Freepractice4

Análisis de la primera parte de la temporada 2015: Red Bull

La temporada de los pilotos de Red Bull no ha sido nada fácil hasta el momento, con continuos altibajos

AmpliarLos dos Red Bull en Hungría - LaF1.esLos dos Red Bull en Hungría

Entramos en el último grupo de equipos del análisis, formado por los cuatro mejores de la primera mitad de temporada. Entre ellos, el último es el equipo Red Bull.

1. SITUACIÓN EN EL CAMPEONATO DE CONSTRUCTORES

 

 

El Gran Premio de Hungría supuso un gran revulsivo para el equipo Red Bull. Gracias al doble podio conseguido en el Hungaroring, los de Milton Keynes dejan a Force India sin margen de error en la lucha por la cuarta plaza, e incluso obligan a Williams a no fallar si quieren mantener la tercera. Su objetivo será volverse a subir al podio en circuitos como el Marina Bay de Singapur.

 

 

2. SITUACIÓN EN EL CAMPEONATO DE PILOTOS

 

 

 

En el Campeonato de Pilotos, el rendimiento de Red Bull en Hungría ha servido para que Kvyat y Ricciardo afiancen sus posiciones respecto a pilotos como Hülkenberg o Grosjean. Además, según cómo se desarrollen las próximas carreras los pilotos de Red Bull podrán optar incluso a la cuarta posición de Bottas, que no está excesivamente lejos para ellos.

 

3. COMPARACIÓN GENERAL DE PILOTOS

Para comparar el rendimiento de los pilotos de Red Bull durante esta primera mitad de la temporada, se tienen en cuenta tres estadísticas relacionadas con la sesión de clasificación, y dos relacionadas con la carrera (estas últimas multiplicadas por dos, para que el peso en el análisis del rendimiento en carrera sea superior al del rendimiento en clasificación).

1El piloto ganador en cada apartado recibe la puntuación correspondiente, de forma que al final se obtiene un valor sobre siete. En caso de empate, cada piloto recibe la mitad de la puntuación.

2Se ha descartado cualquier DNS/DNF a la hora de realizar la tabla (excepto en caso de responsabilidad del propio piloto)

 

 

 

 

En clasificación, Ricciardo bate a Kvyat por un margen considerable (0.210 s), aunque en el cara a cara la diferencia parece mucho menor. Esto se debe a que durante los primeros grandes premios, Ricciardo batió a Kvyat muy ampliamente, y posteriormente el ruso igualó el nivel de Ricciardo y fue capaz de batirle en cuatro ocasiones casi consecutivas, aunque siempre por mucho menos margen del que Ricciardo había conseguido en las primeras carreras.

Los domingos la lucha parece igualarse notablemente, aunque las cifras se encuentran desvirtuadas por incidentes como los de Ricciardo en Hungría. De todas formas, parece claro que Kvyat mejora en carrera respecto a clasificación.

4. COMPARACIÓN CARRERA A CARRERA DE LOS PILOTOS

 

Gran Premio de Australia

El debut de Kvyat con Red Bull no pudo ser peor: a casi medio segundo de Ricciardo en Q2 (eliminado en 13ª posición) y fuera de la carrera antes de empezar, debido a un fallo en la caja de cambios.

Ricciardo, sin embargo, mostró en Australia un nivel tan alto como el de la temporada anterior, y desde la séptima posición de la parrilla alcanzó la sexta en meta, tras el abandono de Räikkönen. La parte negativa fue no sobrepasar a Nasr, que a pesar de tener un peor ritmo, se pudo defender gracias a su gran velocidad punta.

 

Gran Premio de Malasia

La lluvia en clasificación benefició a los pilotos de Red Bull, que sacaron el máximo del monoplaza en estas condiciones para colocarse cuarto (Ricciardo) y quinto (Kvyat) en la parrilla de salida.

La carrera fue otra historia. Kvyat terminó noveno, justo por delante de su compañero, a pesar de haber sufrido un toque con Hülkenberg. Pero RIcciardo tampoco tuvo una carrera tranquila, ya que su monoplaza llegó muy dañado a las últimas vueltas, lo que provocó que no pudiera pelear con Kvyat.

 

Gran Premio de China

Otra discreta clasificación de Kvyat le dejó en 12ª posición, mientras que su compañero entraba en Q3 y clasificaba séptimo.

La carrera terminó en la vuelta 15 para Kvyat debido a un problema en su unidad de potencia. Pero las cosas no irían mucho mejor para Ricciardo, que realizó probablemente una de sus peores actuaciones en la Fórmula 1, con continuos errores en las luchas cuerpo a cuerpo con los pilotos de Sauber que le hicieron terminar noveno, detrás del propio Nasr. La facilidad de adelantamiento de Ricciardo había desaparecido, al menos por esta carrera.

 

Gran Premio de Bahréin

Otro gran premio muy complicado para Kvyat, que tras un grave error en los libres tres no encontró el ritmo en clasificación y quedó eliminado en la Q1, a más de un segundo del tiempo de su compañero, que de nuevo entró en al Q3 y terminó séptimo.

La carrera de Ricciardo es sencilla de resumir: las complicaciones de Massa le dejaron sexto desde la salida, y no se movió de esa posición hasta la línea de meta, sin opciones de alcanzar al sexto a de ser superado por el séptimo en ningún momento. Por su parte, Kvyat completó una brillantísima actuación, remontando ocho posiciones en pista y alcanzando la zona de puntos (noveno), de nuevo lastrado por su mala sesión de clasificación.

 

Gran Premio de España

Por fin Kvyat consiguió batir a su compañero en la clasificación, aunque solo fuera por una décima (octavo, Ricciardo décimo). Este resultado es especialmente relevante, ya que supuso el punto de inflexión en la primera mitad de la temporada del ruso.

En carrera Ricciardo demostró tener algo más de ritmo que su compañero, aunque fue la primera vuelta (bajó hasta la 13ª posición) lo que realmente lastró a Kvyat. Terminaron séptimo y décimo.

 

Gran Premio de Mónaco

Muy apretados de nuevo Ricciardo y Kvyat en clasificación, con el australiano esta vez por delante (cuarto y quinto).

Kvyat le ganó la partida a su compañero en la salida, lo que definiría las posiciones finales de ambos. Aunque en el equipo le dijeron a Kvyat que dejara pasar a su compañero en las últimas vueltas (venía con neumáticos mucho más nuevos), como Ricciardo no fue capaz de ganar más posiciones le terminaron exigiendo que le devolviera la posición a Kvyat, en lo que fue una auténtica demostración de fair play del equipo Red Bull hacia sus pilotos.

 

Gran Premio de Canadá

Kvyat volvió a clasificar por delante de Ricciardo en esta ocasión, y además demostró tener algo más de ritmo que su compañero durante todo el fin de semana.

Desde la octava posición, Kvyat terminó noveno en una carrera sin muchas variantes. Ricciardo sufrió mucho más, y cayó desde la novea posición de la parrilla de salida hasta la 13ª, perjudicado por la poca punta del motor Renault.

 

Gran Premio de Austria

El Red Bull Ring fue otro circuito al que Kvyat se adaptó mejor desde el primer momento, aventajando a su compañero en Q3 en tres décimas, y entrando por primera vez en solitario a la Q3 (octava posición final).

La carrera fue muy complicada para ambos pilotos de Red Bull, con un monoplaza que no funcionó al igual que en otros grandes premios. Aun así, Ricciardo consiguió rascar un punto, mientras que Kvyat solo pudo terminar 12º.

 

Gran Premio de Gran Bretaña

Por cuarta vez en cinco grandes premios, Kvyat clasificaba por delante de Ricciardo, esta vez ayudado por un error del australiano, cuya mejor vuelta fue anulada por sobrepasar los límites de la pista a la salida de Copse.

Un fallo eléctrico en el monoplaza dejó a Ricciardo fuera de carrera en la vuelta 21. Situación que contrastaba totalmente con lo que sucedía al otro lado del box: Kvyat estaba realizando la mejor carrera de la temporada, rodando en séptima posición y luchando con los Ferrari, que tenían algo más de ritmo. Cuando llegó la lluvia, el ruso de Red Bull demostró ser uno de los pilotos más habilidosos en situaciones cambiantes, lo que a punto estuvo de servirle para birarle la quinta posición a Bottas en la última vuelta.

 

Gran Premio de Hungría

El circuito de Hungaroring era, presumiblemente, uno de los mejores de la temporada para Red Bull. Además, las recientes mejoras en el monoplaza les habían colocado claramente como cuarto monoplaza de la parrilla (tercero por delante de Williams en este circuito). Ricciardo clasificó cuarto y Kvyat séptimo.

La carrera, que seguro que el lector todavía tiene en la retina, fue una auténtica montaña rusa para los pilotos de Red Bull. Por suerte para ellos, la carrera terminó cuando estaban en sus mejores posiciones, consiguiendo un doble podio que salva por el momento su temporada.

 

5. CONCLUSIONES

La temporada de los pilotos de Red Bull no ha sido nada fácil hasta el momento, con continuos altibajos. Lo que sí que parece claro es una tendencia al alza de Kvyat, que se ha sabido sobreponer al complicado inicio de temporada y desde Canadá esta, cuanto menos, al nivel de Ricciardo.

Mañana toca el análisis del antepenúltimo equipo de la serie: Williams.

Usuario no registrado Queremos saber tu opinión
¿Nuevo en SoyMotor.com? ¡Bienvenido! Regístrate aquí para participar.
Scroll To Top