¿Quién dijo que el motor era caro?

FocuXtreme, la reivindicación del rally como deporte popular

La FocuXtreme Challenge es un certamen monomarca de rallyes sobre tierra y asfalto

Su propósito fundacional es permitir disfrutar del motor a un precio asequible

Los vehículos inscritos son Ford Focus Mk1 de tres puertas, 1600cc, 16 válvulas y 100CV

Con casi 30 coches por evento, afronta el nuevo curso con saludable popularidad

AmpliarFocuXtreme, la reivindicación del rally como deporte popularFocuXtreme, la reivindicación del rally como deporte popular

Emoción y adrenalina a raudales al alcance de todos los bolsillos. Así es la Challenge FocuXtreme, una competición monomarca catalana que este año celebra su cuarta edición consolidada ya como una de las opciones más populares entre la comunidad del rally. ¿Cuántos eventos pueden presumir de contar con casi 30 inscritos en cada una de sus pruebas? Rota la máxima de que el motor es inaccesible, el certamen ultima los detalles de una nueva temporada en la que por primera vez incluirá tramos de asfalto a su calendario, hasta ahora integrado únicamente por contrarrelojes sobre tierra.

Su esencia y razón de ser es la voluntad de humanizar los rallyes para acercarlos a la gente corriente. Sus corredores y campeones son personas con una profesión normal fuera de las pistas, unidas por la pasión por el motor y la sed de adrenalina que las empuja a reunirse periódicamente para dar rienda suelta a su locura en un ambiente rico tanto en competitividad como en compañerismo. 

 

 

Concebida por el piloto Lluís Pérez, la categoría debe su nombre al coche sobre el que versa su reglamento técnico: el Ford Focus Mk1 en su variante de tres puertas y 100 caballos de potencia, fabricada entre 1998 y 2004. El éxito del modelo en el segmento de producto lo convierte en un vehículo muy accesible en el mercado de segunda mano, donde su precio oscila los 1.500 euros. En acción, el Focus es gentil y manejable en el paso por curva, donde es capaz de danzar a discreción del piloto. Su suspensión trasera independiente le otorga un equilibrio sorprendente sobre el tren posterior, así como grandes dosis para quien viaja detrás del volante. Su reducida potencia limita el estrés físico, pero es toda una bestia que domar cuando corre el cronómetro, más cuando unos pocos segundos marcan la diferencia entre la victoria y la derrota.

Para transformar el Focus en una máquina de correr, la organización suministra un kit de preparación obligatorio valorado en 2.100 euros. En vez de vitaminar sus prestaciones mecánicas, representa una optimización de los atributos que ya posee el modelo. Incluye volante y piña de competición, pero la nota más curiosa es su sistema de frenos Galfer, que es calcado al que usan los monoplazas de la Fórmula 4. También proporciona un arco de seguridad con protecciones, backets homologados con sus correspondientes guías y arneses, kit de láminas antideflagración FIA, barra de refuerzo de los torretes de suspensión, juego de faldillas guardabarros, desconectador con cable tirador homologado, juego de cierras de seguridad del capó, juegos de seguridad interior y, por supuesto, un sistema de extinción automático más un extintor manual.

 

 

Calculadora en mano, una temporada completa de la FocuXtreme se salda con un presupuesto de 8.000 euros. Si ya se posee un coche en propiedad, los gastos caen hasta los 3.000 o 4.000 euros. Estos incluyen la inscripción (750 euros), la participación en las pruebas (1.620 euros en total) y 12 neumáticos, seis de ellos de asfalto y otros seis de tierra (1.500 euros en total). "Un campeonato así es lo que yo habría deseado encontrar cuando empezaba en los rallyes”, explica su organizador Lluís Pérez. “Es una fórmula que combina un modelo popular, fácil de encontrar y muy robusto. Une todas las necesidades a la vez”.

El curso comienza en abril y abarca seis tramos ubicados en suelo del Principado. En sus orígenes sólo eran contrarrelojes sobre tierra, pero en 2016 toca dar el siguiente paso y la mitad de los eventos serán sobre asfalto. Para la clasificación computan todos los resultados sin posibilidad de hacer deducciones. Paralelamente al título general, se desarrolla el ColinXtreme, un desafío específico de cada prueba en el que un panel de expertos premia el desempeño de los pilotos en una sección de especial complicación. Al terminar el año, los mejores pueden desplazarse al Reino Unido para hacer un test a los mandos de un Ford Focus R2 del equipo M-Sport. Los campeones reciben la posibilidad de participar al año siguiente en el Campeonato de Cataluña de Tierra en la categoría de dos ruedas motrices con un Ford Focus ST de 172 caballos de potencia, facilitado por la organización.

Las inscripciones de la FocuXtreme 2016 aún están abiertas. Si la gasolina es tu pasión y siempre has querido batirte contra el cronómetro, ¿por qué no lo intentas? 

Usuario no registrado Queremos saber tu opinión
¿Nuevo en SoyMotor.com? ¡Bienvenido! Regístrate aquí para participar.
Scroll To Top