LAS MUCHAS PIEZAS DE LA F1

Pellegrini, ingeniero de Brembo: "El domingo no se hace mucho"

Jueves, viernes y sábado son los días más intensos para los que se dedican a frenos

Su primer GP trabajando fue Baréin 2005 y desde entonces, es un enamorado de la F1

AmpliarAndrea Pellegrini en el Circuito de las Américas - SoyMotor.comAndrea Pellegrini en el Circuito de las Américas

La Fórmula 1 es un deporte de equipo. Detrás de los propios pilotos, se encuentran una multitud de mecánicos e ingenieros que ayudan a construir lo denominado como el 'Gran Circo'. Andrea Pellegrini ha explicado, como ingeniero de Brembo, cómo es la Fórmula 1 desde su propia experiencia.

Cada componente de los monoplazas de Fórmula 1 debe estar en unas condiciones inmejorables. En el área de los frenos, los fabricantes italianos de Brembo se encargan de que todo quede listo en cada Gran Premio. Este es el cometido de Pellegrini, que ha detallado en qué se centran sus labores.

Según el italiano, su cometido se centra generalmente en la pista. El ingeniero debe asegurarse de un correcto abastecimiento de componentes, tales como discos o pastillas de freno, para los equipos, además de hablar con las escuderías, para ajustarse a las necesidades. Esto sucede el jueves, entonces se tienen en cuenta las cualidades de la pista, antes de configurar el sistema de frenado.

"El jueves antes del Gran Premio tengo reuniones con todos los equipos y pasamos los planes para el fin de semana. Hablo con pilotos, mecánicos e ingenieros de pista. Es importante que cada equipo establezca el sistema de frenado de la manera más adecuada para el tipo de pista", ha explicado Pellegrini en declaraciones para la edición italiana del portal web estadounidense Motorsport.com.

"Las pistas no requieren el mismo nivel de energía y las más exigentes son Montreal, Monza y Singapur", ha añadido el ingeniero.
Posteriormente, el ingeniero de Brembo señala que los viernes se analizan los datos de telemetría para una buena configuración de los frenos. Mediante mediciones realizadas con diversos sensores instalados en los monoplazas, se obtienen datos suficientes, que ayuden al ajuste de los componentes.

"El viernes comenzamos a recopilar datos de telemetría, como la temperatura de los discos y las pinzas, tanto en la parte delantera como en la trasera. Comprobamos la presión y el par máximo, para asegurarnos de que todo esté correcto", ha comentado el italiano.

"Tenemos un sensor de temperatura del calibrador y uno del recorrido del cilindro principal, por lo que podemos conocer la potencia del pedal y el recorrido del pedal del freno", ha detallado.

Sin embargo, el trabajo se vuelve más decisivo en clasificación. Pellegrini reconoce que normalmente es necesario realizar cambios en el trabajo inicial, por las modificaciones de la pista, con el avance del Gran Premio. Tal y como apunta el ingeniero, lo esencial es que los frenos mantengan unas temperaturas bajas antes de la carrera.

"El sábado hacemos algunos cambios, porque la pista cambia mucho durante el fin de semana. Por lo general comienza con poco agarre, pero esto mejora día tras día. Como resultado, también mejora el frenado", ha advertido Pellegrini.

"Debemos asegurarnos de que las temperaturas permanezcan bajas durante los entrenamientos libres y de clasificación, para asegurarnos de que no superen el límite durante la carrera", ha agregado.

"El domingo no tengo mucho que hacer, para ser honesto. Sigo el comienzo de la carrera, luego me voy al box y cruzo los dedos para que pase lo mejor”, ha reconocido el ingeniero de Brembo.

Aunque el trabajo de un ingeniero como Pellegrini puede centrarse en ocasiones en la supervisión, existen riesgos que se deben evitar por el bien de los equipos. El italiano reconoce que tiene acceso a datos detallados del rendimiento de las escuderías, por lo que debe ser cuidadoso y asegurar una completa confidencialidad en su trabajo.

No obstante, Pellegrini se queda con lo bueno de su trabajo tras 12 años en la Fórmula 1. Y es que asegura que ha hecho grandes amigos en el paddock a lo largo del mundo, todo esto unido a la pasión que ha ido dejando crecer por su trabajo.

"Tengo acceso a las cajas y veo los datos transmitidos por telemetría. Tengo que guardar toda la información para mí y no divulgar datos sensibles a otros equipo", ha especificado el italiano.

"Tengo muchos amigos aquí en el paddock. Realmente me gusta mi trabajo. Me gusta hablar con pilotos e ingenieros, me gusta mucho la Fórmula 1. Empecé a trabajar en la F1 en el Gran Premio de Baréin en 2005. También fue mi cumpleaños, así que era increíble: ¡Me sentí como un niño el día de Navidad!", ha expresado Pellegrini para finalizar.

Usuario no registrado Queremos saber tu opinión
¿Nuevo en SoyMotor.com? ¡Bienvenido! Regístrate aquí para participar.
Scroll To Top