EL LADO PERSONAL DEL AUSTRALIANO

Ricciardo, piloto de F1 y antiguo coleccionista de motos de Rossi

Asegura que la última vez que estuvo enfadado fue tras la clasificación en Brasil 2017

Intenta no perderse un concierto y canta música country bajo la ducha

AmpliarDaniel Ricciardo en Yas Marina - SoyMotor.comDaniel Ricciardo en Yas Marina

Daniel Ricciardo es mucho más que un piloto de Fórmula 1. Igual que Lewis Hamilton, es un gran aficionado de la música. No le gusta perderse un concierto y canta country bajo la ducha. El australiano tiene su parte sensible, sobre todo en los aviones, que cree que son lugares en los que las emociones están a flor de piel.

Algo que demuestra esto es que lloró con la película 'Bajo la misma estrella' en uno de sus viajes por el aire. "Vi 'Bajo la misma estrella' en el vuelo hacia Brasil y realmente estaba llorando. Tengo la teoría de que estar en un avión te hace más emotivo: o lloro o si es una comedia, me río y se escucha mucho", ha compartido Daniel Ricciardo, un gran amante confeso del chocolate, en una de las entregas del portal web oficial de la Fórmula 1 de 'La vida secreta de...'.

El australiano, desde pequeño ya muy hablador, no le tiene miedo a correr a gran velocidad, pero sí a las serpientes, los tiburones y las arañas. "En lo emocional, diría que tengo miedo de arrepentirme de algo, no es que lo haya hecho, pero no es algo que no me gustaría hacer". De su infancia echa de menos tener tanta energía y cero compromisos.

Aunque antes admite que era un gran coleccionista, ahora ya lo ha dejado. "Solía coleccionar motos de Valentino Rossi en miniatura y cuando era niño, coleccionaba corchos de botella. Cada vez que iba con mis padres a un restaurante y bebían una botella de vino, me quedaba con el corcho. Aún no sé por qué hacía eso...era un poco raro", ha comentado entre risas.

El de Red Bull asegura que lo que más echa de menos de Australia es la meteorología, el desayuno y el café de allí. "Esas cosas están completamente infravaloradas en el resto del mundo", comenta Daniel, que no recuerda haberse comprado nada de lo que se haya arrepentido.

"No gasto de manera estúpida. Soy bastante inteligente con mi dinero", ha declarado.

Ricciardo no se avergüenza normalmente y cuando se encuentra en una situación embarazosa, admite que siempre suele salir de la misma riéndose, aunque no siempre está contento, un ejemplo fue tras la clasificación de Brasil del año pasado. "Luego tuve un evento esa noche y un tipo me tocó las narices", ha comentado el australiano, al que le gustaría poder volar si pudiera decantarse por un superpoder.

"Poder volar. ¿Por qué alguien tan guapo como yo querría ser invisible?", ha bromeado Ricciardo, que es de esos que no cree en el amor a primera vista. "Creo en la atracción a primera vista, el amor lleva tiempo. Si me hubieras preguntado hace diez años, te habría dicho que sí", ha contestado el piloto, que se queja de que ser famoso tiene la parte mala de que demasiadas personas tienen tu dirección de correo electrónico.

Para terminar, el piloto, que asegura que todo el mundo debería bucear una vez en la vida, se llevaría a cenar a los actores Adam Sandler o Will Ferrell, Sophia Bush y al músico Bob Dylan.

Si quieres leer más noticias como ésta visita nuestro Flipboard

Tienda SoyMotor RedBull
Usuario no registrado Queremos saber tu opinión
¿Nuevo en SoyMotor.com? ¡Bienvenido! Regístrate aquí para participar.
Scroll To Top