ALMACÉN F1

Nico Rosberg: el campeón perseverante

Cargando vídeo...

Hace diez años, un piloto alemán de ascendencia y apellido ilustre, debutaba en Fórmula 1. Su nombre era Erik Nico Rosberg. Venía de ser el primer campeón de la GP2 y era una promesa en ciernes. Su desempeño en la recién creada categoría inferior había sido, si no abrumador, si la demostración de un talento en bruto. Su lucha con Heikki Kovalainen fue cerrada, pero Nico supo trabajar, y en la segunda parte de la temporada hacerse con el título. Y esa fue la clave: trabajar, no rendirse, confiar en sí mismo.

Y llegó el debut en Baréin con el Williams, un equipo que en 2006 se encaminaba lentamente hacia las profundidades de la parrilla, pero que aún resistía en el grupo central. Aquél Williams FW28-Cosworth era decente. ¿Qué podía hacer un debutante con él?. Dejar huella, marcar su impronta desde el inicio. Con una impresionante vuelta rápida. Sí, aquél Nico Rosberg era el piloto alemán llamado a suceder a Michael Schumacher, que precisamente se retiraría a finales de ese año. Era el futuro.

Nico Rosberg, campeón de F1 2016

Pero el futuro no fue el sueño esperado. La progresión no era la esperada, más por el material que por la calidad de Nico. El Williams se iba desfondando año tras año, pese a los dos podios en 2008, en Australia y Singapur. ¿Qué hacía Nico?. Trabajaba, evolucionaba. Aprendía el oficio de piloto de F1. Los reglajes, la constancia, la paciencia. Esperando el momento de crecer, mientras llegaba otro alemán que le arrebataba impunemente la atención como gran promesa: Sebastian Vettel.

Nico Rosberg, campeón de F1 2016

Qué lejos quedaban los paseos por Mónaco con papá, conociendo el circuito. Los consejos, la admiración por el campeón de mundo que lo logró ganando una carrera. ¿Cómo pudo papá hacer eso?. Constancia, en un año absolutamente loco. Regularidad. Una buena lección para aplicar con los años. Pero con un Williams los resultados no podían llegar, y para colmo, a su alrededor los jóvenes talentos le habían ya superado. Nico estaba perdiendo el tren de la victoria, y empezaba a dibujarse como un segundón, en el sentido más estricto de la palabra: un segundo piloto excelente, seguro y rápido. ¿Campeón?. ¿Nico Rosberg?.

Y entonces, llegó Mercedes en 2010, que no era sino el equipo campeón de 2009 rebautizado. Por fin un equipo grande, con presupuesto, y que había decidido crear, como en los viejos tiempos, una alineación toda alemana. El problema era el piloto del otro coche: Michael Schumacher, el hombre al que estuvo llamado a relevar, la gran leyenda, llamado a ser el líder natural del equipo. Pero Nico no se arrugó, y aunque ya no era el Schumacher de hacía pocos años, le pasó por encima. Y poco a poco, la balanza se fue inclinando hacia él. Si no de hecho, de facto era el líder del equipo, el que traía los resultados. Y aún con todo, el aprendizaje con un tipo como Schumacher era algo que inapreciablemente iba calando en él.

Nico Rosberg, campeón de F1 2016

En lo que estaba siendo una lenta progresión para alguien que había deslumbrado el día de su debut, viéndose en un equipo Mercedes que no obtenía los resultados esperados, por fin llegó la esperada victoria, en China 2012, tras lograr la Pole. Era él, Nico, y no Michael, el que devolvía el triunfo a Mercedes. Todo giraba entorno a él, más maduro, más completo, pero igual de rápido.

Pero cuando todo indicaba que en el seno de las Flechas de Plata iba a ser el líder indiscutible tras la retirada de Michael Schumacher, llegó el fichaje de Lewis Hamilton. Uno de los grandes talentos de su generación, y un campeón del mundo. Mercedes quería a un piloto así. ¿En qué posición dejaba eso a Rosberg? A los ojos de los dirigentes era un piloto válido, y para el orgullo nacional, necesario: un alemán en Mercedes. Pero no era visto como el piloto para dirigir el equipo. Eso debió ser un golpe anímico, pero por otro lado, a Lewis lo conocía bien. Muy bien. Eran amigos. Levaban corriendo juntos desde el karting, pasando tiempo dentro y fuera de las pistas.

Nico Rosberg, campeón de F1 2016

Pero una cosa es la juventud, y otra el ambiente extremamente profesional de la Formula 1. El equilibrio de aquella foto juntos sobre un monociclo, cogidos por los hombros, estaba a punto de romperse. Sólo uno podría ser el líder. Y el líder natural, fue Lewis. Ahí Nico perdió. Sí, en 2013 tuvo dos victorias por una de Lewis, pero en el cómputo global acabó por detrás. Porque Lewis era un torbellino, un huracán imparable, y un aglutinador mejor que él. Y peor aún, un desmoralizador absoluto, que minimizó la posición de Nico en 'su' equipo.

Cuando por fin Mercedes tuvo el coche para ser campeón en 2014, pese a estirar la decisión hasta, precisamente, Abu Dabi, el que logró el título fue el otro Mercedes. No él. En aquella carrera se escenificó a nivel mecánico la impotencia, cuando Nico tuvo un problema que le privó de una gran cantidad de potencia. Pero el golpe moral fue antes, en Bélgica, con aquél toque entre ambos y los pitidos en el podio hacia Nico, acabaron con su moral. Podía ser líder, podía ganar el título, pero ahí se rompió todo. Era el culpable, y Lewis reaccionó como un titán. Así que en Abu Dabi se arrastraba. Los ojos, a través de la visera, mirando a un infinito perdido, a un futuro que se adivinaba tormentoso. Ahí, en esas vueltas en las que no podía hacer nada, comprendió que quizás su tiempo, pese a su juventud, no llegaría nunca. Cuando Lewis le dobló, ni el pundonor ni el orgullo soportaron el dolor de perder el título frente al recién llegado. Su amigo. Su destructor.

Nico Rosberg, campeón de F1 2016

El lenguaje corporal de Rosberg, dentro y fuera de la pista, fue muy explícito en 2015. Era un hombre derrotado desde el inicio. No podía luchar contra Lewis. Podía ser más rápido a una vuelta, pero en el arco de una carrera, de una temporada, estaba anulado. Sí, victorias parciales, pero nada más. ¿Por qué Lewis le destrozaba?. El instinto asesino, el ánimo de pulverizar al rival, aunque hubiera sido un amigo. Nico es un gentleman, un piloto correcto dentro y fuera de la pista, que respeta al rival. Lewis hará lo que sea por ganar, dentro de la deportividad por supuesto, pero golpeando dentro y fuera. Ahí estaban esas salidas en las que arrinconaba a Rosberg hasta asfixiarlo, dejarlo sin asfalto. A Rosberg le costó evitar eso.

Y entonces, hubo un cambio. Su final de 2015 fue impecable, cuando ya era tarde. ¿Se debía a que Lewis ya no necesitaba nada más que disfrutar de su éxito?. No, eso puede ser en una carrera concreta, pero no en tres. Algo había mutado en Nico. ¿El qué?

Nico Rosberg, campeón de F1 2016

En 2016 hemos tenido la respuesta. A Nico ya no le importaba lo que hiciera o dijera el otro Mercedes. Su camino estaba marcado, el objetivo claro. Ya no iba a entrar en los juegos psicológicos, ni a desmoronarse por una derrota. Trabajo. Paciencia. El mismo pilotaje suave, redondo, la misma velocidad limpia, sin aspavientos al volante, sin pasadas de frenada. Y haciéndose valer en la pista. Montmeló. Austria. ¿Errores?. No, sólo respeto por sí mismo, y hacer valer su posición. ¿Lewis ha tenido problemas?. Son los problemas de Lewis, no los suyos. ¿Lewis ataca al plano moral?. Yo soy el líder.

La fortaleza moral de Nico se demostró cuando Lewis recuperó el liderato a mediados de temporada. ¿Otro 2014?. No podía permitírselo, o estaría acabado para siempre. Ya nadie le vería como un posible campeón del mundo, ni dentro del equipo, ni fuera. Segundo para siempre. No. No más. Sabía reponerse, sabía imponerse, lo había hecho en la GP2, porque el que resiste, gana. Nada de hundirse ante Lewis. Tras el verano, tres victorias seguidas. Y en Malasia, cuando la carrera era de Lewis, un golpe de fortuna, que no un regalo. La suerte del campeón, la suerte que Nico se ha ido trabajando a lo largo del año, con constancia y regularidad.

Nico Rosberg, campeón de F1 2016

Y ahora se le reprocha su poca combatividad en las últimas carreras, su conservadurismo. Mientras que Hamilton está intratable. Pero tras los ojos de Nico, la situación era clara: Lewis es un hombre desesperado en una misión difícil. No es necesaria la lucha directa, no es necesario correr los riesgos que tiene que tomar el Mercedes 44. ¿Vapuleado?. Tras nueve victorias, las mismas que Lewis hasta Abu Dabi, nadie puede sostener eso. Enfoques diferentes, formas de aproximación diferentes. En Brasil pudo perder mucho si se hubiera enzarzado en luchas.

Dos años después, Nico bajó su visera y miraba el mismo semáforo. Durante la carrera, los ojos puestos en un objetivo, en un futuro cercano que era luminoso en mitad de la noche. La misma oscuridad a la que ha sabido sobreponerse estos tres últimos años. La perseverancia en pos de un sueño, con la suavidad y la elegancia que le caracterizan.

La bandera a cuadros entregó a Nico lo que Rosberg se había ganado. El trigésimo tercer campeón del mundo de la historia. Erik Nico Rosberg.

Para comentar o votar INICIA SESIÓN
4 comentarios
Imagen de EpsylonRad
Excelente Reseña. Tenemos un gran gran campeón. Lo dejo bien claro en Brasil, cuando esquivo al llamado "promesa" Verstappen, y hoy en particular, cuando desde el equipo le dijeron que lo pasara, y necesito 2 curvas para dejarlo atrás, siendo el mejor defensor del puesto. Puso todo el año en riesgo en ese instante. Ea un gran campeón, no me cabe duda.
Imagen de Clase A
en velocidad pura, pocos hay en la parrilla + rápidos que él, es la primera vez que gana a Lewis , xo siempre ha quedado muy cerca suyo. Es mucho mejor que otros campeones del mundo y encima es buen tipo. Digno campeón, el peso que se ha quitado de encima le puede ayudar a ir incluso + rápido a partir de ahora. 0 errores en todo el año con muchas exhibiciones como la paliza que le metió a lewis en singapur. en el tramo final se ha dedicado a controlar la situación, muchos se reían de Niko pensando que Lewis controlaba éstas últimas carreras cuando en realidad es Niko el que reia ya que lo que controlaba él era el mundial.
Imagen de Perán
https://www.youtube.com/watch?v=fKJV0DSg6Uo
Imagen de OvihSapiens
¡Impresionante año de Nico Rosberg! Merecía este Campeonato y al fin lo ha logrado. :D
Usuario no registrado Queremos saber tu opinión
¿Nuevo en SoyMotor.com? ¡Bienvenido! Regístrate aquí para participar.
Scroll To Top