Una década de oro

Hamilton cumplirá diez años en la F1 en el próximo GP de Australia

Tres campeonatos, 53 victorias y 61 Pole Positions, los grandes números del británico

Fue tercero en su debut, algo que pocas veces se ve en el Gran Circo

AmpliarImagen de archivo de Hamilton en la llegada del paddock en Australia 2007 - SoyMotorImagen de archivo de Hamilton en la llegada del paddock en Australia 2007

Lewis Hamilton cumplirá diez años en F1 el próximo mes de marzo. El GP de Australia fue el primer Gran Premio que disputó el británico, y de eso hace ya una década. Ese Gran Premio fue clave en muchos aspectos que se vieron en 2007, pero también fue la primera carrera del que seria el primer campeón del mundo de color de la historia. 


Ese 18 de marzo de 2007 el sol despuntaba en lo alto del cielo de Melbourne. McLaren llegaba al Albert Park con ganas de demostrar que los problemas de 2006 eran cosa del pasado. Ferrari era entonces el equipo a batir y se llevó la victoria, pero en Woking lograron un podio doble. 



La carrera en sí no tuvo mucho altercado. McLaren jugó bien sus cartas, y permitió a Fernando Alonso terminar segundo tras uin imbatible Kimi Räikkönen. Hamilton terminó tercero, pero el ritmo estaba ahí: un debutante a la altura del bicampeón del mundo. La historia que vino después es turbia, y daría para muchos artículos. 



Ese 2007 terminó con un sabor amargo para McLaren después de muchos líos judiciales: Alonso se fue del equipo, McLaren fue sancionado con una multa desorbitada (100 millones de dólares) tras demostrarse la trama de espionaje industrial y Hamilton se quedaba solo al frente. Un reto y un rol que para Lewis fue menos duro de lo esperado, hasta la llegada de Jenson Button en 2010.



El título de 2008 se decidió en lo que muchos consideran el mejor Gran Premio de la historia: Brasil 2008. La temporada más loca en varios años terminó en la última curva, con Hamilton adelantando a un Timo Glock que sufría con los neumáticos de seco en una pista cada vez más húmeda. Y así, entre dudas y sombras, Hamilton fue campeón. Un título recordado más por los errores que por los aciertos. El último de una era para la F1 importante: la energía eléctrica sacaba la cabeza.



2009 fue un año de transición, por así decirlo. Hamilton tuvo que aprender que no todo es ganar, y con un McLaren que fue de menos a más, consiguió fortalecerse por encima de Heikki Kovalainen. En 2008 Hamilton destrozó al finés, mientras que en 2009 lo pulverizó. Kovalainen terminaría en Lotus para 2010, con Button llegando a Woking: un hueso duro de roer para Hamilton.



Los tres años que compartieron equipo fueron cambiantes. En 2010 la tremenda igualdad vivida en pista permitió a ambos pelear el título contra Webber, Vettel y Alonso. Ya en 2011, Hamilton entró en una espiral de excesiva agresividad  y Button fue el único que pudo poner un poco en apuros a Sebastian Vettel. En 2012, las cosas terminaron cayendo en picado y se fraguó el divorcio entre McLaren y Hamilton: el inglés iba directo al proyecto de Mercedes con Ross Brawn al frente. Muchos criticaron dicho fichaje, pero el tiempo dio la razón a Lewis.



Los dos títulos conseguidos con la marca de la estrella de tres puntas hablan por sí solos. En estos últimos tres años, Hamilton ha conseguido más de la mitad de sus victorias (31 entre 2014 y 2016 vs 22 entre 2007 y 2013), y casi la mitad de las Pole Positions que tiene en su haber. Lewis siempre ha sido un hombre rápido a una vuelta, como su ídolo Ayrton Senna. 2017 marca el fin de una década que sitúa al británico como el segundo piloto de la historia con más victorias y el tercero con más Pole Positions. ¿Seguirá sumando en 2017? Australia, de nuevo, marcará el inicio de una nueva temporada, como hace 10 años.

Usuario no registrado Queremos saber tu opinión
¿Nuevo en SoyMotor.com? ¡Bienvenido! Regístrate aquí para participar.
Scroll To Top