ARTÍCULOS SOYMOTOR.COM

Pirelli P Zero: 30 años al servicio del rendimiento

AmpliarPirelli P Zero: 30 años al servicio del rendimiento - SoyMotor.comPirelli P Zero: 30 años al servicio del rendimiento

Todo comenzó con la competición y esa necesidad imperiosa de disponer de un neumático de alto rendimiento hecho a medida para obtener los mejores resultados posibles. Una rueda que se adaptase perfectamente a los requisitos de una bestia a la que había que calzar con zapatos únicos. Hablamos de 1986, hablamos del Lancia Delta S4 del Grupo B de Rallies y hablamos, por supuesto, del Pirelli P Zero.

 

DÉCADA DE LOS 80

Corrían los últimos meses del año 1985, cuando Lancia, con Cesare Fiorio a la dirección deportiva, presentó su nueva arma para el Campeonato del Mundo de Rallies, el sustituto del 037: el Delta S4, con motor turbo en posición trasera, carrocería de fibra y entre 450 y 500 caballos. Su debut, en noviembre de 1985 en el RAC Rally de Inglaterra, les dio un doblete. Pero para domar el coche hacían falta unos neumáticos a la altura, así que Lancia pidió a su socio, Pirelli, unas ruedas a medida. Unas ruedas que se llamarían P Zero.

El Lancia Delta S4

El debut de las ruedas no está claramente definido en los archivos de la marca, pero todas las fuentes apuntan al Rally de San Remo de 1986, prueba no exenta de polémica en la que la victoria fue a parar al Lancia de Markku Alén todavía en liza por el campeonato tras la descalificación de los Peugeot por tener un dispositivo antirreglamentario. Aunque los P Zero seguirían con su camino por el deporte hasta llegar a nuestros días, ésa es una historia que merece un capítulo aparte.

Porque los neumáticos hechos a medida dieron el salto a las carreteras públicas y estuvieron al alcance del consumidor a partir de 1987. Claro, que no de cualquier consumidor, sino de uno muy especial: aquel que poseyese un Ferrari F40. Sí, era un 21 de julio cuando Enzo Ferrari, con 89 años, habló durante la presentación del coche en Maranello: "hace poco más un año expresé a mis ingenieros mi deseo de construir un coche que fuera el mejor del mundo. Aquí está ese coche". Luego, con el micrófono abierto, se escaparon aquellas palabras surgidas del corazón de quien veía recuperado el cetro de poseer el mejor coche del mundo: "bello, molto bello". Poca gente se percató de los neumáticos, deslumbrados por el aspecto rompedor del coche, pese a que eran una pieza importante.

Porque para transferir la fuerza del motor biturbo de 2.9 litros y 478 caballos del F40, Pirelli había creado los primeros P Zero de calle, fabricados siguiendo las especificaciones técnicas de tan especial vehículo para poder permitir que el potencial del coche tuviera la debida respuesta en la carretera. Se trataba de los primeros neumáticos de 17 pulgadas originales, así como la primera vez que los neumáticos delanteros y traseros tenían diferentes medidas: 245/40 delante, 335/35 detrás. Y para garantizar las altas prestaciones, se usó kevlar en la estructura del neumático en el punto de unión con las llantas, lo que aumentaba la rigidez estructural, necesaria en un coche tan extremo, unido a una reducción de peso de un 10%, además de una diferente banda de rodadura en la superficie del neumático, con el exterior pensado para seco y la banda central más enfocada hacia la evacuación de agua. Y esos fueron los zapatos que todo coche de alto rendimiento quiso calzar desde entonces.

Póster del Ferrari F40 con los primeros Pirelli P Zero de calle

Pero no por una cuestión de modas, sino de pragmatismo: porque cuando se fabrica un neumático a medida, los resultados que pueden obtenerse del coche son mejores, ya que ese neumático ha sido pensado para las necesidades del deportivo que debe usarlos. Y por ello, Lamborghini llamó a Pirelli para que fuese la encargada de calzar a la edición especial del Lamborghini Countach por el 25 aniversario de la marca de Sant’Agata Bolognese, un modelo revisado que mantenía el motor V12 de 5.1 litros del 5000 QV, con sus 420 caballos. Para tan especial Countach, Pirelli pasó a producir las ruedas de 345/35 en radio de 15 pulgadas, algo que aumentaría poco después a 16 pulgadas para el raro Alfa Romeo ES30 Zagato, o SZ, de 1989, que con su motor de 3.0 litros V6 entregaba 210 caballos, modestos si se quiere comparados con los anteriores, pero que también usaba medidas diferentes en el eje delantero, 205/55, que en el trasero, 225/50.

Fue en ese momento, 1989, cuando los Pirelli P Zero pasaron a estar oficialmente en el catálogo del fabricante milanés, con ocho tamaños diferentes disponibles y diámetros de 15 a 17 pulgadas. Y como Lamborghini había quedado tan satisfecha de los neumáticos del Countach 25 Aniversario, pidió que equipasen al nuevo nacido: el Lamborghini Diablo, surgido en 1990, un coche con 492 caballos de potencia provenientes de su motor V12 de 5.7 litros. El heredero y sustituto del Countach necesitaba la misma precisión en el contacto con el asfalto para poder transferir toda la potencia, por lo que Pirelli mejoró la banda central con surcos de mayor profundidad y unas bandas laterales ligeramente laminadas para aumentar el agarre en seco. La estructura utilizada para su fabricación era exactamente igual a la de los neumáticos de F1 que Pirelli usaba ese año.

Lamborghini Countach con neumáticos Pirelli

Lamborghini Countach - Calendario Pirelli 1986  © Helmut Newton

 

DÉCADA DE LOS 90

Ante tal cuidado al diseño personalizado y al óptimo rendimiento, no es una sorpresa que en el Salón del Automóvil de Ginebra de 1991, el P Zero fuese nombrado "neumático de referencia para la industria de los especialistas en personalización". El P Zero era el mejor neumático, en tan sólo cuatro años, para los coches deportivos de alto rendimiento, el lugar al que mirar para poder asegurar que el modelo en concreto pudiera tener la tranquilidad de contar con unas gomas que iban a responder siempre. Pero Pirelli no se dormía en los laureles y, en 1992, presentó los P Zero de 18 y 19 pulgadas. Sería el Ferrari 512TR, evolución última del mítico Testarossa, el que equiparía unos neumáticos de 235/40 delante y 295/35 en la parte trasera, lo que dejaba más espacio para el sistema de frenos y amortiguadores, una mayor huella en el suelo y una mayor comodidad de conducción. Ferrari se rindió finalmente a Pirelli y, a finales de ese año, ya equipaba a toda la gama de modelos de Maranello, incluído el 456 GT y el 348.

A la vuelta de la esquina había una revolución. Era el año 1994 y Pirelli presentó los P Zero System, pensados para luchar contra el aquaplaning, algo que nadie quiere y menos en un deportivo de tanta potencia. Se trataba de diferentes diseños en la banda de rodadura en ambos ejes, con el foco puesto en el delantero, el de la dirección. El primer vehículo en utilizarlos fue el Ferrari F355, un coche que simbolizó el resurgimiento de Ferrari en el plano comercial con un producto de alta calidad, y que con su V8 de 3.5 litros daba una potencia de 380 caballos. Pero Pirelli no quiso ceñirse únicamente a los grandes deportivos, de modo que ese año amplió el abanico del radio de los neumáticos P Zero: ahora podían ir de 15 a 20 pulgadas, lo que significaba que un Volkswagen o un BMW, por citar dos marcas de éxito en las ventas, podían utilizar los P Zero, que se distinguían por fin a la vista por tener su nombre pintado en el amarillo corporativo de la marca de la ‘P lunga’.

Ferrari F355 con el P Zero System

Póster de Pirelli sobre el Ferraru F355 y su P Zero System

 

DÉCADA DE LOS 00

En la larga carretera recorrida por el neumático atelier de referencia, el año 2000 marca otro hito, cuando apareció el P Zero Rosso, diseñado para combinar tanto la deportividad como la comodidad. El carácter asimétrico de la goma no se perdió, sobre todo la banda semilisa central para garantizar una aceleración óptima, pero ahora los hombros eran más anchos en los laterales para garantizar un comportamiento más cómodo en la carretera. Con él, se consiguió que Porsche aprobase toda la gama de P Zero para sus modelos, y el 996 los llevaba equipados de serie. Y junto a ello, se produjo el desembarco en un nuevo segmento de automóviles, el creciente de los SUV, con el Scorpion Zero.

Con el vigésimo cumpleaños del P Zero llegó una nueva vuelta de tuerca en la gama: el uso de nuevos materiales, nuevas nanotecnologías de construcción y un nuevo diseño asimétrico. Había que garantizar que los nuevos supercoches, capaces de rodar a 370 kilómetros por hora y más allá, tuviesen un neumático que soportase las altas demandas que esas velocidades suponían, así como las cargas tanto verticales y horizontales que se le trasladaban al neumático. La solución fue una tecnología que aseguraba una casi inexistente deformación de la banda de rodadura cuando se le requería al máximo y un casi nulo desgaste tras un uso intensivo, lo que alargaba la vida útil de las gomas pese a haber abusado de ellas.

P Zero Rosso

 

DÉCADA DE LOS 10

Llegamos así al año 2010. El Lamborghini Gallardo LP 570-4 Superleggera requería de unos neumáticos a medida. El arte de ajustarse a los requisitos del cliente provocó la aparición del nuevo P Zero Corsa System, en 2010. Había que dar respuesta al motor V10 de 5.2 litros y 570 caballos. Y el resultado fue máxima estabilidad a altas velocidades y en curva, con un diseño asimétrico que retrasaba –todavía más– el fenómeno del aquaplaning, con un neumático que derivaba directamente de la competición. A estas alturas, los P Zero eran ya el equipo original que montaban los coches de ensueño de las mejores marcas: Lamborghini, McLaren, Ferrari, Pagani, Porsche, Maserati y Aston Martin. Más aún: en 2015, el P Zero Corsa Asimmetrico, que derivaba del Corsa System, fue el neumático del McLaren 650S, pero también de coches más asequibles como el Alfa Romeo Giulia Quadrifoglio Verde, si es que los 510 caballos del motor V6 de origen Ferrari pueden considerarse asequibles. Pero para el P Zero, son totalmente domables.

Lamborghini Gallardo LP 570-4 Superleggera

Lamborghini Gallardo LP 570-4 Superleggera

P Zero Corsa System

Volvamos un momento a 2010, cuando Pirelli también quiso crear otra gama: el P Zero Trofeo, que en 2012 pasó a llamarse P Zero Trofeo R. Ahora, el diseño de banda de rodadura asimétrica se dividía en tres partes: la zona interior con ranuras longitudinales para facilitar la expulsión de agua, el área central más completa para mejorar la estabilidad y la zona exterior similar a unos slicks. Y así es como se llega al año 2016, cuando Pirelli, pronta a celebrar los 30 años de un neumático legendario, presentó las últimas creaciones de la saga, con bandas de rodadura distintas si el coche es una berlina, un deportivo, o un superdeportivo. Pero siempre con la vista puesta en el equilibrio perfecto entre deportividad y confort, rendimiento y durabilidad. Como ejemplo, el nuevo Ferrari 488 se aprovecha de todo ello.

P Zero Trofeo R

Son 30 años de atención al detalle, de evolución y aprendizaje, en carretera y en circuitos de todo el mundo y en todo tipo de competiciones, los que han hecho que el Pirelli P Zero sea la referencia en el ámbito de los neumáticos de altas prestaciones. Y no, no son inalcanzables, porque puedes tenerlos desde en un Seat hasta en un exclusivo Pagani. Son diez modelos de Pirelli P Zero en el mercado, desde el P Zero System al P Zero Trofeo R, pasando por los nuevos P Zero para equipamiento original. Cada uno, perfecto para cada tipo de uso. Y como siempre, en los más de 100 años de actividad de la marca, con la vista puesta en el futuro, pues ya trabajan en los neumáticos que necesitarán los coches del año 2019.

Al final, sólo un hombre genial como Horacio Pagani podía sintetizar qué simbolizan los P Zero que equipan todas sus creaciones: "son los zapatos que permiten a un coche expresarse por sí mismo". 30 años de tranquilidad a medida al volante.

Para comentar o votar INICIA SESIÓN
1 comentario
Imagen de Stavelot
No sabia la mitad de la mitad de lo que poneis aquí. Gracias, muy bueno.
Usuario no registrado Queremos saber tu opinión
¿Nuevo en SoyMotor.com? ¡Bienvenido! Regístrate aquí para participar.
Scroll To Top