La fiabilidad, clave para ganar este año

Alonso: "Tenemos que buscar la perfección en todo lo que hagamos"

"Es un año muy difícil y tenemos que hacer lo posible para no fallar en nada"

Cargando vídeo...

"Esperemos… pero en el deporte no se pueden hacer promesas. Nadie puede decir el año que viene voy a ganar o el año que viene no voy a ganar. Todo hay que desarrollarlo y hay que ver cómo van las cosas. Pero que tengo ganas de conseguirlo, eso seguro". Por ambición y deseo no será, pero los V6 ni si quiera se han bautizado todavía y es pronto para aventurar cómo será el 2014, por eso Fernando Alonso prefiere dejar que se desarrollen los acontecimientos.


Como todos los que quieren el bien del bicampeón español, la extrovertida Daniela, una afortunada niña de nueve años, está deseosa de ver a su ídolo levantar su tercera corona y ha aprovechado su privilegiada posición de 'periodista por un día' que le ha dado el Banco Santander para preguntarle directamente al asturiano. Lógicamente, no se moja, pero sabe a pies juntillas lo que él y Ferrari deben hacer para conseguirlo: "El límite que nos tenemos que poner es el de buscar la perfección en todo lo que hagamos. Es un año muy difícil, con muchos cambios en las normas y tenemos que hacer lo posible para no fallar en nada".



Siempre tienes una rabia grande cuando las cosas no salen bien



Además del trabajo conjunto con la Scuderia, Fernando actuará con su filosofía de siempre, esa que tan bien le ha funcionado, para alcanzar su objetivo. Algo que el samurái que guarda sus espaldas se encarga de recordárselo: "Tener siempre presente que hay que luchar, que las cosas no llegan por sí solas, que vas a tener que tener una constancia y un método en todo lo que hagas en la vida".



Apoyo de sus más fieles aficionados, como Daniela, no le faltará. Cuando el viento frena de cara, todo ellos están ahí para empujar y Alonso intenta devolverles todo su cariño siempre que puede: "El apoyo que te da la gente o cuando te piden un autógrafo o te piden una foto en el aeropuerto o en un hotel… pues un poco te llama la atención, porque que tengan esa admiración por ti pues es siempre difícil de asimilar. Te llena de alegría y de orgullo e intentas satisfacerles".



Compartir una conversación con todo un campeón como el español no ocurre todos los días, por eso Daniela ha querido preguntarle por sus emociones más personales. Por ejemplo, qué siente cuando pierde. "Siempre tienes una rabia grande cuando no salen las cosas bien. No llorar, porque quizás no llegas a ese extremo. Pero sí que cuando las cosas no salen bien o hay una carrera que no puedes acabar, que tienes que retirarte y ves por la tele como está corriendo los demás coches hay una sensación de angustia y de mal cuerpo que te queda", explica el Fernando, que no pudo contener sus lágrimas de rabia en Abu Dabi 2010, la mayor decepción de su carrera.



Hasta que no tenía 16 o 17 años, no sabía si iba a ser piloto, abogado o fontanero



Pero con lo que uno se debe quedar es con las alegrías, que son las que dan vida. Y no hay momento más feliz para un piloto que descorchar el champán sobre el podio. ¿De quién se acuerda cuando sube a él?: "Hay veces que estás muy agradecido al equipo, cuando estás en el podio los ves a todos allí debajo e intentas celebrarlo con ellos porque te han ayudado a conseguir la victoria. Hay otras veces que siempre te acuerdas de tu familia, de tus amigos más cercanos o de algún amigo en especial que ha ido a esa carrera y que va a estar en el podio e intentas buscarle con la mirada cuando están sonando los himnos".



Alonso también confesó a la joven periodista que tardó en saber que quería ganarse la vida con un volante entre sus manos: "No lo decidí nunca. Empecé desde muy niño a correr en karting y luego en fórmulas anteriores a la Fórmula 1 y las cosas iban sucediendo de una manera natural. Sin forzar nada, ibas subiendo de categorías por los resultados, por las ayudas, por los sponsors que tuve y luego ya cuando estuve en la Fórmula 1 pues ya sí que quería quedarme allí. Creo que hasta que no tenía 16 o 17 años, no sabía si iba a ser piloto, abogado o fontanero. No lo sabía". Por suerte, no eligió las cañerías…

Usuario no registrado Queremos saber tu opinión
¿Nuevo en SoyMotor.com? ¡Bienvenido! Regístrate aquí para participar.
Scroll To Top