Satisfecho con la situación del deporte

Smedley defiende la Fórmula 1: "Tenemos carreras alucinantes"

El ingeniero de Williams apoya la tecnología turbo y ve "fantástico" el espectáculo actual

Insta a la FIA y la FOM a no optar por soluciones artificiales: "Perderíamos la fascinación"

AmpliarEl jefe de ingeniería de Williams defiende las carreras de Fórmula 1 - LaF1El jefe de ingeniería de Williams defiende las carreras de Fórmula 1

El debate sobre el futuro de la Fórmula 1 y la necesidad de aumentar el espectáculo en las carreras sigue latente entre los principales responsables de las escuderías. Frente a la propuesta de implantar motores alternativos de configuración biturbo o unos nuevos propulsores de mayor cilindrada como solución a la crisis financiera que existe alrededor de las formaciones más modestas, Rob Smedley, director de ingeniería de Williams, ha defendido el Gran Circo como una estructura capaz de compaginar su alta exigencia deportiva con la gran cantidad de espectáculo que ofrece a los aficionados en las carreras.

La F1 ha decidido reinventarse y ofrecemos un espectáculo fantástico

Según el directivo irlandés, la F1 es capaz de ofrecer carreras apasionantes incluso con la nueva tecnología híbrida. "La Fórmula 1 ha decidido qué quiere ser. En cada negocio hay que reinventarse, y eso es lo que está haciendo ahora mismo la Fórmula 1. Ofrecemos un espectáculo fantástico y a veces tenemos carreras alucinantes", explica.

Pese al debate que existe en el paddock para incrementar la acción sobre el asfalto, lo cierto es que algunos Grandes Premios como Gran Bretaña, Hungría o Estados Unidos han despertado esta temporada un alto grado de pasión entre  el público.

No obstante, los problemas en la estructura administrativa de la categoría coinciden en algunas ocasiones con propuestas para adaptar algunos elementos de competiciones americanas como la NASCAR o la Indy Car. Un ejemplo de esta tendencia fue la posibilidad de introducir periodos artificiales de Safety Car o la prohibición de parar en boxes bajo situación de bandera amarilla. Smedley, por su parte, aboga por conservar el el espectáculo sin la intervención de elementos artificiales. "Si empezamos a construir diferentes trampas, ofreceríamos un espectáculo sin valor y perderíamos la fascinación".

Mientras se eviten los elementos artificiales, la F1 funcionará

El ingeniero de Williams insiste en que la Fórmula 1 "seguirá funcionando" mientras la FIA y la FOM "eviten los elementos artificiales y no se beneficie a algún piloto", una propuesta que, sin embargo, rompe con la implantación del DRS a la Fórmula 1 en 2011 o el estreno de nuevos elementos como el FanBoost en la Fórmula E, por el cual el piloto más votado en una encuesta recibe una dotación de potencia extra durante el transcurso de la carrera. La artificialidad es, por tanto, una medida cada vez más representativa en el automovilismo europeo a la hora de compaginar el descenso de espectáculo que han generado recientemente algunas de sus principales categorías.

En cualquier caso, otra de las medidas más representativas para regenerar la Fórmula 1 pasa por incentivar la interacción entre pilotos y aficionados. Tras años de extremo hermetismo, la FOM ha potenciado la representación de la categoría a través de las redes sociales durante el 2015, si bien figuras como Felipe Massa exigen un mayor grado de cercanía. "Hoy en día, el mundo depende totalmente de los ordenadores. Y en mi opinión, la F1 no hace lo suficiente para estos canales", explicaba el piloto brasileño.

Usuario no registrado Queremos saber tu opinión
¿Nuevo en SoyMotor.com? ¡Bienvenido! Regístrate aquí para participar.
Scroll To Top