Alonso acaparó las miradas con su podio

Los pulgares de LaF1.es: China

Su rendimiento y actitud dejan a Vettel en mal lugar ante nuestro dedo

AmpliarFernando Alonso en el podio del GP de China - LaF1Fernando Alonso en el podio del GP de China

A una larga noche de fiesta siempre le acompaña una insufrible resaca. La que tuvimos en Baréin bajo los focos del desierto fue la mejor que nos pegamos desde hacía mucho tiempo y en China sufrimos las consecuencias. Si en la cita de Sakhir echamos de menos tener algún ojo de más para no perder detalle de todas las intensas peleas que hubo en la pista, en Shanghái nos hubiéramos apañado solo con uno. Pasó poco, como en las dos primeras carreras de esta nueva era, pero hay que elegir a los mejores y a los peores del cuarto gran premio del año y esto es lo que opinan nuestros pulgares:

pulgar_arriba.png

Alonso. Como decimos, solo habría hecho falta usar un ojo para seguir la actividad de la pista, únicamente dedicado a deleitarse con el espectáculo que dio Fernando. Desde su toque a dos ruedas en la salida con Massa, un choque de manos con el que fue su compañero de fatigas, hasta que cruzó la meta celebrando su primer podio del 2014 con los mecánicos que se agolpaban en el muro. Un podio inesperado, superando a ambos Red Bull y haciéndonos creer por momentos que podía lograr lo imposible colándose entre los Mercedes. Solo él puede llevar a la ceremonia del champán un coche que estuvo condenado hace dos semanas. Sí, en Ferrari han mejorado algo, pero denle el mérito al asturiano, sino miren a Kimi…

Mercedes. Las flechas de plata tenían una cita con el podio y no faltaron a ella, pero llegaron por muy diferentes caminos. Hamilton fue el chico que sale de casa con tiempo para acudir puntual a su encuentro y Rosberg el que apura un poco más el reloj y llega sudando y con la camisa por fuera. La victoria de Lewis, su tercera consecutiva, fue un paseo por el parque tan agradable que se dio una vuelta más de lo que le marcaron para disfrutarlo, pero a Nico una salida para olvidar le retrasó hasta la quinta plaza y se vio obligado a remontar, algo que no le cuesta a su monoplaza. Tercer doblete seguido. Siguen imparables y si al llegar a Europa el resto no espabila echarán abajo las apuestas.

Ricciardo. El australiano le cae bien a nuestro dedo, que no al de Vettel, y no es para menos. Todo lo que ha hecho al volante del RB10 ha sido impecable. Impidió que los Mercedes acapararan la primera línea de la parrilla el sábado e hizo que le temblaran las canillas a Alonso cuando venía recortando segundos dispuesto a arrebatarle el tercer escalón del podio. No lo pudo conseguir, sus gomas y la magia de Fernando se lo impidieron, pero volvió a darse el gustazo de ver por el retrovisor a su compañero tetracampeón. Daniel ya no es una promesa, es una realidad, ha echado la puerta abajo del box de Red Bull listo para hacer cosas grandes.

pulgar_abajo.png

Vettel. Quedar por detrás de un australiano que viste sus mismos colores no es algo a lo que el alemán esté acostumbrado, eso ya es razón suficiente para ocupar este lugar, pero por si era poco su comportamiento dio el resto. Hizo un 'Massa' cuando desde el muro le obligaron a dejar pasar a su compañero y le cerró todas las puertas que pudo, por mucho que dijera lo contrario ante los micrófonos. Su "mala suerte" por radio dejó bien claro que no le gusta acatar órdenes. Está extrañamente desaparecido y empieza a dar la razón a los que dicen que se ha escondido estos años detrás de un coche perfecto. A algunos superhéroes les quitan su traje y se quedan en nada…

Massa. El brasileño salió como un toro bravo en un rodeo cuando se apagó el semáforo haciendo que el W05 de Rosberg pareciera el caballo malo, pero la efusividad a veces se paga cara. Al querer buscarse un hueco en medio del trazado dio un brusco volantazo que acabó en su toque con Alonso. Él no lo sabía pero ahí arruinó su carrera. Aparentemente todo estaba bien, sin embargo en su primer pit stop los desperfectos surgieron igual que cuando se encienden las luces de una discoteca. Una llanta quedó tocada y le llevó hasta lo más hondo de la clasificación, desde donde le fue imposible remontar.

McLaren. Se las prometían felices con su fantástico comienzo en Australia, pero los mismos brazos que se alzaron dejándose llevar por la euforia ahora están tocando el suelo. Otra carrera con los dos coches fuera de los puntos, aunque, a diferencia de Baréin, en China no ha sido por problemas de salud del MP4-29. Simplemente les falta ritmo. No hacen honor a sus propulsores, son los peores clientes que tiene Mercedes, y se ven abocados a pelear por los últimos puntos con los Toro Rosso. Tendrán que despertar si no quieren revivir las pesadillas del pasado.

Para comentar o votar INICIA SESIÓN
5 comentarios
Imagen de Arthur Pic
Bueno Stavelot ciertamente no deja de ser algo de opinión, yo no lo veo igual y por eso digo eso... pero él lo ve así pues XD... saludos e igualmente
Imagen de rusgans
Totalmente de acuerdo, es muy sospechoso que el peor mercedes sea el mclaren. Seguro que la gente de mercedes no les deja abrirlos o poder jugar más con ellos para adecuar su configuración por el tema Honda. Y además creo que Mercedes ya dijo, que no les ayudaría de la misma forma que al resto de equipos que motorizan
Imagen de 1571
mclaren con el tema honda,,me gustaria saber a ciencia cierta que especificacion de motor llevan......por que parece que no apretan como los de williams o force india..
Imagen de Stavelot
¿Por qué demasiado? Yo agradezco que se mojen un poco… y además no dice tonterias, aunque a lo mejor yo también opinaría distinto en algunas cosas… Saludos Pic, y suerte en la próxima carrera, jejeje
Imagen de Arthur Pic
Tiene sus cosas bueno y algo de razón tendrá... Pero es demasiado subjetivo
Usuario no registrado Queremos saber tu opinión
¿Nuevo en SoyMotor.com? ¡Bienvenido! Regístrate aquí para participar.
Scroll To Top