curiosidad

El Peugeot 104 del pantano, recuperado tras 38 años

Fue robado en 1979 en Reims

Fue lanzado a un pantano, donde ha estado todo este tiempo

AmpliarPeugeot 104 - SoyMotor.comEl Peugeot 104 recuperado de un pantano

Reims, Francia, año 1979. Uno o varios ladrones se hacen con un Peugeot 104 azul, y tras utilizarlo para alguna actividad, lo lanzaron a un pantano en Chalons-en-Champagne, a 160 kilómetros al este de París, y a 41 kilómetros al sur de Reims. Y allí quedó desde entonces.

Su propietaria denunció el robo, y la aseguradora se hizo cargo del pago de una indemnización, pero el coche no apareció jamás. Dormía en el fondo del pantano, rodeado del agua del rio Marne, y con un huésped autóctono: un cangrejo de río.

peugeot_104_2_-_soymotor.jpg

Pero este año, con la bajada de las aguas, el coche se dejó ver. Se trataba de un 104 azul, un coche que empezó a producirse en 1972 y dejó de fabricarse en 1988, con un motor que iba de un 1.0 litros 1.4 litros, que ofreció el máximo de la potencia del modelo: 80 caballos. Cuando fue sustituido por el 205 en 1983, sus ventas se limitaron a suelo francés hasta su desaparición.

El coche del pantano, de hecho, tenía sólo cuatro años cuando fue robado, y su dueña era la tercera propietaria. El dueño del terreno del pantano avisó a la policía de la aparición, y cuerpos de submarinistas lo inspeccionaron en busca de algún cuerpo. No había nada, tan sólo el cangrejo de río que se preguntaba por qué invadían su metálica morada.

Dada la antigüedad del robo, no había archivos digitales al respecto, así que a los policías les tocó revisar los de papel, hasta encontrar la denuncia del robo. No sin esfuerzo, se pusieron en contacto con la propietaria para informarle del hallazgo, aunque el automóvil pertenece en realidad a la aseguradora. Sin embargo, la propietaria se mostró conmovida por haber encontrado el que probablemente fue su primer coche. Ya no esperaba volver a verlo jamás.

peugeot_104_3_-_soymotor.jpg

Sorprendentemente, el coche está en bastante buen estado, con la pintura bastante intacta, sin mucho óxido, y con el interior sin daños excesivos: desde luego la estanqueidad del modelo era óptima, pues 38 años bajo el agua pasan factura, algo que no es el caso en este coche. Por supuesto, el motor sí que está seriamente dañado, con agua y barro por todos lados, por lo que es difícil devolverlo a la vida.

Un hallazgo inesperado, pero que dejó a un cangrejo sin hogar. Pero no hay que preocuparse: en un desalojo pacífico, en el que el cangrejo puso una pasiva resistencia, fue sacado del coche y depositado de nuevo en las aguas para que buscase un hogar más ecológico. A buen seguro echará de menos la comodidad y el espacio del coche del que ha sido dueño durante una buena temporada.

Usuario no registrado Queremos saber tu opinión
¿Nuevo en SoyMotor.com? ¡Bienvenido! Regístrate aquí para participar.
Scroll To Top