Un día con la Guardia Civil en la Vuelta Ciclista a España

Cubrimos la Etapa 6 con la Benemérita para conocer sus funciones y su organización

Descubrimos todos los detalles de sus procedimientos y sus vehículos

AmpliarAsí es el operativo de la Guardia Civil en La Vuelta Ciclista a España - SoyMotor.comAsí es el operativo de la Guardia Civil en La Vuelta Ciclista a España

Desde que la Vuelta a España, una de las competiciones de ciclismo en ruta más importantes del mundo, se disputase por primera vez hace ya 82 años, la Guardia Civil siempre ha sido el instituto armado que ha velado por su seguridad y por el correcto desarrollo de todas y cada una de sus etapas.

En esta 72ª edición de la carrera de bicicletas más popular de nuestro país, SoyMotor.com ha querido ponerse en la piel de la Benemérita por un día para conocer desde dentro sus responsabilidades sobre esta prueba, su equipo y las funciones de cada una de sus unidades, su coordinación con otras fuerzas del orden y con la propia organización de uno de los eventos deportivos más esperados del año.

El pasado jueves 24 de agosto nos desplazamos hasta Villareal, en la provincia de Castellón, para reunirnos con el Teniente Juan Aguilera y su compañero, el Cabo Primero Sebastián Fernández, ambos naturales de Málaga, aunque nos explicaron que para esta ocasión se han congregado 128 agentes de la Unidad de Seguridad y Movilidad Vial de prácticamente todas las regiones de España –79 pertenecen a la Agrupación de Tráfico, 38 a la Agrupación de Reserva y Seguridad, cinco al Servicio Aéreo, cuatro al Servicio de Automovilismo y dos al Servicio de Transmisiones–.

guardia-civil-villareal.jpg

A las 11:30 de la mañana y en una calle paralela al Estadio de la Cerámica que hace tan poco se reinauguró en la ciudad, el equipo de la Guardia Civil de Tráfico destinado a cubrir la Vuelta Ciclista a España 2017 ya estaba preparado para formar y asegurar el trazado de la sexta etapa, cuyo itinerario se desenvolvía entre los puertos de montaña de las sierras de Espadán y de la Calderona hasta el Puerto de Sagunto, donde se encontraba la meta.

Una ristra de 58 motocicletas BMW R 1200 RT, 10 monovolúmenes Lancia Voyager y 10 todoterrenos Toyota Land Cruiser yacían impecables, como cada mañana, y casi impacientes por comenzar una jornada en la que recorrerían casi 20.000 kilómetros conjuntamente, si bien la etapa en cuestión tenía una distancia oficial de 204,4 kilómetros. No obstante, nosotros nos subimos en un Skoda Octavia Combi con matrícula francesa que la organización presta a la Guardia Civil para sus acciones de comunicación.

Conforme salimos de la villa castellonense en dirección a las comarcas interiores del Alto Mijares y el Alto Palancia, unos motoristas de La Agrupación con banderas amarillas nos adelantaron a toda velocidad. Muy amablemente, tanto Juan como Sebastián nos explicaron los tres grupos que existen en la unidad motorista y sus principales ocupaciones.

caravana-guardia-civil.jpg

El primero es el escuadrón de control del tráfico. Este grupo se subdivide en los agentes con estandartes amarillos, quienes se encargan de asegurar el trazado y eliminar los posibles obstáculos que puedan aparecer a lo largo del mismo, y en los agentes de seguridad interna, que cierran el circuito y controlan su posible tráfico.

El segundo escuadrón, que se distingue por sus banderas rojas, se encarga del control del pelotón. Una vez pasan estos motoristas, el itinerario que van a seguir los ciclistas en su carrera se considera completamente cerrado y, por tanto, seguro para su transcurso.

En última instancia, quedan el denominado 'bandera verde' y las unidades de reserva que, a modo de coche escoba y como ocurriría en un rally, abren de nuevo las carreteras y quedan en la retaguardia para diversos procedimientos de emergencia como podría ser facilitarle el paso a una de las tres ambulancias que cubren cada etapa, además de las que brinda a La Vuelta cada pueblo por el que ésta pasa.

coche-guardia-civil-vuelta-ciclista-espana.jpg

Como pudimos observar a medida que avanzábamos por el recorrido, existe un protocolo de señalización muy intuitivo, ya no sólo mediante las cintas que se colocan a la altura de una rotonda o bifurcación, sino también, por ejemplo, al paso de los abundantísimos badenes que encontrábamos a nuestro paso por los municipios. Según este código gestual, cuando un agente baja y sube su puño, avisa de que hay uno de estos baches en los siguientes metros.

Una vez comenzamos a ascender por el Alto de Alcudia, aprovechamos para preguntar a nuestros 'cicerones' por el perfil del equipo que compone el dispositivo de seguridad de La Vuelta. El Teniente Aguilera nos comentó que, de entre todos los agentes dispuestos a participar en esta labor voluntariamente, se hace una estricta selección en base a una puntación que deriva de una prueba de conocimientos legales, un examen de conducción técnica que evalúa la pericia al manillar de una moto de 300 kilogramos, una entrevista personal con test psicotécnico incluido, la valoración personal del jefe de cada unidad y, lo más importante, la experiencia, que tiene que ser de un mínimo de 3 años y 6.000 kilómetros anuales.

Por su parte, el Cabo Primero Fernández complementaba estas palabras asegurando que, además de ser uno de los acontecimientos que más Guardias Civiles moviliza cada temporada, es un orgullo participar en él, especialmente para los motoristas, pues a pesar de que disfrutan como nadie de su trabajo subiendo y bajando puertos de montaña con curvas y paisajes de ensueño, prestan un servicio extra a su país con una dura tarea, tanto por su complejidad en la coordinación como por su aspereza al sol de pleno agosto y su duración de casi cuatro semanas sin apenas tiempo de descanso, lejos de sus lugares de residencia y de sus familias.

senalizacion-vuelta-ciclista.jpg

A la altura de Eslida, una pequeña población rural famosa por su producción de miel, hicimos un descanso. Tomar tales curvas cerradas a mucha altitud, gran velocidad y durante tanto tiempo hizo que nos mareáramos un poco sobre la banqueta trasera de nuestro Octavia Combi con acabado Ambition y motor 1.6 TDI de 115 caballos que, a propósito, se comportó de maravilla durante todo el viaje y con un confort de clase superior.

En una explanada de gravilla sita a la entrada del pueblo, oímos no uno, sino hasta cuatro helicópteros distintos. Según afirmaron Juan y Sebastián, dos de ellos estaban dedicados a la seguridad –el ‘Cuco’, con los colores blanquiverdes de la Guardia Civil y el famoso Pegasus, que ya conocemos de sobra con su amarillo chillón– y los otros dos a la retransmisión del evento, que en nuestro país ofrece la cadena de deportes de la empresa pública RTVE, Teledeporte.

En ese instante empezamos a comprender la magnitud del despliegue logístico que supone esta competición. El Teniente nos comentó que existen hasta camiones tipo cuba con queroseno para el repostaje inmediato de los helicópteros en paralelo al recorrido de la etapa. Pero, ¿qué había del combustible que consumen los 78 vehículos que activa la Guardia Civil para la ocasión? ¿Y de su mantenimiento? ¿Y de los utensilios, dietas y alojamiento de cada agente? Confiábamos en que estos gastos no partiesen del erario público y tuvimos suerte.

helicoptero-vuelta-ciclista.jpg

Sebastián nos indicó acertadamente que Unipublic, la empresa que sustenta este evento bajo la marca comercial de 'La Vuelta', les suministra todo tipo de materiales y recursos para su día a día gracias al dinero que esta compañía obtiene de una extensa lista de patrocinadores, entre los que se encuentran Skoda, Carrefour, Loterías del Estado, Movistar, Fertiberia, Cofidis, Tissot, El Pozo, Halcón Viajes, Shimano o Bic.

Por el contrario, tanto los uniformes como las motocicletas y los automóviles que emplea la Guardia Civil en La Vuelta a España pertenecen a la Dirección General de Tráfico y la elección de sus modelos responde a un concurso público, por lo que no han sido seleccionados por su marca, diseño o prestaciones –su valor conjunto asciende a casi 2 millones de euros–. Además, todos estrenaron pegatinas reflectantes y neumáticos Bridgestone antes de que comenzase la competición, durante la que recorrerán individualmente más de 10.000 kilómetros en menos de un mes, en lo que se podría llegar a entender como un desfile de la mejor equipación que dispone la Benemérita, que también hace uso de este acontecimiento para publicitarse.

Llegados a este punto, cabe mencionar la anécdota de que una de las Voyager tuvo que ser sustituida al principio de la etapa por una Mercedes-Benz Clase V de un destacamento castellonense. Es cierto que el dispositivo de la Guardia Civil para vuelta trae consigo su propio mecánico, pero tal fue la avería del Lancia que tuvieron que dejar la reparación para otro momento. Cosas del directo.

mecanico-guardia-civil.jpg

En cuanto a la organización con otros organismos, la Policía Local y Protección Civil de cada municipio se encarga del control del tráfico y los espectadores de sus respectivas urbes, por lo que la autoridad de la Guardia Civil en este aspecto queda restringida a las carreteras exometropolitanas, si bien también supervisan que todo esté correcto dentro de cada pueblo o ciudad a medida que avanza el itinerario de la etapa. Una ruta que, ciertamente, los de Tráfico tienen la capacidad de modificar en pro de aumentar su seguridad, aunque en su mayoría depende de la organización de la carrera, a la que han contribuido económicamente los pueblos por donde transcurre.

La Policía Nacional, por su lado, se ocupa exclusivamente del control de masas en los 500 metros iniciales y finales de cada etapa. Precisamente, ese día se cumplía una semana desde los trágicos atentados terroristas que sufrieron las localidades catalanas de Barcelona y Cambrils, por lo que la presencia azulada era más que abundante, especialmente en las inmediaciones del estadio del Villarreal, donde se había instalado el Parque Vuelta, una exposición móvil con escenario dedicada a los visitantes del evento, y también sobre el paseo marítimo del Puerto de Sagunto.

Una vez estábamos en el corazón de la Calderona y a escasos metros de su célebre pico, el Garbí, topamos con otros medios de comunicación, algunos extranjeros. Sebastián nos aseguró que había más de 300 acreditados en esta edición, así que nos sentimos orgullosos de ser unos de los pocos que se ha sumergido en la organización y las labores de la Guardia Civil y no se ha centrado en materia eminentemente deportiva.

peloton_vuelta_ciclista.jpg

Aprovechamos para parar en un lugar seguro y ver pasar al pelotón ciclista por primera vez en todo el día, que tres cuartos de hora más tarde llegaría a Sagunto tras 5 horas de extenuante pedaleo –de 12:20 a 17:20–. Una vez pasa el motorista con banderas verdes y abre, como si de una cremallera se tratase, la carretera que lleva a Segart desde Albalat dels Tarongers, nos decidimos a bajar hasta la villa romana saguntina, concretamente hasta su puerto, donde además de ver pasar a los corredores por la línea de meta, tenemos la oportunidad de hablar con algunos de los agentes que han velado por la seguridad del camino.

"Quienes acudimos a La Vuelta somos, por lo general, aficionados al ciclismo y a las motos en nuestro tiempo libre, por lo que amamos lo que hacemos. Pese al cansancio que sentimos al final de cada etapa, todos sentimos una gran satisfacción, casi indescriptible, cuando finalizamos una jornada sin incidentes y esa experiencia emocional que vivimos como un grupo muy unido durante todo un mes no tiene precio", declaró la Cabo Primero Beatriz Villoria, la única mujer que compone la unidad.

javier-montoro-vuelta-ciclista-espana.jpg

Javier Montoro - Redactor de SoyMotor.com

Usuario no registrado Queremos saber tu opinión
¿Nuevo en SoyMotor.com? ¡Bienvenido! Regístrate aquí para participar.
Scroll To Top