CURIOSIDAD

¿Qué pasa si pongo Diesel a mi coche gasolina?

Las posibilidades de error de repostaje se han reducido bastante

Ampliar¿Qué pasa si pongo Diesel a mi coche gasolina? - SoyMotor.com¿Qué pasa si pongo Diesel a mi coche gasolina?

En estos tiempos de prisas, a veces las cosas más sencillas se nos pasan por alto. Acciones de pura rutina, que hacemos sin pensar. Algunas no tienen mayores consecuencias que la sonrisa autocompasiva por nuestro error, como cuando ponemos azúcar en vez de sal en la comida. Pero otras tienen consecuencias más severas, y una de ellas es la de repostar Diesel en un coche gasolina, bien porque es el coche de un familiar, o de alquiler, y como el nuestro utiliza otro combustible, no lo pensamos.

Hasta hace unos años, la anchura del depósito era muy similar entre coches gasolina y Diesel, unido a que las mangueras de combustible tenían un conducto final de igual tamaño. Eso podía provocar con suma facilidad el error en el combustible. Pero en los automóviles relativamente nuevos –de entre 4 y 5 años, más o menos–, las posibilidades de error de repostaje se han reducido bastante, porque el tamaño de las entradas de depósito son diferentes según el combustible que use el coche, y las gasolineras se han adaptado cambiando también: el boquerel de una manguera Diesel es más ancho que el de una manguera de gasolina, por lo que es casi imposible echar gasóleo a un coche con motor de gasolina. Sin embargo, a la inversa sí que se puede, ya que la manguera de gasolina entraría perfectamente en la boca del depósito de un coche Diesel. También existen gasolineras en las que, aunque selecciones una manguera incorrecta, no fluye el combustible, puesto que no se ha dado la orden de suministrar a esa manguera concreta.

Por lo tanto, primer truco: si no entra, no lo fuerces. Pero si se da el caso que la manguera entra y repostas tranquilamente el combustible que no es, tienes un problema. Si te has percatado del error, lo mejor es que no arranques el coche, sino que llames a la grúa y que un mecánico drene el depósito con las medidas de seguridad oportunas. No debería haber más problema. Eso sí, suele realizarse la siguiente operación para asegurar la total limpieza: se llenan cinco litros y se rueda con el coche hasta entrar en reserva o estar cerca del agotamiento con el testigo encendido, y luego se llena el depósito. Una vez consumido un cuarto, debe volver a llenarse. Eso permite la limpieza, pero también que la bomba de combustible funcione correctamente, por si hubiera podido verse levemente afectada.

Pero si arrancamos, las consecuencias son diferentes según se trate de un motor gasolina o uno Diesel, y de la cantidad de combustible que hayamos repostado. Si ponemos Diesel en un gasolina, el motor arrancará, pero se detendrá poco después, al ser el combustible con menor poder calorífico y que no deflagrará por acción de la chispa de la bujía. Sin embargo, por poco que haya estado en marcha, el problema puede ser importante. El combustible habrá 'aceitado' partes esenciales del motor, por lo que no sólo habrá que drenar el depósito, sino afrontar una limpieza del motor algo más profunda. Habrá que limpiar los conductos, y también los inyectores, una de las peores reparaciones que podemos afrontar –dado su alto precio– porque podrían haber quedado dañados y habrá que cambiarlos por unos nuevos. Si el coche es de carburación, probablemente bastará con desmontarlo y limpiarlo, con suerte no será necesario cambiarlo. En función de los kilómetros recorridos y la cantidad de combustible, no es descartable que el catalizador haya quedado también afectado.

En el caso contrario, gasolina a un motor Diesel, los problemas son algo mayores. En primer lugar, el coche arrancará y circulará, expulsando un denso humo blanco y dando tirones, emitirá ruidos extraños hasta detenerse. Muy posiblemente la bomba de combustible –tanto la del depósito como la de inyección– y los filtros estarán dañados, y también los inyectores. En cualquier caso, el coste de la reparación no será bajo: si los daños son severos y el vehículo ya cuenta con algunos años, puede que sea cuestionable si merece la pena afrontar el proyecto.

Realizado el daño, se plantean varias dudas. Por ejemplo, si el seguro se hace cargo de la reparación. Vete olvidando. Has cometido una negligencia, por lo que la responsabilidad del siniestro es totalmente tuya, y tendrás que asumir el coste íntegro de la reparación, puesto que hay una falta del cuidado debido ante una acción realizada por el propio conductor. Ninguna póliza de seguro te va a cubrir un daño así. Pero lo que sí que te cubrirán es el traslado del coche en grúa hasta el taller que indiques, pues eso forma parte de la cobertura básica de todo seguro.

Puede que pienses que como tu coche aún está en garantía de la marca, ésta se hará cargo de las reparaciones. Pero obviamente volvemos a encontrarnos con la misma respuesta. La marca te cubre defectos de fabricación, no errores o el mal uso que puedas infligir a tu automóvil. Y obviamente, equivocarse de combustible es una de las acciones que se engloban en esos términos. Por supuesto, lo mismo ocurre en el caso de coches de alquiler, en cuya letra pequeña aparece que los daños que causes son responsabilidad tuya, y desde luego, aunque puedas contratar un seguro, este nunca cubre una negligencia como la que estamos tratando.

En cualquier caso, es una circunstancia que se da más a menudo de lo que pensamos. No tenemos aún los datos de 2016, pero en 2015 el RACE –Real Automóvil Club Español– asistió a 9.666 vehículos, de los cuales 5.539 habían echado gasolina a un coche Diesel, y 4.127 en el caso contrario.

 

¿Y SI ES UN EMPLEADO DE LA GASOLINERA EL QUE COMETE EL ERROR?

En ese caso, la buena noticia –dentro del problema– es que la estación de servicio es responsable. Nos encontramos en el ámbito jurídico de la responsabilidad extracontractual, regulada en el artículo 1902 del Código Civil: "el que por acción u omisión causa daño a otro, interviniendo culpa o negligencia, está obligado a reparar el daño causado". Eso sí, tenemos un año para proceder a reclamar desde el momento en el que se produjo el daño.

Como elemento probatorio fundamental, debemos conservar el ticket de pago de la gasolinera, donde deberá constar qué tipo de combustible solicitamos, además del día y hora. Por supuesto, también la factura de reparación del mecánico, o de las actuaciones que se hayan llevado a cabo para reparar el vehículo. No menos importante, solicitar en nuestra demanda las grabaciones de vídeo donde se vea al operario introducir el combustible en nuestro vehículo. Tampoco es descartable la confección de un informe pericial sobre el vehículo que atestigüe los daños sufridos, el tipo de combustible que se encontraba en el vehículo, y si los daños pueden ser producidos por este error.

Existen numerosas sentencias al respecto: Sentencia de la Sección 3ª de la A.P. de Tarragona de 28 de enero de 2005 (Rollo 2/2004), Sentencia de la A.P. de Valencia 111/2012, de 21 de febrero, o Sentencia de la A.P. de Palencia, de 23 de marzo de 2010, entre otras.

De todos modos, lo mejor es estar muy atentos en el momento en el que vamos a repostar, bien sea nosotros, bien sea por un operario de la gasolinera, y comprobar que la manguera escogida es la que corresponde con el combustible que nuestro vehículo precisa. Nos ahorraremos muchos problemas a cambio de un momento de atención.

Para comentar o votar INICIA SESIÓN
4 comentarios
Imagen de ralonso

[#2 superduke] Estimado superduke, apreciamos tus valoraciones sobre la noticia y ya hemos subsanado esa expresión confusa. Está claro que antes no se entendía bien la frase. Sí hay coches de carburación con catalizador, desde luego. No es lo más común, pero ocurrió a finales de los 80 y a principios de los 90 a escala masiva.

Por lo demás, hemos aprovechado para revisar la redacción de algunos pasajes que, sin ser erróneos, quizá pongan demasiado énfasis en aspectos no tan importantes y hemos dejado ligeros algunos otros.

Imagen de F1_Team

[#2 superduke] Lo mismo estaba pensando yo, y sobre todo en los de carburación.

Imagen de superduke

Yo no se con que autoridad se escriben estos artículos que no tienen el más mínimo rigor. Se puede leer que si el motor es de carburación se estropea el motor y el catalizador. Pero donde hay un coche de carburación con catalizador? Vamos a dejar claro este tema: echar gasolina en un motor diésel haría correr peligro la bomba de alta presión y los inyectores que necesitan la lubricación del gasoil durante su funcionamiento. Sin embargo echar gasoil en un motor de gasolina, dependiendo de la proporción de gasoil/gasolina, hará fallar el motor o incluso provocar su parada. Habrá que limpiar el circuito y echar gasolina. Me fastidia leer tantas mentiras de una página para los amantes del motor. Un poco de rigor, por favor.

Imagen de Sin licencia

Muy interesante el artículo. También he oído alguna vez (incluso dicho por algún mecánico) que en los motores diésel es bueno echar de vez en cuando unos 5 litros de gasolina y el resto rellenarlo con diésel, porque así se limpian los inyectores y no se qué. No sé cuánto de verdad tiene esto, yo por si acaso nunca lo haría.

Usuario no registrado Queremos saber tu opinión
¿Nuevo en SoyMotor.com? ¡Bienvenido! Regístrate aquí para participar.
Scroll To Top