CONTACTO

Probamos el Ferrari 488 GTB en Cheste: confianza veloz

Con motivo del evento Ferrari Challenge

Motor turbo de 3.9 litros V8 y 670 caballos

AmpliarFerrari 488 GTB - SoyMotor.comProbamos el Ferrari 488 GTB en Cheste: confianza veloz

El pasado fin de semana, con ocasión de la primera cita del Ferrari Challenge Europe que se celebró en el Circuit de la Comunitat Valenciana Ricardo Tormo de Cheste, SoyMotor.com tuvo la oportunidad de ponerse a los mandos de un Ferrari 488 GTB durante la Corse Clienti celebrada en el trazado valenciano; una toma de contacto que podéis ver en el siguiente vídeo.



El modelo a nuestra disposición, acompañados de un piloto oficial de la marca, era de color 'giallo modena', lo que ya nos introducía en la arraigada tradición del constructor modenés. El aspecto del coche no deja indiferente, y es la evolución que, desde el 360 Módena, pasando por el 430 y el 458 Italia, ha llegado hasta un 488 que se caracteriza por ser, como buen deportivo, muy bajo. Tanto, que nos preguntábamos cómo rodar con él por las calles cada vez más atestadas de badenes. 



Bajo del capó trasero, tras el cristal, podíamos ver el premiado motor V8 de 3.9 litros con dos turbocompresores y 670 caballos, que acelera de 0 a 100 kilómetros/hora en 3 segundos, con una velocidad punta de 330 kilómetros/hora, lo que le hace más rápido que un 458 Speciale, que un Lamborghini Huracán o un McLaren MP4-12C. 



A los mandos, la sensación es de estar hecho a medida. El espacio no abunda en este biplaza, pero para una estatura media es prácticamente perfecto: todo esta a mano, y el asiento de corte deportivo te abraza para retenerte de las sacudidas que están por venir. Con el motor en marcha, el sonido ronco del V8 invade la cabina, pero no hasta el punto de impedir una conversación, algo que cambiará a altas velocidades, pese a que la insonorización es óptima: podíamos intercambiar algunas palabras con Gianpaolo, nuestro instructor, sin dificultades.



La palabra que mejor definiría al 488GTB es confianza. Te la infunde de inmediato en cuanto aceleras. Por supuesto, la patada del propulsor es directa, e incluso acabamos por anticipar a nuestro cuerpo a la sacudida. Pero el coche no se inmuta. Su aplomo es absoluto tanto en recta, como en curva, pero por supuesto se hace más evidente en estas. Aunque no llevamos el coche al limite de sus posibilidades -límite muy alto, por otro lado–, el paso por curva era preciso, a lo que ayudaba una dirección directa y sensible a cada leve movimiento. Cheste, conocido por algunas curvas cerradas, no impidió que con pequeños movimientos de volante pudiéramos pasar por ellas, la mayoría en tercera marcha de las siete con las que cuenta el Ferrari.



ferrari_488_gtb_interior.jpg



Decíamos que el coche tiene un aplomo espectacular. En ninguna curva dio síntomas de agotamiento de un agarre que parecía infinito. A eso, sin duda, ayudaba el exhaustivo trabajo aerodinámico desplegado en Maranello, desde el frontal hasta el difusor trasero con aletines activos y un ángulo de incidencia muy acentuado, lo que se suma a unos bajos de coche totalmente carenados. El 488 GTB se pegaba al asfalto, y pedía más, siempre dentro de la confianza de que en ese más allá, el coche iba a mantener su respuesta noble.



En la recta, la aceleración era incansable. Las levas tras el volante tiene un toque muy agradable y preciso, y su tamaño las hacen funcionales en casi cualquier posición en que se encuentre el volante. Pero con el pie a fondo, el motor subía de vueltas hacia la zona roja con mucha alegría, y los cambios eran tan rápidos que no se perdía nada de aceleración, de modo que la escalada en el cuentakilómetros era imparable, de no ser por la llegada de la curva. Precisamente los frenos, sobre los que nos recomendaron hacer un uso intensivo para detener el deportivo, actúan de manera impresionante, sea con un leve toque o con un uso intenso. Lo mismo ocurre con la simple retención del motor: levantar el pie de golpe conllevaba una súbita desaceleración.



ferrari_488_gtb_lateral.jpg



Por supuesto, el coche estuvo siempre en su zona de confort, mientras nosotros intentábamos con cautela vislumbrar las posibilidades del mismo. Y estas se auguran inmensas. El 488GTB es sin duda un coche fácil de llevar, cómodo en el manejo y en el confort pese a ser un deportivo de alto rendimiento, y que tiene esa complacencia con quienquiera que se coloque tras el volante de hacerlo sentir un piloto.

Tienda SoyMotor Ferrari
Usuario no registrado Queremos saber tu opinión
¿Nuevo en SoyMotor.com? ¡Bienvenido! Regístrate aquí para participar.
Scroll To Top