GP de Estados Unidos F1 2017
Las banderas rojas y el SC deciden

Análisis estratégico GP de Brasil F1 2016: Caos extremo

Verstappen busca una gran actuación

Mercedes piensa en Abu Dhabi

Carrera caótica en lo que lo mejor fue no hacer nada

AmpliarAnálisis estratégico GP de Brasil F1 2016: Caos extremo - SoyMotorAnálisis estratégico GP de Brasil F1 2016: Caos extremo

La meteorología iba a marcar un factor clave en el desarrollo de esta carrera, ya que la posición en la que se colocara iba a propiciar que fuera totalmente diferente. En fase de seco la jornada del viernes había mostrado que sólo había dos neumáticos disponibles, el medio y el blando, ya que el duro no trabajaba demasiado bien y su rendimiento era mejorado por el medio, así que ello nos llevaba a una estrategia 2D, en la que la vía de dos paradas podría ser la más propicia, pero si la lluvia llegaba todo podría ser totalmente diferente.

Estos eran los neumáticos que tenían los equipos para la carrera.

 

La vía de carrera estaba muy marcada para todos, ya que con dos sets nuevos de medios y el de salida con blandos dos paradas parecía algo completamente inevitable, así que había muy pocas oportunidades de funcionamiento estratégico. Pero la carrera no fue en seco, sino en mojado, lo que hizo que el neumático intermedio y el de lluvia extrema fueran los únicos que se pudieran observar a lo largo de la jornada, mostrando el siguiente comportamiento.

 

 

Más de treinta vueltas fue capaz de aguantar el neumático intermedio con Bottas, si bien sus tiempos no fueron demasiado brillantes, y las cuarenta se superaron en una gran cantidad de pilotos, provocado por los periodos de bandera roja. Además no hubo grandes variaciones en su comportamiento y sólo Verstappen tuvo la capacidad de mejorar sus registros al final de la carrera.

Estas fueron las estrategias que siguieron los equipos.

 

 

En esta ocasión no hubo mucha oportunidad para que la estrategia pudiera tener un efecto importante en el desarrollo de la carrera, ya que los dos periodos de bandera roja tuvieron el efecto de permitir que los equipos cambiaran sus neumáticos en boxes sin perder tiempo, ni posición, dando paradas completamente gratuitas. Solo algunos equipos buscaron colocar el neumático intermedio, como podría ser el caso de Red Bull y Williams, así como Button y Magnussen, pero sólo Bottas y el danés fueron capaces de llegar a meta con estos neumáticos, viéndose forzados el resto de pilotos a colocar neumáticos de lluvia extrema de nuevo.

Esta fue la evolución de la pista a lo largo de la carrera.

 

En carreras en mojado el comportamiento de la pista es completamente diferente a cuando se encuentra seca, con unas dinámicas y trayectorias casi opuestas. Pero lo que la caracteriza es su carácter vivo, pues la pista no es igual en cada momento, ya sea porque se está limpiando o porque la llegada de la lluvia hace que se acumule todavía más agua en la superficie. Por ello estudiar bien su efecto es algo muy importante, que marca las estrategias y que puede hacer que “vaya o se aleje” de tu coche.

En esta ocasión la gran cantidad de agua marcó de una gran manera su evolución. Al comienzo de la carrera la gran cantidad de agua hizo imposible que se pudiera rodar en condiciones, de hecho Hamilton no podía ver por el agua que escupían los neumáticos del SC, lo que hizo que fuera muy complicado el inicio y que, de hecho, se tuviera que suspender la carrera ante lo complicado de las condiciones, dando entrada a una segunda fase de carrera mucho más estable, pero con una tendencia regresiva a medida que la lluvia fue llegando, causando el accidente de Massa en la T14 y que sólo al final de la carrera fuera mejorando bastante, pero siempre en fase de lluvia extrema, muy lejos del Cross – Over para neumático intermedio, situado en esta ocasión en 1:22.7.

Paul Hembery, director de Pirelli, indicaba tras la sesión: “Hemos observado un gran espectáculo en unas condiciones muy complicadas, con algunos pilotos usando ambos compuestos para tener grandes movimientos de adelantamiento, rueda a rueda. Estuvimos encantados con que los fans pudieran observar una carrera completa, a pesar de los retrasos. Fue una carrera complicada y larga que nos ofreció algunos movimientos espectaculares, como fue el caso de Verstappen y Nasr, así como Alonso en las vueltas finales, demostrando que el espectáculo es posible incluso en estas condiciones extremas”.

 

SALIDA
La parrilla de salida del GP de Brasil es cruzada, con una mejor trazada ubicada a la derecha de meta en las primeras posiciones, lo que hace que no haya grandes diferencias de agarre entre una zona y otra. La distancia hasta la primera curva es muy pequeña, de apenas 300 metros, por lo que los pilotos no tendrán una gran oportunidad de coger una elevada velocidad. Los puntos claros de adelantamiento se ubican en la frenada de la curva 1, al final de la recta Oposta al llegar a la curva 4 y en el regreso a la línea de meta en toda la subida do boxes. Esta será la parrilla de salida para el GP. Tras la sesión de calificación esta fue la parrilla de salida.

 

 

En esta ocasión la estrategia iba a tener un importante efecto, más en el sentido de comenzar a establecer las posiciones que como elemento definitivo, ya que la longitud de la carrera y sobre todo, las vueltas que se iban a realizar daban la oportunidad de poder avanzar posiciones en pista, así que el objetivo era mantener o avanzar posición. Pero la gran cantidad de lluvia hizo imposible que se pudiera salir desde parado, forzando a iniciar tras el coche de seguridad y provocando que las posiciones al final de la primera vuelta fueran las mismas.

 

 

 

VERSTAPPEN: TODO POR GANAR, NADA QUE PERDER

 En esta carrera tan complicada y caótica era mucho más fácil cometer errores que salir indemne, en cualquier vuelta podría suceder algo que te apartara de la carrera y aunque la confianza en el coche fuera buena y la estabilidad no presentara grandes problemas, era importante tener la capacidad de ir rápido de manera segura, sin pasar el límite. Unas condiciones muy complicadas para los pilotos de Mercedes, pues ambos sabían que tenían mucho más que perder que ganar, Hamilton no podría ser campeón aquí, pero si abandonaba la carrera perdía todas sus opciones y Rosberg estaba seguro de que no necesitaba ganar, pues una P2 y una P3 eran suficientes, pero si no era capaz de llegar a la meta sus opciones podrían quedar claramente arruinadas, dando paso a Hamilton. Además, con la primera vuelta fuera de peligro, debido al SC y a los continuos periodos de carrera controlada, hacía que no tuvieran una gran amenaza. Sus rivales en esta ocasión iban a ser los pilotos de Red Bull, pues Ferrari, a pesar de salir en P3, no tenían un coche preparado para la lluvia. Esta fue la carrera que disputaron:

 

 

En Red Bull eran conscientes de su oportunidad, y también de que necesitaban hacer algo diferente para tener la capacidad de ganar la carrera, así que buscaron colocar los neumáticos intermedios, en un intento de que la pista fuera hacia ellos y les dieran la oportunidad de ganar distancia y velocidad a Mercedes, pero la estabilidad de la lluvia, y sobre todo, los periodos controlados de carrera les restaron capacidad de movimiento, al tiempo que en Mercedes pudieron defender su posición. Pero en la resalida tuvieron una oportunidad de buscar la posición a Rosberg, ya que Verstappen tenía mucho más ritmo que él, lo que le permitió adelantarle, y estar casi encima de Hamilton, pero un trompo en la curva 15, un lugar que provocó muchos problemas por la acumulación de agua, le hizo perder bastante tiempo, y que Rosberg se colocara encima, para pasarle unas vueltas más tarde. Fue una gran pérdida para él, ya que destrozó neumáticos y la diferencia que le separaba de Rosberg, por lo que sin ese trompo podría incluso haber tenido capacidad para ganar la carrera.

 

CUANDO ES MEJOR NO HACER NADA

 Pero si hubo un gran factor en esta carrera fue el doble periodo de bandera roja que se decretó en pista, a causa del accidente de Raikkonen en meta y de la ventana de menos lluvia en la que se podría desarrollar la segunda fase de la carrera. Esto tuvo un efecto muy grande, ya que permitió que algunos coches no tuvieran que perder tiempo en esta fase de la carrera y que bloquearan su posición. Si bien esto será algo prohibido el próximo año, en esta carrera fue un hecho que catapultó la carrera de Pérez, Sainz y Nasr, llevándoles muy arriba tras no hacer ninguna parada propiamente dicha y acertar con la estrategia conservadora. Es más que posible que si la pista hubiera llevado otro recorrido no habrían sido capaces de mantener la posición, pero en una carrera tan abierta como esta era clave aprovechar la oportunidad y ellos lo hicieron.

Esto ha sido todo lo que nos ha dejado la actuación estratégica en este complicado GP de Brasil, loco, extremo, pero en el que de nuevo ha tenido algo que decir. Sólo falta la carrera final, que será la próxima semana en Abu Dabi, una carrera muy afectada por la actuación estratégica de los equipos, y en la que todo podrá pasar.

Usuario no registrado Queremos saber tu opinión
¿Nuevo en SoyMotor.com? ¡Bienvenido! Regístrate aquí para participar.
Scroll To Top