FreePractice4

¿Somos justos con los pilotos? ¿Cómo evaluarlos?

AmpliarKimi Räikkönen en Mónaco 2008 - LaF1Kimi Räikkönen en Mónaco 2008

La temporada 2015 de Fórmula 1 está a punto de comenzar, y tan pronto como termine la primera carrera en Australia, comenzaremos a ver numerosos análisis acerca de los pilotos de la parrilla. Además, acentuado por la irrupción de Twitter durante los últimos años, existe un continuo debate entre los aficionados a la Fórmula 1 acerca de si tal piloto es mejor que otro, si ‘x’ es el mejor del Mundo, o si lo es ‘y’. Para ello, muchos dedican horas y horas buscando argumentos para defender a su piloto favorito, mientras otros los buscan en contra, e incluso hay un tercer grupo ‘objetivo’ que, al menos aparentemente, lo hace desde la imparcialidad. En la mayoría de casos, se trata de debates constructivos y muy interesantes, en los que cualquier aficionado puede aprender del resto. Sin embargo, lo habitual es que en estos debates no gane nadie, ya que casi siempre los participantes mantienen intocable su opinión inicial. Y esto, en muchas ocasiones, es debido a que no se usan los argumentos ideales, ni los datos más representativos y rigurosos, por lo que es realmente difícil conseguir que alguien cambie de opinión.

En este artículo no voy a entrar a valorar a ningún piloto en concreto, sino que voy a exponer lo que para mí sería la forma más justa de evaluar a los pilotos y compararlos. Y para ello, voy a comenzar explicando cómo lo haría con dos supuestos compañeros de equipo, ya que comparar pilotos de diferentes equipos es, obviamente, mucho más complejo.

Dejando aparte las ‘sensaciones’, ya que lo que un piloto te puede transmitir o dejar de transmitir en una determinada carrera se trata de algo puramente subjetivo, está claro que debemos partir de hechos, que aparecen reflejados en las estadísticas. Pero de nada vale usar como argumentos las estadísticas en sí, ya que se trata de meras recopilaciones de datos que dejan a un lado la mayoría de variables, y que si no son interpretadas en su justa medida, jamás nos aportarán los datos que buscamos.

Por lo tanto, a la hora de comparar a dos compañeros de equipo, inicialmente ya podemos descartar una serie de estadísticas que, por sí solas, pueden servir como entretenimiento, pero no aportan ninguna información acerca del rendimiento puro de los pilotos. Este grupo de estadísticas serían las poles, las victorias, las vueltas rápidas, los podios y los puntos a final de temporada.

Sin duda, son cinco de las estadísticas que más se usan a la hora de valorar a los pilotos, y descartarlas tan rotundamente puede parecer una locura. Pero cuando queremos comparar a dos compañeros de equipo, ¿es realmente el número de puntos sumado a final del campeonato un reflejo fiel y exacto del trabajo realizado por estos pilotos? Por supuesto que no: en el número total de puntos al final de un Campeonato influyen determinantemente otros aspectos como los problemas de fiabilidad, los accidentes, los errores de estrategia del equipo (tanto en clasificación como en carrera) y una larga lista de variables que hacen que comparar a dos compañeros de equipo según los puntos sumados a final de temporada sea tan osado como injusto.

Pero si la comparación según los puntos sumados a lo largo de toda la temporada ya es claramente deficiente, evaluar a los pilotos según el número de victorias, podios o poles es todavía más atrevido. Los motivos son innumerables, pero he aquí el más evidente de ellos: el rendimiento de un monoplaza varía sustancialmente a lo largo de un año, de forma que un monoplaza en algunas carreras podría optar incluso al podio, mientras que en otras quizá no puede ni luchar por puntos. Por este motivo, que un compañero de equipo tenga dos podios más a lo largo de un año que el piloto que está al otro lado del garaje tampoco nos dice nada, ya que es posible que esos dos podios del piloto ‘A’ hayan coincidido con las dos carreras en las que el monoplaza era más competitivo, mientras que el piloto ‘B’ en esas dos carreras podría haber sufrido problemas mecánicos, o cualquier otro tipo de percance. Si el piloto ‘B’ batió al piloto ‘A’ es las 17 carreras restantes, ¿sería entonces justo decir que el piloto ‘A’ fue mejor “por haber subido dos veces al podio”? No, resulta obvio que no es así. Y aunque en la realidad no nos encontremos con casos tan extremos, nos basta con mirar hacia la temporada pasada para encontrar ejemplos de pilotos que, aunque subieron menos veces al podio que su compañero, su rendimiento global fue mejor (¿se te ocurre alguno?). Y de la misma forma que he realizado este análisis con el número de podios, es válido también para el número de victorias o de poles.

En cuanto al número de vueltas rápidas usado como dato en una comparación entre compañeros de equipo, he de decir que, siendo muy generoso, me parece una anécdota. Su relevancia es incluso menor hoy en día: con la gama de neumáticos Pirelli, la vuelta rápida no tiene la más mínima relación con haber realizado la mejor vuelta de la carrera, sino que depende directamente tanto de la estrategia de neumáticos, como del uso del combustible, dos factores ajenos en gran medida al pilotaje del piloto en cuestión.

Podemos entonces llegar a la conclusión que previamente exponía: las poles, las victorias, las vueltas rápidas, los podios y los puntos a final de temporada son meros datos anecdóticos que, aunque bien contextualizados podrían llegar a aportarnos alguna información, por sí solos conforman una manera muy injusta de valorar a un piloto. A estos datos ya mencionados, se les puede añadir también el número de abandonos, que tampoco es una estadística útil, ya que estos pueden deberse a un error del piloto, o a un problema mecánico ajeno a él, por lo que no nos indica nada acerca del rendimiento del piloto. Y el número de veces que los pilotos han alcanzado la Q2 / Q3 tampoco es un dato que nos aporte información objetiva, ya que está relacionado directamente con el rendimiento del monoplaza, por lo que se pueden dar casos como el que he ejemplificado antes con el número de podios (que un piloto clasifique mejor coincidiendo con la parte de la temporada en la que el coche permitía entrar en Q3, y que el otro lo haga cuando el monoplaza no daba opción a entrar en el Top10).

Y sí, llegado a este punto muchos diréis: "pues para ser una forma tan injusta de valorar a los pilotos, son los puntos en el campeonato los que deciden al ganador del Mundial". Y mi respuesta es: ¿cuántos de los últimos 10 mundiales han sido ganados por el piloto que a tu juicio fue el mejor? La respuesta es totalmente subjetiva, pero apostaría a que muy pocos afirmáis "los 10". Y esto responde a una afirmación tan clara como cierta: el mejor sistema de puntuación para los pilotos es el menos injusto de todos, partiendo de la base de que todos son injustos por definición, en mayor o menor medida.

Dicho esto, podemos comenzar a buscar estadísticas que nos sirvan para ser más justos a la hora de analizar a un piloto. Pero antes, todavía nos encontraremos con una serie de estadísticas que siguen sin reflejar la realidad del rendimiento de ambos compañeros en un equipo. En este grupo se incluyen el número de posiciones ganadas en carrera (un piloto que remonta mucho, probablemente lo hace debido a que clasifica por debajo del nivel de su coche, por lo que esta estadística es muy confusa), los adelantamientos realizados, el número de vueltas completadas, las penalizaciones (sobre todo si se incluyen las penalizaciones por cuestiones del monoplaza), etc. Pero, por encima de todas, las estadísticas que probablemente peor reflejan el rendimiento de un piloto a lo largo del año son las de "Mejor posición en carrera" o "Mejor posición en Q", ya que estas directamente se basan en un momento puntual de la temporada, y ni siquiera tienen en cuenta el año completo.

Llegados a este punto, parece que podríamos seguir descartando estadísticas hasta quedarnos sin ninguna… y sí, lo cierto es que se podría, ya que ninguna estadística es justa por completo. Pero como a casi todos nos encantan este tipo de análisis, he tratado de fijar un límite a partir del cual, si bien las estadísticas siguen sin ser totalmente fieles, sí que nos permiten hacernos una idea muy aproximada de cuál ha sido el rendimiento de dos compañeros de equipo a lo largo de una temporada.

Tras todo lo comentado, voy a exponer lo que, en mi opinión, sería una tabla de datos bastante justa con los pilotos valorados, ya que daría mucha más importancia a su trabajo en pista, y menos al rendimiento del monoplaza y al resto de factores externos, como la suerte, que a fin de cuentas es lo que queremos evitar cuando analizamos a un piloto. Debajo de la tabla, podéis encontrar una pequeña explicación de las estadísticas que pueden ser confusas.

 

 

En cuanto a las tres primeras estadísticas, se debe analizar previamente, clasificación a clasificación, si en alguna de ellas los pilotos ‘A’ o ‘B’ se han visto perjudicados por factores externos a su pilotaje, como errores estratégicos del equipo al elegir los neumáticos (especialmente en lluvia), posible tráfico o problemas mecánicos. Se descartarán todas las sesiones de clasificación en las que uno de los dos pilotos haya sufrido este tipo de percances. Además, cabe destacar que la estadística más representativa de este primer apartado es la de la diferencia media en Q en tiempo, ya que lo que realmente determina si un piloto ha realizado un buen trabajo es la diferencia que ha conseguido sobre su compañero medida en tiempo, no en posiciones: puede ser que un piloto clasifique cuatro posiciones por delante de su compañero, pero solo con una décima de margen, en cuyo caso habrá realizado un buen trabajo. Pero si, aunque clasifique tan solo una posición por delante, la diferencia es de medio segundo, entonces estaríamos hablando de una excelente actuación (siempre y cuando no se deba a un error del compañero).

Es importante destacar que no he creído conveniente incluir la estadística de "Cara a cara en carrera". En clasificación resulta evidente que se trata de una lucha mucho más directa entre compañeros, por lo que esa estadística si es válida. Pero en carrera, donde intervienen muchas más variables, es poco representativo reflejar simplemente quién de los dos compañeros ha terminado por delante.

Sin embargo, dejando a un lado esta estadística de posición media, hay otras tres estadísticas que considero muy interesantes para el apartado de carrera:

  • La diferencia acumulada en carrera: se trata de sumar la diferencia que ha habido entre los pilotos, carrera tras carrera, en la línea de meta.
  • La diferencia media en carrera: es básicamente el anterior dato, pero dividido para el número de carreras.
  • La diferencia media por vuelta en carrera: de nuevo parte del dato anterior, pero en este caso se divide para el número de vueltas. De esta forma, hallamos cuál ha sido la diferencia de tiempo media por vuelta a lo largo de toda la temporada.

Pero, sobre el resto de estadísticas, hay una especialmente importante que prácticamente nunca aparece en los análisis: el ritmo de carrera. Obviamente, es muy complicado analizar quién de los dos compañeros de un equipo ha tenido un mejor ritmo a lo largo de la carrera. Esta dificultad radica principalmente en el frecuente tráfico de doblados en pista, las diferentes estrategias, el tiempo perdido al adelantar a otro piloto, etc. Para resolver este problema, hay que buscar momentos estratégicos de la carrera en los que ambos pilotos estén en una estrategia similar y no tengan tráfico. Por supuesto, no siempre va a ser posible hacer este análisis, por lo que nos tendremos que conformar con llevarlo a cabo en las carreras en las que ambos compañeros de equipo hayan completado al menos un stint en condiciones similares. En el resto, se debería anular, salvo que resulte muy evidente cuál de los dos pilotos era más rápido.

En caso de lluvia, es muy complicado analizar el rendimiento de los pilotos en carrera, ya que suelen ser días de competición muy caóticos. Sin embargo, en clasificación sí que es posible llevar a cabo este análisis, obteniendo la diferencia media entre ambos pilotos en las clasificaciones en las que se han usado neumáticos intermedios o de lluvia extrema.

Por último, es también relevante la estadística de Grandes Premios en los que el piloto ha causado su propio abandono. En ningún caso se incluirían en esta estadística abandonos causados por motivos mecánicos, ya que son ajenos a la responsabilidad del piloto.

Pero, sin ninguna duda, hay algo fundamental para que un análisis como este pueda funcionar: descartar las carreras en las que alguno de los pilotos haya sufrido cualquier tipo de problema no relacionado con su pilotaje. Si no se lleva a cabo esta ‘limpieza’, un análisis jamás será válido, ya que en él aparecerán datos de carreras en las que un piloto simplemente ha ganado al otro porque su equipo se ha equivocado en la primera parada en boxes, porque el ERS no ha funcionado a pleno rendimiento o incluso porque su monoplaza se ha visto afectado por los restos de un accidente entre otros pilotos. Pero no por talento ni pilotaje.

Una vez terminado este análisis, que es aplicable a compañeros de equipo, se puede intentar avanzar hacia un análisis entre pilotos que no son compañeros de equipo. Para ello, primero habría que aplicar este mismo análisis entre cada uno de los dos pilotos que queremos comparar y sus respectivos compañeros. Y si queremos ir más allá, sería necesario buscar si alguno de los compañeros de los pilotos ‘A’ y ‘B’ que queremos comparar ha compartido box con ambos pilotos, aunque el sistema aquí ya pierde algo de fiabilidad. Todavía podríamos profundizar más, comparando compañeros de ‘A’ y ‘B’ que hayan compartido equipo entre sí, pero no tanto con ‘A’ como con ‘B’. De nuevo, la fiabilidad decrecería sustancialmente, pero es el único método algo objetivo con el que podemos comparar a pilotos que nunca han sido compañeros. De todas formas, insisto: se trata de una tarea muy compleja, y que aporta resultados altamente imprecisos.

Para finalizar, quiero dejar claro que el análisis de 10 estadísticas que he propuesto no es (obviamente) un análisis perfecto, ya que todavía habría mucho más que matizar y profundizar. Pero es un análisis que trata de una manera medianamente justa a los pilotos, y que no los valora superficialmente. En mayor medida, valora su trabajo, no la suerte que han tenido. Por ello, os animo a que me propongáis qué estadísticas añadiríais / quitaríais de la tabla que he expuesto arriba, y también os animo a que a partir de ahora dejéis a un lado algunos de los análisis tradicionales, que se basan en estadísticas que realmente no reflejan el rendimiento de los pilotos, e intentéis elaborar vuestro propio método para analizar más objetivamente a los pilotos. O en su defecto, podéis usar uno similar al mío.

Antes de terminar el artículo, también quiero explicar cuál es el motivo principal por el que lo he redactado. Y este motivo es el simple hecho de ver cómo determinados análisis, que no representan en ningún caso la calidad de los pilotos, son con frecuencia tomados como referencia para elaborar nuestras opiniones acerca de los pilotos. Y esto puede conllevar que seamos muy injustos a la hora de valorar a los pilotos. Porque, al igual que la práctica totalidad de la afición reconoce el gran talento de un piloto como Fernando Alonso, que se trata de un caso en el que las estadísticas apenas son necesarias, creo que sería conveniente evaluar al resto de pilotos en su justa medida, para poder reconocer quién realmente merece estar en la Fórmula 1, y quién realmente merece un puesto en un equipo de los grandes. Aunque sea una tarea muy complicada, entre todos podemos conseguir ser algo más justos a la hora de juzgar a los pilotos.

Para comentar o votar INICIA SESIÓN
81 comentarios
Imagen de Gonzalo.V
Yo también añadiría una cosa, que es donde hubiera terminado cada piloto sin problemas en calificación y en carrera. Por ejemplo: Bianchi, teniendo problemas en su mejor vuelta (banderas amarillas) hubiera terminado en Q2 noveno, pasando a la Q3. En calificación, de haber usado la vuelta " extra de los cinco primeros" hubiera terminado sexto. De no haberla usado, hubiera terminado noveno.
Imagen de bourne
[#79 HighLander] lo que tu digas tus argumentos me han dejado cortado puffffff, PD no me contestes más.
Imagen de HighLander
[#78 bourne] Ricciardo es un gran piloto, Vettel tuvo mas problemas en su auto y ademas no dio en la tecla... Perdió con Ricciardo ... Y ???? Que piensas justificar con eso ? Si Vettel resulta ser un fraude y se ha dado el lujo de pulir el piso con la nariz de Alonso 6 años seguidos, ya me dirás directamente quien es Alonso, será poco mas que una lombriz entonces....
Imagen de bourne
[#77 HighLander] es que vettel era un tetracampeón y ricciardo el nuevo del equipo PEQUEÑA DIFERENCIA
Imagen de HighLander
[#75 bourne] Bueno es que Alonso ea todo un Bi-Campeon y Lewis un recien llegado NOVATO... Pequeña diferencia..... Cuestion de Talento Natural.... Hoy día Hamilton le debe sacar media vuelta en carrera a Alonso si tuvieran el mismo coche como en 2007, por dos razones: Hamilton es un crack y está a tope de rendimiento. Y Alonso está acabado ademas de que nunca a sido un piloto verdaderamente rapido.
Imagen de bourne
Humillación? Jajajajaja entoces que nombre tendria lo que le hizo ricciardo a vettel la temporada pasada? Jajaja o rosberg a schumi en su retorno venga anda cuentaselo a otro
Imagen de bourne
[#74 Panchito] y erre que erre eso es una chorrada el Renault del 2009 era una caca..... igual veian en renault que piquet rendia mejor con el deposito mas cargado jajajajaja no tiene ningún sentido coherente tu razonamiento, mira no he murado la temporada 2009 igual un dia que tenga yiempo me pongo a ver carrera tras carrera como se desarrollaban, y luego hablas de que alonso en el 2007 fue humillado? Bueno si fue humillado en el aspecto de tratarle de segundón y ni con esas hamilton consiguió mas puntos que el
Imagen de Panchito
Amigo Bourne... Que bueno que lo sabías...!! Mi tesis descansa en el hecho de que Alonso.. Luego de la humillación con el piloto recién llegado de GP2... En el 2007.. Estiúló que sus compañeros de equipo.. Tuvieran siempre un coche 0.5 ó 0.8 segundos mas lentos que el suyo propio..... La forma mas sencilla (pero evidente) fué hacerlos rodar 30 kg. más pesados.. (Piquet jr.) ..ó 20 kg. más pesado con Grossjean.. Los pesos de los coches a partir del 2010... No fueron ya publicados... Pero SEGURO..De una forma ó de otra.. Alonso se aseguró de "capar" a sus compañeros de equipo.. .......... Por cierto....... Los chocolates pueden ser "pedacería".. lo importante es que sea "Chocolate Oscuro"... Gracias.
Imagen de bourne
[#72 bourne] para poder seguir pilotando un f1
Imagen de bourne
[#69 Panchito] claro que lo sabia, lo pilotos se preocupan y saben que estrategia seria la mejor, pero eso no quiere decir que fuese el artificie el que ideara el plan, yo nunca he negado que fernando no supiese nada de eso, ya que hasta piquet lo reconoció que el, el que propuso a pat symonds y flavio estrellarse a cambio de una renovación, es pàtetico este piloto, al no demostrar talento querer hacer este tipo de tratos.

Páginas

Usuario no registrado Queremos saber tu opinión
¿Nuevo en SoyMotor.com? ¡Bienvenido! Regístrate aquí para participar.
Scroll To Top