno de los dioses más importantes del Panteón. Supersticiones aparte, hay varios pilotos a los que les gusta que Poseidón aparezca en forma de lluvia en las carreras. Entre ellos, Lewis Hamilton.

Brasil 2008 fue una de esas carreras en las que la lluvia jugó un papel fundamental. Como si de parte de un guión hollywoodiense se tratase, el líquido elemento arreció cinco minutos antes de que se diese inicio a la vuelta de formación. La consecuencia fue un retraso de 10 minutos en la hora de dar la salida. Si de por sí había tensión, la lluvia añadió picante.

A lo largo de toda la temporada, Hamilton demostró un punto extra de velocidad bajo el agua. En Mónaco se rehízo tras un toque contra el muro de protección en las primeras vueltas. Victoria sin paliativos en el principado. En Silverstone, ganó su primer GP en casa con una masterclass bajo el diluvio. Le endosó más de un minuto a Nick Heidfeld y Rubens Barrichello, los únicos no doblados del Gran Premio. Además, Hamilton fue de los pocos que no naufragó en el verano inglés con neumáticos intermedios en plena tormenta.

En Spa, independientemente de la sanción, se recuperó de un trompo en la segunda vuelta y peleó con Kimi Räikkönen. Le quitaron la victoria desde dirección de carrera por una maniobra ilegal. En Monza, última carrera en agua hasta la llegada a Brasil, Hamilton consiguió remontar en un fin de semana en el que los equipos grandes se perdieron en las estelas de agua. Un tal Sebastian Vettel apareció en el radar de las victorias, y es un piloto de los que quieren a Poseidón.

Por su parte, Felipe Massa era como un gato. El agua no era su mejor baza, y en Brasil se le puso la cosa muy cuesta arriba. Lluvia en pista, necesidad de ganar y encima con la presión del siempre exigente público brasileño. ¿Qué podía salir mal? Silverstone era el mayor ejemplo, y Massa no quiso repetirlo.

Enganchados al televisor, muchos vimos como ese día la competición subía un grado más y la imprevisibilidad cayó con aplomo en el paddock de uno de los deportes más vigilados y estudiados. El ser humano en estado puro: reacciones, improvisación y talento. Fue una de esas tardes para ajustar la antena analógica que algunos aún usábamos por entonces, en pleno auge de la TDT. Una tarde en la que las emociones provocaron chispas y reacciones en nuestro interior.

No hay nadie que se quedase indiferente ante lo visto en las vueltas finales de Brasil: Vettel adelantó a Hamilton a pocas vueltas del final, y le dejaba sin la quinta posición que le daba matemáticamente el título. Vettel, un chaval que, de forma impertinente –la forma correcta de revolucionar un deporte– asaltó la supuesta posición de privilegio de McLaren y Hamilton. Massa, que clavó la carrera y probablemente sea la mejor carrera que jamás haya hecho, lideró con calma pese a la gran cantidad de peligros que se le plantearon.

–"¡Uy, se va! ¡Vettel pasa a Hamilton! ¡Hamilton es sexto, y llueve mucho en línea de meta!", comentó Antonio Lobato.

Massa pasó bajo la bandera a cuadros. Derrotó a la lluvia, a su mayor enemigo. En casa, con presión, Massa hizo lo que tocaba para ser Campeón del Mundo. Sólo tuvo que esperar a que pasase Hamilton por meta, pero sexto. No fue así. Hamilton terminó quinto. El momento álgido llegó en la última curva de la última vuelta. Ese fue el momento en el que el ahora tetracampeón del mundo vio la luz al final del túnel brasileño.

Timo Glock no paró en boxes a montar gomas intermedias. La lluvia fue ligera, y Bridgestone ha sido siempre conocida por su buen rendimiento en condiciones de piso mojado. Desde Toyota se arriesgaron por conseguir una cuarta posición que, aunque no hubiese cambiado la clasificación final en el campeonato de constructores, sí que hubiese ayudado a tener una sonrisa a final de temporada. Pero, Poseidón, amigo de Hamilton, apareció. La lluvia arreció y Glock sufrió en los últimos cuatro kilómetros de carrera.

La última vuelta fue patinaje puro y duro para el Toyota. 20 segundos de margen sobre Vettel y Hamilton volatilizados. Al borde del asiento, los espectadores miramos la pantalla de tiempo. Hamilton se acercó, metro a metro, hasta que en la última curva, el Toyota no se aguantó en pista. Hamilton, con gomas intermedias, pasó sin problemas a Glock.

–"¿Ese es Glock?", comentó Martin Brundle en la TV británica

–"¡Oh dios mío, sí lo es!", respondió James Allen, narrador en aquellos años.

Y, así, en un suspiro, Massa perdió el mundial. ¿O lo ganó Hamilton? Qué más da, la historia es nuestra, sólo nuestra. Los recuerdos son los que crean esa afición, ese placer. Esas emociones a flor de piel, bajo el agua. La magia, la superstición. Poseidón apareció en un mundo en el que los dioses sólo se ven a través de números. Esa idea de pelear hasta el final que transmitió Hamilton, de no dar nunca nada por perdido. Ni tampoco la idea de dar nunca nada por hecho.

Para unos fue la confirmación del amor hacia un deporte que sigue dando batallas y momentos de júbilo, junto a momentos de tristeza. Pero de eso trata la vida, de sobreponerse a momentos duros, de entender que hay luz en la oscuridad. Hamilton ese día alegró a muchos británicos.

Era el primer campeón inglés desde Damon Hill, y el más joven de la historia. Luz al final del túnel para un país que buscaba una repetición de los Jim Clark, Graham Hill, Jackie Stewart o Nigel Mansell. El heredero de la tradición británica al deporte motor, de los creadores de todo esto. Y, también, la luz de la esperanza y el esfuerzo para muchos.

Una de esas personas fue Ruth Buscombe. Actual ingeniera en Sauber, Buscombe ha explicado en Twitter que estuvo a punto de perder una pierna tras un accidente el tercer día en la universidad. "Vi la carrera en el hospital. Pensé que iba a perder mi pierna tras un accidente en mi tercer día de universidad. Necesitaba un ejemplo a seguir, algo que me dijese que no me rindiera nunca. Y vi esto", revela la británica.

En la Antigua Grecia se creía que los dioses también eran humanos. Ira, amor, celos, venganza, felicidad... todo se relacionaba en esa época con el estado de ánimo de los dioses. También eran, por así decirlo, profesores. Enseñaban al ser humano a crecer, a pelear, y la noción de ser mejores personas por esos desafíos a los que los dioses les retaban. Unos verán desafío en la lluvia para Felipe Massa: peleó en unas condiciones adversas. Otros, desafío para Lewis Hamilton: ganar el título tras esforzarse valía la pena, tras superar las penurias y una carrera complicada. Y a vosotros, ¿qué os hizo sentir ese final de carrera y de campeonato?

Si quieres leer más noticias como ésta visita nuestro Flipboard

Para comentar o votar INICIA SESIÓN
10 comentarios
Imagen de sobis10
Fue una temporada muy loca, muchos golpes de Senna en todas las carreras, y termino de la manera mas dramática posible, recuerdo que ese año llovió en los circuitos donde tiene que llover Silverstone, Monaco, Spa, Brazil y nos dieron un espectáculo increíble, recuerdo que ese dia no lo podía creer, quede muy triste, creo que Massa se lo merecía tuvo algo de mala suerte en ese año, como el abandono en un Hungría a 3 vueltas del final y el grosero error del equipo en pits en Singapur
Imagen de cristiann_955
Increíble carrera nunca la olvidaré,increíble mundial 2008, el más igualado que nunca vi
Imagen de El Murcielago
Mi mujer había ido donde su mama a pasar el día porque según ella me pongo intenso y griton cuando Hamilton o Alonso están jugando a algo serio. Y era uno de estos días. Después de que Vettel lo rebasara en la mitad de la ultima vuelta y quedara 6° yo apague el televisor y bote el control remoto tan duro que rebotó sobre el sofá y se rompió. Supe que Hamilton había quedado campeón hasta por la noche viendo el noticiero... Después vi la ultima vuelta completa por youtube al día siguiente. Que emoción.
Imagen de 207sw206
Esa carrera fue increible.Yo soy seguidor de Kimi y mi mujer, aunque no veia todas todas las carreras como yo, siempre seguia a Massa,ella estaba aplaudiendo la victoria de Massa y de repente el jarro de agua fria.Nada mas terminar le dije, lo peor no es que no ganase el mundial, es que Nunca va a volver a estar tan cerca de ganarlo, y vaya si no fue asi, porque yo sabia que ese fuera un año excepcional en Massa pero esa no era la tonica general en su carrera, luego por desgracia tuvo el accidente que tampoco le fue de mucha ayuda.No creo que Felipe sea tan malo como lo pintan, pero si me parece mas debil psicologicamente que otros pilotos.Excelente articulo.
Imagen de jimtern
Que final aquella!!! recuerdo que fue mi 2da temporada viendo ininterrumpida-mente cada GP de F1... y estoy seguro que fue esa carrera la que termino por enamorarme de la F1... Emocionante de principio a fin, y que final!!! y obvio que cuando Massa paso la linea de meta y sabiendo que Hamilton estaba 6to me dije "bueno la otra temporada sera".. Pero como dice el articulo los dioses en el Olimpo tenia otros planes... y recuerdo que grite de la emoción cuando Hamilton paso a Glock. Esa carrera fue un acto poético de la fortuna de uno y la tragedia de otro. Excelente articulo muy bien escrito!!!
Imagen de SantiJovi
Me acuerdo como si hubiera sido ayer. Vimos la carrera por Fox Sports almorzando en la casa de mis abuelos. La lluvia que cayó antes de la vuelta previa fue en presagio de que se venía algo espectacular. Me acuerdo que todos nos quedamos mirando hasta el final sin movernos. La tribuna explotando cuando Massa cruzó la línea de meta, la cara del padre de Felipe cuando le dicen que el campeón fue Hamilton luego de estar festejando, el mecánico de Ferrari chocando la cabeza contra la pared, la novia de Hamilton saltando como una loca por el obx y el pitlane, son imágenes que no se me van a borrar nunca de la memora. PD: si no mal recuerdo los de Toyota arriesgaron a dejarlo a Glock en pista porque podía ir al podio pero finalmente la jugada les salió mal.
Imagen de fenix80
Recuerdo que yo me di cuenta, estaba mirando la tabla de la izquierda, y el orden decía que no había ganado a pesar de las celebraciones de su padre. También recuerdo que un par de equipos tuvieron que dejar ropa al personal de Toyota para que no los lincharan, a pesar de no tener culpa ninguna.
Imagen de storres
[#1 LewisTime] Correcto, lo corrijo inmediatamente
Imagen de Blacklabelbiko
Antológico, alucinante, me viene a la memoria la Onboard de felipe en la ultima vuelta, cuando cruza la meta, y ese festejo contenido, dudando... Y a la postre el británico llega 5to y a la mierda campeonato en su propia cssa, de esas cosas que nadie desea q le pasen a nadie. Bah al menos yo...
Imagen de LewisTime
Muy buena nota. Para mi si, la carrera más emocionante de la historia de la F1, o por lo menos una de las primeras. *Pequeña corrección: En Silverstone 2008 Heidfeld fue segundo y entró a 68 segundos de Hamilton.
Usuario no registrado Queremos saber tu opinión
¿Nuevo en SoyMotor.com? ¡Bienvenido! Regístrate aquí para participar.
Scroll To Top