GP de Brasil - Carrera

Esta vez sí, Rosberg hace valer la Pole y agota sus opciones de título

Quinta victoria para Nico, que llegará a Abu Dabi 17 puntos por debajo de Hamilton

Lewis estuvo en zona de DRS con el alemán, pero no quisó intentar el adelantamiento

Massa, sin opciones de acercarse a Mercedes, celebra un podio con su afición

Räikkönen frenó las opciones de Alonso de atacar a Vettel y el español acaba 6º

Button completa otra nueva actuación y lleva al McLaren a la quinta plaza

Bottas, décimo, después de verse lastrado con dos paradas en boxes nefastas

AmpliarNico Rosberg en el podio de Brasil - LaF1Nico Rosberg en el podio de Brasil

Monza. Sochi. Austin. La sombra de Hamilton es muy alargada y Rosberg fue envuelto en su penumbra varias veces. Pero para crecer es necesario aprender de los errores que se cometen y sobreponerse a la presión que se exige a todos los que aspiran a ser campeones. Lewis ya superó esa etapa hace tiempo, y Nico lo ha comenzado a hacer de verdad en Interlagos. Aunque puede que lo haya hecho demasiado tarde…  

17 puntos con 50 en juego en Abu Dabi. Así está ahora la diferencia entre ambos compañeros de Mercedes después de que el alemán no desaprovechara la primera posición que consiguió el sábado como hizo una semana antes en suelo estadounidense. Suya fue en todo momento, desde una salida exageradamente limpia para lo que estamos acostumbrados a ver en la pista brasileña hasta el banderazo final, aunque anotarse su quinta victoria no le fue fácil.

Hamilton jamás se conforma y lanzó un ataque demoledor a Rosberg en la distancia antes de hacer su segunda parada. Antes de pasar por boxes marcó la vuelta rápida en ese momento bajando a 1:14 cuando se rodaba en 1:15. Un registro brutal que se fue al garete cuando la mezcla de riesgo y degradación de neumáticos le explotó en la curva 4. Salida de pista y cruzada bestial que pudo suponerle una desgracia. Pero no se vino abajo…

Lejos de calmarse por un susto que habría dejado tieso a cualquiera, el británico hizo bueno su apodo de 'Hammertime' y fue capaz de dejar la distancia de siete segundos con Nico en la zona de DRS a base de vueltas rápidas. La sombra volvía a aparecer en los espejos de Rosberg más amenazante que nunca, pero esta vez no se amedrentó. Aguantó la calma y el empuje de Lewis, que no lanzó el ataque final pensando más con la calculadora que con el corazón.

A un mundo de la pelea entre los dos gladiadores de la estrella, nada menos que 40 segundos, terminó un eufórico Massa. Su sonrisa fue la que más lució en el podio a ritmo de samba y cánticos de la fiel afición brasileña, pero tuvo no pocas trabas para poder llegar hasta ahí. La primera, un Stop&Go de cinco segundos por superar el límite de velocidad en el pit lane, y la segunda, un fallo de apreciación que le hizo detenerse en el box de McLaren en lugar del suyo.

Más ajetreada aún fue la carrera de su compañero finlandés. Bottas empezó tras él y terminó llevándose un solo punto. Bastante para todo lo que le pasó. Perdió mucho tiempo al parar por primera vez cuando un mecánico tuvo que apretarle unos cinturones que estaban demasiados flojos, y volvió a ceder más en su segundo paso por el garaje mientras le quitaba algo que tenía incrustado en el alerón delantero y que le había mermado el ritmo.

Así, detrás de Felipe el que terminó fue Button. El de McLaren, como el resto, tuvo que ir adelantando a todos los que intentaron evitar una estrategia de tres paradas. Hulkenberg, Kvyat, Sutil… Pero el que más problemas le dio fue Räikkönen. El finlandés fue el único que logró para dos veces y vencer a la alta degradación de los neumáticos. El reasfaltado convirtió Interlagos en una auténtica freidora que hacía surgir un agresivo blistering en las gomas.

Por eso, Kimi vendía muy caro sus adelantamientos. Sino, pregúntenle a Alonso. Después de dejar atrás a Magnussen, Fernando iba a la caza de Vettel, al que pasó en la salida, pero luego le recuperó la posición con su segunda parada. Estaba a 1.5 segundos del alemán cuando se encontró a su compañero. Lejos de dejarle pasar para que intentara alcanzar a Sebastian, se hizo todo lo grande que pudo ante la mirada ajena del muro de Ferrari.

Finalmente, el español logró pasarle y acabar delante de él como manda la costumbre, pero una vez que lo hizo Vettel ya era inalcanzable. Tuvo que quedarse en la sexta posición después de retener gran parte de la carrera a los dos Red Bull con todo su esfuerzo. Por cierto, Ricciardo no rascó ningún punto. Sus frenos le fallaron, y tuvo que retirarse para evitar el accidente. No abandonaba desde la segunda cita en Malasia.

Hulkenberg fue el último en puntuar siendo octavo. Al borde de hacerlo se quedó Kvyat, que comenzó penúltimo por cambiar su motor en Austin y acabó a seis décimas de Bottas. Todo un logro si nos fijamos en Pérez, que salió junto a él también por sanción y acabó 15º. Sutil, que se dejó todas sus opciones en boxes, y Grosjean, que se retiró en medio de una humareda, cerraron la clasificación y las desgracias. Solo queda una. Abu Dabi. Lo bueno se acaba.

Si te interesa esta noticia
Usuario no registrado Queremos saber tu opinión
¿Nuevo en SoyMotor.com? ¡Bienvenido! Regístrate aquí para participar.
Scroll To Top