PortAventura

Ferrari Land, inaugurado bajo la atenta mirada de Piero Ferrari

Aspira a ser referencia a nivel mundial como destino de vacaciones

Cuenta con el Red Force, la montaña rusa más alta y rápida de Europa

AmpliarRed Force, la atracción reina de Ferrari Land - SoyMotorRed Force, la atracción reina de Ferrari Land

Piero Ferrari ha estado hoy en PortAventura para presidir un evento muy singular marcado en rojo en el calendario de más de un entusiasta del mundo del motor: la inauguración de Ferrari Land, el primer y único parque temático de Il Cavallino Rampante en Europa.

100 millones de euros de inversión y dos años de duro trabajo han dado como resultado un complejo de 11 atracciones que rinden tributo al mito de Enzo Ferrari y la obra de su vida. El recinto abrirá mañana sus puertas al público para que los aficionados también puedan sentir de cerca la prestigiosa firma italiana.

La joya de la corona es el mastodóntico Red Force, que con sus 112 metros de altura se convierte en el acelerador vertical más alto de toda Europa. Al subirse, el visitante se sumerge en una experiencia Fórmula 1. Su brutal aceleración le lleva de 0 a 180 kilómetros/hora en cinco segundos, cifras parecidas a las de un monoplaza -0 a 200 en 4,4-. Al alcanzar su velocidad punta, el vehículo inicia su ascensión y el cuerpo recibe una fuerza compresora de 4G. Tras quedarse casi parado en la cima, el ‘coche’ se precipita por pura inercia y vuelve a alcanzar picos de velocidad notables en una caída vertical de infarto. El viaje dura unos pocos segundos, pero es memorable.

Red Force es la oferta de adrenalina de Ferrari Land y no queda duda que se sitúa en la misma liga que las otras grandes atracciones de PortAventura, a la par con Dragon Khan, Shambala y Furius Baco. Un clásico instantáneo.

 

 

Ahora bien: quien visite este nuevo parque debe ir con una mentalidad abierta y estar dispuesto a disfrutar de sus otros atractivos. Son menores y muchos frenéticos que el ya mencionado, pero contribuyen a construir un ecosistema que irradia la esencia Ferrari.

Los más pequeños pueden tener un primer contacto con el motor en el Maranello Grand Race, un recorrido de bólidos GT de poco más de 500 metros. Los niños controlan el volante y el acelerador, y cada carril tiene un raíl central para garantizar que el joven piloto no tenga salidas de pista. La ambientación del circuito y la sensación de “conducir” por primera vez seguro que dejará impresionados a los Lance Stroll de la familia.

El piloto de Fórmula 1 frustrado que todos tenemos dentro puede aflorar en la Racing Legends, una sala con un impresionante despliegue de ocho simuladores móviles que permiten inmiscuirse en un cockpit y descubrir la posición de conducción de un Fórmula 1. Cada bólido tiene tres pantallas para una visión periférica y las sesiones duran 15 minutos, que incluyen unas vueltas de calentamiento y una carrera. Sólo hay un punto flaco en esta atracción: su capacidad es de 32 personas por hora (en turno de ocho individuos cada 15 minutos) y por ende hay que hacer reserva con antelación. Las esperas serán de horas, pero no hace falta aguardar dentro del recinto. La organización facilita un recibo y el visitante vuelve a la hora debida para disfrutar de su sesión de pilotaje.

La Ferrari Experience es el imponente edificio que domina el área central. A su alrededor se articula el resto del parque. Esta construcción ofrece varias experiencias bajo su techo, entre ellas un audiovisual en 3D de Enzo Ferrari en su famosa oficina de Maranello. También una experiencia IMAX que nos invita a viajar por todo el mundo alrededor de las carreteras más icónicas del planeta, desde las rutas de la pictórica Toscana italiana hasta el glamour del Principado de Mónaco. Ferrari Experience también ofrece un escueto museo del motor con dos volantes de Fórmula 1 o un monoplaza de Fórmula 2 de 1948. 

Eso no es todo, claro. El fan del motor también puede probar su suerte y cambiar los neumáticos de un monoplaza como si fuera un mecánico en un pit-stop, o desafiar a la gravedad con la caída libre. Incluso puede entrar en la Ferrari Store e imaginar cuántas maquetas de coches a escala 1/18 compraría si no tuvieran el precio que tienen –característico del modelismo por naturaleza, no exclusivo del centro-.

En conjunto, Ferrari Land es un parque de atracciones compacto y coqueto con puntos de interés para todas las edades y públicos. No pretende apelar al experto del motor en exclusiva, pero tiene los ingredientes suficientes para que éste también disfrute. Los niños quedarán impresionados con el aura del mito Ferrari y, con suerte, descubrirán una nueva afición en el mundo del motor.

Mañana abre sus puertas.

 

 

 

 

 

Usuario no registrado Queremos saber tu opinión
¿Nuevo en SoyMotor.com? ¡Bienvenido! Regístrate aquí para participar.
Scroll To Top