TECNOLOGÍA

Inka, la máquina del tiempo de Audi

Los ensayos simulan 12 años en sólo 19 semanas

A prueba la resistencia a la corrosión y envejecimiento

Cinco fases en condiciones climáticas extremas

AmpliarInka, la máquina del tiempo de Audi - SoyMotorTest Inka número 100 de Audi Quality Assurance

Audi ha cumplido 100 pruebas del tipo Inka, capaz de reproducir 12 años de vida de un vehículo en tan sólo 19 semanas. Os contamos en qué consiste el test con el que la casa alemana optimiza su fiabilidad.

¿Cuáles son las características que convierten un coche en un producto 'Premium'? Alta calidad de materiales, confort elevado, diseño exclusivo, prestaciones y fiabilidad. Pero todas estas características no justificarían el precio mas elevado sin una larga duración del producto. Por eso, para garantizar una vida mas larga con respecto a otras marcas, los productores de coches premium someten a duras pruebas a sus modelos en fase de pre-serie. 

 

El test Inka verifica la resistencia
a la corrosión
y envejecimiento de sus coches

 

EL TEST INKA DE AUDI

Con mas de 40 años de experiencia en Desarrollo Técnico, desde el 2002 el departamento Quality Assurance de Audi lleva a cabo el test Inka para verificar la resistencia a la corrosión y envejecimiento de sus coches. El ultimo modelo de la Casa de los Cuatro Aros en pasar estas duras prueba ha sido el nuevo Audi A4, con el cual se ha realizado el test tipo Inka número 100. Para lograr este reto se han completado un total de 322.500 horas de pruebas, se han recorrido más de un millón de kilómetros y se ha pasado por 2.800 ensayos en barro y 1.900 en medio salino. Pero, ¿cómo se llevan a cabo estos test para recorrer virtualmente 12 años de vida de un coche en sólo 19 semanas?

 

LAS CINCO FASES DE PRUEBAS

En la primera fase de ensayo, el coche tiene que aguantar una ‘niebla’ de agua salina en una cámara climática a 35 grados centígrados. Después, en la segunda fase, el Audi se expone a un clima tropical de hasta 50 grados mientras que la humedad máxima del aire alcanza el 100%. En la tercera fase entran en juego 80 lámparas de alta potencia -cada una con una intensidad de 1.200 vatios- que calientan la carrocería hasta 90 grados centígrados para simular una larga exposición al sol de verano que verifique el aguante de los materiales del interior con eventuales pérdidas de color.

En la siguiente fase, la cuarta, se simulan condiciones invernales a 35 grados centígrados bajo cero. En estas condiciones climáticas, una máquina con cuatro postes hidráulicos mueve el coche para simular la torsión y tensión de la carrocería y los apoyos del motor que los vehículos soportan al circular en carreteras muy bacheadas. Finalmente, en la ultima fase de los test Inka, los probadores de Ingolstadt conducen los coches sobre pistas especiales, hasta recorrer un total de 12.000 kilómetros con cada unidad, incluidas las zonas de barro y con medio salino.

Después de tanto estrés, los inspectores alemanes revisan enteramente el coche descompuesto en unos 600 componentes individuales y los revisan en busca de posibles puntos débiles. ¿No da un poco más de tranquilidad saber que cada modelo de Audi se ve sometido a estas pruebas?

 

Usuario no registrado Queremos saber tu opinión
¿Nuevo en SoyMotor.com? ¡Bienvenido! Regístrate aquí para participar.
Scroll To Top