ARTÍCULOS LAF1.ES

La ingobernable Fórmula 1: ¿Deporte, show o negocio?

Un negocio que saca provecho del 'show': la esencia de la Fórmula 1 actual

Ampliar¿Cuál es la esencia de la Fórmula 1? - LaF1¿Cuál es la esencia de la Fórmula 1?

La Fórmula 1 es actualmente, y a pesar de la caída del número de espectadores presenciales en ciertos lugares, uno de los deportes más seguidos a nivel mundial, superado tan solo en términos globales por los Juegos Olímpicos y los mundiales de fútbol. Es evidente, por lo tanto, que la Fórmula 1 sigue siendo la reina del automovilismo y uno de los deportes más populares del planeta. Pero, ¿es sólo un deporte?

Desafortunadamente, la respuesta más acertada es algo así como 'ni por asomo' y esa es tanto su mayor virtud como el principal problema con el que ha tenido que lidiar en los últimos años -aunque habría que hablar de las últimas tres décadas-. Lo que en su día era un pasatiempo de gente rica en el que se vieron envueltas marcas comerciales que pretendían ganarse la vida allí se acabó convirtiendo en un negocio donde 'cualquiera' podía acceder y sacar dinero.

En cuanto a lo que sucede cuando se mezcla el deporte con el negocio, es bastante previsible. La importancia de una normativa justa y estable disminuye y aumenta la necesidad de responder a las necesidades de quienes se ganan la vida en la Fórmula 1. Equipos, promotores, Bernie Ecclestone... la Fórmula 1 se olvida ligeramente de sus orígenes como pasatiempo y más adelante deporte y por su transformación a negocio se acaba convirtiendo en un espectáculo y no necesariamente en el buen sentido de la palabra.

En años recientes, la Fórmula 1 se ha convertido en un 'show' que pretende darle a la gente lo que quiere ver con el objetivo de que se vendan más entradas, se miren más carreras y se aumente el valor de un patrocinio en dicha competición. Cuantos más aficionados están pendientes de lo que pasa en el 'Gran Circo', más valor tiene un logo en un coche de carreras, más dinero recibe el equipo y al final, más ricos se vuelven todos. En algunos casos, la actitud es medianamente justificada al tratarse de equipos que sufren por llegar a final de año -aunque por otra parte, habría que cuestionar la lógica de meterse en algo que les queda grande-. En otros no es así.

Pero más allá de los motivos de ciertas partes, el problema que una situación de este tipo acarrea es que afecta a todas las áreas de lo que en principio se publicita a sí mismo como un deporte. La Fórmula 1 está llena de contradicciones como por ejemplo el gran esfuerzo gastado en crear una normativa que funcione y reducir los costes para acabar cambiándola en cuestión de un lustro, volviendo a disparar dichos costes y descolocando al espectador. Todo por evitar un dominio de un equipo que ha sido más listo que los rivales y le ha sacado más partido a una normativa que era justa desde el principio.

Sí es cierto que hay casos en los que una clarificación de algún punto de la normativa es necesario; puntos como los concernientes a los difusores dobles, escapes soplados, F-Ducts y demás tenían una lógica. Estar todo el año valorando entradas y salidas de motores, cambios de tamaño de neumáticos, variaciones en las normativas de comportamiento en pista y demás con el 'mero' objetivo de mejorar el espectáculo es algo que roza el ridículo. Está claro, todos queremos ver grandes carreras y entretenernos pero, ¿a qué precio?

¿Queremos nosotros reducir el valor de una gran carrera? ¿Es incluso inteligente hacerlo? Los grandes momentos de la historia de la Fórmula 1 brillan por lo únicos que fueron. La batalla entre Gilles Villeneuve y René Arnoux, los espectaculares adelantamientos de Nigel Mansell, las luchas despiadadas entre Ayrton Senna y Alain Prost... todo esto funcionó y se mantuvo en la memoria colectiva por lo mucho que sobresalía por encima de las demás carreras. Si a partir de 2016, 2017 o cuando sea, todas las carreras están repletas de emociones, se corre el riesgo de reducir el valor de estas acciones.

El entretenimiento 'barato' mejorará pero a medio y largo plazo nos quedaríamos sin esos momentos épicos porque no destacarían sobre los demás. No sabríamos diferenciar una gran carrera de otra más normalita porque... no habría apenas diferencias entre ellas. De la misma forma que para ver los mejores pilotos, hay que compararles con aquellos que son menos veloces, si todas las carreras son espectaculares, con el tiempo nos acostumbramos y ninguna nos resultará especial por ser la acción en pista lo normal. Además, esa no sería la esencia de la Fórmula 1.

Pero pensándolo bien, ¿qué es la esencia de la Fórmula 1? Hace 65 años, era un pasatiempo de ricos con cuatro pioneros que conseguían ganarse la vida gracias a ello. A través de las décadas fue pasando por etapas de trabajo arriesgado y sin sentido para apasionados del motor, profesión vocacional y peligrosa digna de estrella del rock y negocio que saca provecho del 'show'. Esta última etapa la llevamos viviendo desde hace 30 años así que en cierta forma, esa es la esencia de la Fórmula 1, sobre todo la actual.

Aun así, es innegable que en los últimos años el aumento del contacto entre el mundo de la competición y los aficionados -a través de las redes sociales en particular- ha cambiado cómo se percibe el deporte. La Fórmula 1 corre el riesgo de caer en el error de escuchar a los aficionados más ruidosos y pensar que sus opiniones son compartidas por todos los seguidores de la categoría reina del automovilismo. Las redes sociales son herramientas con un gran potencial pero hay que saber sacar provecho sin confundirse ni confundir a la gente.

Eso es precisamente lo que parece estar pasando en la actualidad. Hablando en plata, 'el aficionado no sabe lo que quiere'. Podemos pensar que lo que queremos es ver carreras emocionantes pero en realidad, no nos basta. En muchos casos, las opiniones de los aficionados se ven teñidas por los resultados de los pilotos y equipos a quienes siguen. ¿Podemos así fiarnos de los seguidores de Alonso en este 2015? ¿O de los tifosi en años recientes? ¿Valdrá la pena escuchar a la gran masa británica cuando no haya un campeón de casa? 

Puede que por ello haga falta ignorar un poco a los aficionados o por lo menos, filtrar las opiniones. No todo lo que se oye en este gran escenario es válido. Hay que escuchar atentamente los sonidos que llegan y separar cada frase para ver si hay algo de verdad en ella. Jackie Stewart da un importante consejo para la vida. No hay que tomar decisiones precipitadas; siempre es mejor dedicarle un buen tiempo a pensarlo todo bien para que el resultado sea el mejor posible. En otras palabras, es mejor tardar un par de temporadas de más en arreglar los problemas que reaccionar rápido y equivocarse al elegir los cambios por los que debe pasar la Fórmula 1.

Para comentar o votar INICIA SESIÓN
7 comentarios
Imagen de tarso marques
[#4 Jotai] le voy a contar algo ...si no recuerdo mal ya por el lejano 1981 la f1 se dividió y se hizo alguna carrera sin los equipos-marcas , en aquel momento eran ferrari , renault y alfa-romeo ... es decir corrieron en la primera del año los equipos motorizados por conswrth y fue un fracaso ...es decir la fia y ecclestone tuvieron que arreglar ...y de esas negociacones salió la ventaja que le molesta a tombilla del veto de ferrari , si mal no recuerdo ...un saludo
Imagen de maxrpm
Lo espectacular siempre lo será, no porque se repita deja de serlo, las reglas deben ser hechas por un maximo de 5 personas, que no tengan que ver con los equipos, ni ningún competidor directo, que sepan de la competencia e historia de la categoria, para que entiendan que la hizo grande. Para que haya mayor competencia, debe haber un reglamento sencillo, donde la FIA lo imponga y cada quien decida si competir o no, para no estar pagando sobornos bajo amenaza de retirada, dejar el cuento del desarrollo de tecnologias, esto es un deporte, y como todo depote es un negocio, un negocio que hace uso del espectaculo, o haber que alguien venga y diga que deporte no es un negocio
Imagen de tombilla
Lo he comentado en más de una ocasión, entre pasatiempos de ricos de antaño y los negocios de hoy, la f1 se ha visto inmersa en política, demasiada política, demasiados intereses, que ha llevado a que se hayan obtenido privilegios por parte de los equipos históricos, en el caso de Ferrari incluso con derecho de veto, por todo ello no se puede entender que esto se trate de un deporte, de una competición pura, es cómo para preguntarse si hasta los campeonatos están amañados. Por otra parte se entiende, que se trata de un "deporte " de motor, en el que sirve de base para el desarrollo de diferentes motores, sirve de lanzadera comercial,. Por un lado está bien la competencia del motor, pues sus estudios. Se verán aplicados en coches de calle. Por otro lado está competencia siempre llevará consigo un encarecimiento, que a su vez influirá en los resultados de los equipos más pequeños, en sus ingresos. Además de llevar todo ello a diferencias entre equipos, equipos de Primera, los históricos y equipos de segunda, los pequeños y los nuevos equipos clientes, que a su vez también llevará a desmerecer el espectáculo de cara a la afición, nadie, quiere ver carreras que se sepa de antemano quien va a ganar, esto también desmerece, el talento e imagen de los pilotos. Entonces que futuro se puede esperar? Se ha hablado de un techo de gastos, esto junto con la abolición de los privilegios de determinados equipos conllevaría a que los negocios estuvieran bajo un control más seguro. Conllevaría a una cierta igualdad en competición. Si se tienen que ajustar a un techo, cada equipo se irá gastando su presupuesto en dónde mejor crea conveniente, ya sea en tecnología de motor, ya sea en aero, gomas etc, todo ello además llevaría a estos equipos a buscar los mejores materiales al mejor precio, cosa que también se vería aplicada a los coches de calle y sobre todo es más probable que las cosas estuviesen un poco más igualadas en pista. Pues unos podrían destacar por motor otros por chasis y aero o mismo por ruedas, por ejemplo en este último caso. Las ruedas todos tratarían de incorporar la mejor rueda y al mejor precio, pues no se puede sobrepasar de un techo. También es cierto que habrá cosas negativas en todo esto, pero creo que básicamente serán las políticas actuales
Imagen de Jotai
[#3 tarso marques] F1 es política, pura política, de ahí que Ferrari (el equipo más político de todos) tenga privilegios únicos, por sobre los privilegios comerciales de los otros "grandes". Con la estructura actual de la F1, si Ferrari realmente quisiera ganar campeonatos, lo haria... pero no es su interés principal y puede darse el lujo de arrastrarse en pista (2014) y, sin embargo, llenar sus bolsillos. De ahí que lo hecho por Force India y Sauber sea muy sano en pro de una mayor equidad comercial, pues ello redundará en lo deportivo, en la verdadera competencia. Salu2
Imagen de tarso marques
[#1 Jotai] pero igual con veto o sin veto desde 2008 no gana un campeonato , y ademas en general los equipos no se quejan ...saludos a todos
Imagen de tarso marques
[#1 Jotai] muy interesante ese comentario , viniendo del lado de adentro , pero , lo mas interesante , lo dijo en 2001 , 2004 , o después de 2008 ? y es núy importante el momento donde se dice , puesto que siempre fue igual ...probablemente sea dicho por despecho , aunque en el fondo sea cierto ...saludos a todos
Imagen de Jotai
Ya lo dijo ALO hace un poco tiempo atrás. F1 es un negocio. Y no puede ser de otra manera con un equipo privilegiado comercial, económica y deportivamente, como es el caso de Ferrari. Sea por derecho propio o no, Ferrari ha logrado que la F1 se estructure a su entorno, no importando si sus pilotos ganen o pierdan, o que la escudería gane o pierda campeonatos, pues Ferrari siempre estará a salvo económicamente. Y cuándo las cosas van en una dirección que no acomoda a la casa italiana, entonces ejerce un oscuro derecho a veto que nadie más ostenta. ¿Dónde está el deporte en esto?
Usuario no registrado Queremos saber tu opinión
¿Nuevo en SoyMotor.com? ¡Bienvenido! Regístrate aquí para participar.
Scroll To Top