Un paseo por Hockenheim

"Papá, quiero perderme en el bosque"

Este 2015 nos quedaremos sin GP de Alemania, pero no nos olvidaremos de él

AmpliarVista aérea del Circuito de Hockenheim - LaF1Vista aérea del Circuito de Hockenheim

La reciente baja del Gran Premio de Alemania me trae recuerdos a mi mente. Quizá este artículo llegue trece años tarde, pero por aquel entonces era un chaval preadolescente que poco entendía realmente de este mundo de la Fórmula 1. En 2002 la cirugía estética apareció en la categoría reina y yo, que era amante de dibujar circuitos, dudé.

Dudé porque me vendieron el cambio con alegría, ilusión y espectáculo. En la primera revista F1 Racing que me compré con mi paga había un bonito artículo que exponía los cambios que se iban a llevar a cabo en Hockenheim. Lo primero que pensé al ver el mapa del nuevo trazado fue "pues el circuito es guay", pero también me pregunté por esos bosques. ¿Por qué no adaptarlos?

El circuito de Baden-Württenberg tiene historia. Mucha. Y siempre la tecnología, vista cada una de las diferentes carreras disputadas, era abrazada por la naturaleza. Ahora el sonido de los motores –da igual la categoría- lo engullen las gradas y eso que escuchar un coche de carreras y no verlo es quizá de las sensaciones más emotivas y apasionantes que puedes encontrarte en el mundo. Pero nada como lo que se vivía en Hockenheim.

Se podría describir como 'ese silencio momentáneo que te permitía respirar de nuevo y volver a sentirte persona antes de ser engullido por el monstruoso rugir de automóviles –y motocicletas- que, pasados unos segundos, se perdían en el bosque'. Los nervios, el saber que venían a por ti. Porque ver y escuchar, sea en televisión o en persona, a los monoplazas zumbar a más de 330 km/h en medio de la naturaleza sólo ocurría en dos sitios. Ahora, tristemente, sólo en uno y curiosamente también está al borde del descalabro.

Debido a mi corta edad quizá no puedo rendir suficiente homenaje a lo que fue el gran Hockenheim, ese de la pelea -literal- entre Nelson Piquet y Eliseo Salazar en 1982, con Didier Pironi en el hospital con las piernas rotas y Patrick Tambay ganando en el coche del fallecido Gilles Villeneuve. O el de las chispas de principios de los 90.

Mi primer GP de Alemania fue visto de reojo. Era mi primer año viendo F1 y no me enteraba demasiado, sólo me gustaba ver correr a los coches. Mika Salo pudo conseguir su primera victoria en F1, pero Eddie Irvine estaba en mitad de la lucha por el campeonato mundial de 1999. Salo era un simple sustituto. Me dolió ver como al finlandés no le permitían recibir primero la bandera a cuadros, pero en la F1 se debe trabajar por y para el equipo. El finlandés aguantó a David Coulthard en el bosque. El McLaren no pudo con el Ferrari.

También recuerdo, esto ya con alegría y emoción, la primera victoria de Rubens Barrichello en el año 2000. Tengo que decir que no me alegré especialmente de la victoria de Rubens -mis colores son más relacionados con ese equipo que originalmente fue naranja y de fundador kiwi- más bien por el sexto puesto de Pedro de la Rosa a bordo de aquel Arrows. Sí, era una flecha en recta pero el maldito depósito era el más pequeño de la parrilla. En esa edición Ross Brawn y el talento de Barrichello bajo el agua ayudaron a conseguir la gesta. Se mantuvo en pista con neumáticos de seco con el motodrome totalmente anegado…¡pero es que el resto del circuito estaba seco! La magia de los trazados largos, nunca sabes cómo te pueden sorprender.

Dentro de la historia, si hay alguien a quien se debe mencionar en Hockenheim es a un piloto. A uno de los grandes, quizá el que más por época y versatilidad. Nos dejó en una carrera de F2, categoría que ya han querido revivir una vez y que, reuniendo las bolas mágicas de la FIA, intentarán devolver a la vida una vez más. Jim Clark tiene una pequeña cruz dedicada en el corazón del mágico bosque alemán. La primera chicane estaba dedicada a su persona. Un lugar de peregrinación casi obligada.

Si esos árboles hablaran… Sus hermanos fueron arrancados de la tierra para crear una versión diferente de Hockenheim. Pero eso no quita que dicha versión no diera buenos momentos. El duelo entre Juan Pablo Montoya y Kimi Raikkonen, el dominio del colombiano un año después con Schumacher sufriendo en casa o la impresionante escaramuza entre los ahora compañeros Jenson Button y Fernando Alonso un año después son ejemplos de las posibilidades. También encontramos la magistral carrera del propio Alonso en 2012 o la polémica de 2010

El pasado de vez en cuando es mejor no tocarlo porque perdería ese halo de misterio y mística. Escuchar los V10 en F1 es cosa del pasado y por eso se recuerda con nostalgia. Igual que los 70, y los 80. Eso sí, con casi un cuarto de siglo a mis espaldas y tras entender un poco más este complejo mundo de la F1 hay veces que me gustaría viajar al pasado. Y lo primero que diría sería: "Papá, quiero perderme en el bosque". Y esta vez, sin dudar.

Para comentar o votar INICIA SESIÓN
4 comentarios
Imagen de Josemi
Excelente artículo ;)
Imagen de La_Batamanta
[#2 MagicAlonsoFan] Esque es tan barato...
Imagen de MagicAlonsoFan
Pobres alemanes!!!..jajajaja..ya ni dinero tienen..para mantener un Campeonato. juasjuasjuas.
Imagen de La_Batamanta
RIP Alemania
Usuario no registrado Queremos saber tu opinión
¿Nuevo en SoyMotor.com? ¡Bienvenido! Regístrate aquí para participar.
Scroll To Top