Hablamos con el team manager de McLaren en tiempos de Senna

El paso de Ayrton por McLaren: entrevista a Jo Ramírez

Jo Ramírez estuvo en la estructura de McLaren durante 18 años

Amigo de Ayrton desde la Fórmula 3, buscó siempre la reconciliación entre el astro brasileño y Alain Prost

Repasamos el paso de Senna por McLaren con el directivo mexicano

AmpliarEl paso de Ayrton por McLaren: entrevista a Jo RamírezEl paso de Ayrton por McLaren: entrevista a Jo Ramírez

"No debería sorprender que McLaren no haya sido competitivo desde que Jo Ramírez se fue", dijo una vez Alain Prost, y es que el mexicano fue uno de los puntales del éxito de Ron Dennis y sus hombres entre los años ochenta y noventa. 40 años de trabajo en el paddock, 18 de ellos en la mítica escudería, convierten a Jo Ramírez (Ciudad de México, 1944) en una de las figuras más respetadas y reputadas de la Fórmula 1. A lo largo de su vida ha trabajado para equipos como Ferrari o Tyrrell, donde entabló amistad con pilotos de leyenda, si bien su consagración como profesional llegó de la mano del mítico triunvirato que conformaron Ayrton Senna, Alain Prost y McLaren. Comprensivo pero al mismo tiempo exigente, lidió con manos de pianista con la mayor rivalidad que jamás haya existido.

 

 

P: Usted fue durante mucho tiempo el único mexicano en la Fórmula 1, estuvo 20 años en McLaren. ¿Recuerda la primera vez que conoció a Ayrton?
Jo RAMÍREZ: Sí, sí, estaba yo con Fittipaldi, en el equipo de Fittipaldi. Estábamos probando en Silverstone y Ayrton Senna estaba también ahí porque probaba la Fórmula Ford, y él vino al motorhome a saludar a Emerson. Lo saludó y Emerson me lo presentó a mí, hablamos un poco y cuando él salió, Emerson me dijo a mí: "mira a este chico, va a llegar a ser uno de los más grandes en el deporte". Quedé impresionado y entonces nos empezamos a ver más seguido. Después cuando firmó con Toleman ya iba a la Fórmula 1, nos encontrábamos en el avión. En esos años todos iban en el mismo avión. Empezamos a hacer amistad y cuando tuvimos la oportunidad de tenerlo con McLaren ahí estaba yo muy animado de tenerlo en el equipo.

P: Usted comparó en su libro a Senna con Jim Clark y Michael Schumacher, y dijo que si bien Clark y Schumacher se podían venir abajo con la presión, Ayrton la resistía. ¿Era esa su gran virtud?
J. RAMÍREZ: Sí, una de tantas. Aguantaba muy bien la presión, eso una cosa. Era muy bueno en el agua, no le importaba el agua, y tenía una hambre de ganar que no se la he visto nunca a nadie.

P: Pero al mismo tiempo quizá pecaba de impaciente.
J. RAMÍREZ: Sí, la impaciencia hizo que perdiera carreras, como la de Monza, que hubiéramos ganado 16 de 16 carreras. Perdió otra cuando se accidentó contra Nakajima en Brasil. Por falta de paciencia. Cuando él alcanzaba a alguien lo tenía que pasar. En lugar de esperarse un poco y esperar a una situación donde fuera más factible, más fácil, sin comprometer al otro. Había muchos pilotos que cuando veían el casco amarillo en los espejos... como que les metía el miedo en el cuerpo.

P: Senna llegó a McLaren en el 88. Antes Prost había batido a Lauda, había batido a Watson, a Rosberg. Pero Prost lo recibió con los brazos abiertos.
J. RAMÍREZ: Desde luego. Para él era: "si vamos a tener un piloto bueno, mejor. Él me va a empujar a mí y yo espero empujarlo a él". Él no tuvo ningún problema. Me acuerdo de que el año anterior también lo tratamos de traer al equipo, en el 87, pero no pudimos. Le ofrecimos mucho dinero y Peter Warr de Lotus le ofreció más, y al final Ron Dennis dijo que la única consolación que tenemos es que han gastado tanto dinero en Ayrton que no iban a tener mucho dinero para gastar en el coche. Y no lo pudimos tener. Y Keke Rosberg dijo: "Esta es una muy buena noticia para Senna, porque si Senna viene a correr con Prost, no va a ser nadie, Prost lo va a destruir. Y no fue así.

Mónaco 1988 Senna dijo que llegó un momento que se tuvo que parar porque ya no se podía controlar. Se movía automáticamente, le daba miedo seguir

P: Senna le dijo a usted que cuando estaba al volante él no tenía la sensación de estar en un circuito, sino en una especie de túnel.
J. RAMÍREZ: Eso fue cuando hablaba de la clasificación de 1988 en Mónaco. Hizo un tiempazo, fue casi un segundo más rápido que Prost en un lugar donde Prost siempre ponía el estándar. Y Senna dijo que cuando hizo el tiempo llegó un momento que se tuvo que parar porque ya no se podía controlar. Estaba en túnel que él seguía y se movía automáticamente, le dio miedo seguir, como que estaba fuera de su control. No sé cómo explicarlo, la forma en que lo explicó él era más entendible, pero si te puedes imaginar que tal vez le pudo haber sucedido eso.

P: En la clasificación de Francia 1988 y en la de Estoril, Prost marcó el tiempo muy rápido, se quitó el mono y se vistió de calle.
J. RAMÍREZ: Sí. La básica diferencia es que cuando Prost tenía un coche que le gustaba al 100%, era imbatible. Senna no lo podía tocar. ¿Pero cuántas veces tienes un coche que te guste al 100%? De 20 carreras, dos o tres. Y sí, Prost era imbatible en esas condiciones, pero la diferencia con Senna es que cuando no tenía el coche a su gusto, Senna no cambiaba nada. Al final se quedaba los últimos quince minutos en el coche y cambiaba él su estilo para acomodarse al coche. Ahí estaba la ventaja que él tenía, que corría a improvisar cuando el coche no estaba a su gusto. En eso fue un especialista. Las vueltas de clasificación que hacía él. El mismo Prost decía: "Si él es capaz de extraer ese media segundo o más, que lo hace en cada carrera para la clasificación, pues entonces se merece los ocho metros que está delante".

Cuando Prost tenía un coche que le gustaba, Senna no lo podía tocar. Pero Senna adaptaba su pilotaje cuando su coche no le gustaba. Ahí estaba su gran ventaja.

P: En Italia hubo un año en que Ayrton le sacó 1'8 segundos a Prost en clasificación, con el mismo coche. En un circuito como Monza, sin frenadas donde recuperar tiempo, es increíble.
J. RAMÍREZ: Lo que él hacía eran cosas increíbles. Estaban ellos primero y segundo, mucha diferencia entre él y Prost, y después el resto. En Monza tal vez había tenido una ventaja de motor, pero Prost estaba completamente convencido que tenía... pero eso nunca lo supimos, los únicos que sabían la diferencia de los motores, porque los motores eran todos iguales para Honda. Y en un Gran Premio el mecánico de Prost seleccionaba los motores y en otro el mecánico de Senna. Ellos no tenían ni idea, sólo Honda lo supo. Pero sí, entiendo y estoy de acuerdo con lo que decía Prost, que era imposible que con coches con un motor exactamente igual le pudiera sacar esa ventaja. Pero fue una vez, habrá habido muchas ocasiones en las que Prost tenía el mejor motor, porque eso pasó, no es que nadie lo supiera.

 

senna-2.jpg

 

Imola 1989: Senna rompió el pacto, pero encontró la manera de decir que él tenía razón. A partir de entonces fueron dos equipos dentro de uno

P: La relación entre Senna y Prost se sostenía, pero todo cambia en Ímola 1989 con el adelantamiento que Senna hizo en la salida. Senna creía que había hecho lo correcto, que no había incumplido el pacto que tenían. ¿Quién tenía la razón?
J. RAMÍREZ: Sí, para Senna lo que él hacía estaba bien (risas). El pacto era: los dos estaban superiores al resto, no vale la pena tomar un riesgo en el arranque, así que nadie pasa a nadie hasta después de pasar la Tosa, que era la curva de después de la recta. En la carrera iba delante Prost, vio en los espejos y estaba Senna, estaban los Ferrari y un Williams. No, espera... Sí, era Senna delante en el primer arranque y Prost detrás. Senna vio, pasaron la curva y así empezó. En la segunda vuelta, Gerhard Berger tuvo un accidente muy grande en Tamburello. Paran la carrera y en el segundo arranque sigue el mismo pacto: no peleamos hasta después de la Tosa. Entonces llega Prost a Tosa primero, ve en sus espejos a Senna y el resto, todo bien... Y cuando empiezan a frenar, ¡fum! Senna lo pasa. Se queda muy cabreado, como imaginas. Rompió el pacto. Nadie se pasaba antes de la Tosa y él lo pasó en la frenada antes, y de ahí en adelante Prost dio dos trompos en la carrera, no podía... llegó segundo igual y después se salió del circuito y le dijimos: "Has de ir al podio, estás obligado". Dijo: "No, no, que me pongan una multa, no me importa. Es mejor que me salga del circuito porque si alguien me para voy a decir cosas que a lo mejor el día de mañana me voy a arrepentir, mejor qu eme vaya". Lo multaron, etc. Y después Ron Dennis los llamó a los dos para que vinieran a una prueba a un circuito en el norte de Inglaterra y habló con ellos, pero Senna todavía decía que el pacto era que no se pasaba antes de la frenada de la Tosa. "Yo no lo adelanté en la frenada". Eso  era lo que Senna había entendido, aunque no era así. Prost lo respetó en el primer arranque y no lo pasó. Si vas a pasar a alguien en esa curva lo haces en la frenada. "No, no, el pacto era que no se pasaba a nadie en la frenada, fue antes de la frenada..." Pero así era Senna, encontró una manera de decir que él tenía razón y no se salió de esto. Al final se perdonaron los dos, pero de ahí en adelante... después el problema fue que Prost hizo unas declaraciones muy malas contra Senna en L'Equipe, un periódico francés, y a Senna naturalmente no le gustó, lo vio mal. Y ya, a partir de entonces fueron dos equipos dentro de uno. Una lástima".

P: Las últimas preguntas son sobre lo que sucedió en Japón en los dos títulos, en 1989 y 1990. En el accidente de la Casio, usted ha escrito que le dijo a Alain que había cometido "el peor error de su vida".
J. RAMÍREZ: Sí, sí porque él se bajó del coche. Un error muy grande, porque el coche no tenía nada. "No, pero sí fue un golpe muy duro", me decía. "La rueda estaba girada", decía. "Sí, pero si ves la otra rueda también estaba girada, no tenía nada. Ayrton sí que había roto la nariz, él sí que tuvo que entrar para cambiarlo, pero tú no tienes nada, podrías haber seguido. Si los dos hacéis lo mismo y los dos empujáis, a lo mejor no culpan a ninguno. Tú habrías ganado la carrera sin necesidad de bajarte".

Japón 1990: Me decepcionó mucho. No fue esa la manera de ganar un Mundial, podría haberlo ganado en la pista

P: Imagino que sería extraño estar en boxes y ver el accidente de la salida de 1990. No es la mejor forma de ganar un mundial.
J. RAMÍREZ: No, horrible. Me decepcionó mucho (suspiro). No fue esa la manera de ganar el Mundial, como dices. Él podría haberlo ganado sobre la pista. Fueron dos años en Japón que el equipo llegó con un nivel alto, dominamos las pruebas, la clasificación y al final regresamos a casa casi sin nada.

P: ¿Recuerda el momento en que Ayrton informó al equipo de su fichaje por Williams? ¿Se lo dijo a usted antes?
J. RAMÍREZ: No... Sí. Ya teníamos muchos rumores. Es lo que escribí en mi libro, que él quizá tenía más información directa de Honda que nosotros. Supo que Honda iba a dejar la Fórmula 1. Nosotros lo sabíamos también, pero no lo creíamos. Y Ron insistió tanto en Honda... la Honda fue una compañía con mucho éxito, sus ventas iban arriba y de repente sus ventas empezaron a bajar un poco, a nivelarse, y ellos creyeron que algo tenían que parar en su fábrica. Decidieron parar el programa más costoso que tenían, que desde luego era la Fórmula 1. Nosotros esperábamos... nosotros no teníamos Honda y no teníamos motor, y Ayrton decidió salirse, que no fue para bien, creo. Es otra historia.

ramirez.jpg
Senna vs. Prost: Suzuka fue el escenario de
dos desenlaces de Mundial de infarto

 

ESPECIAL 20 AÑOS SIN AYRTON SENNA

bmair1mcaaanjtj.jpg MARTÍ MUÑOZ:
El paso de Ayrton por Lotus: entrevista a Chris Dinnage
CRISTIAN MESTRES:
Querido Ayrton Senna
JOSÉ M. ZAPICO:
Lo que Ayrton ganó cuando ya no estaba allí
YAGO CASTRO:
Ayrton Senna: 20 años de soledad
CARLOS GAYUBO:
Donington, 1993: Vuelta y carrera mágica
Si te interesa esta noticia
Para comentar o votar INICIA SESIÓN
6 comentarios
Imagen de elmanager
Interesante información la que he visto en vuestra pagina. Ojalá y se mantenga así, os deseo mucho éxito. Desde Caracas,/Venezuela un amigo. Alberto hidalgo Caro...
Imagen de ycastro
Martí, el curro que has hecho con todas las entrevistas es sencillamente increíble, de number juan. Sigue así!!
Imagen de virutasdegoma
Un pelotazo. Hablar con Jo Ramirez es la caña, un museo con piernas.
Imagen de 1571
yo creo que prost contaba con los mejores motores,y solo senna y sus habilidades hacian lo que hacian,,de todos es bien sabido que los patrocinadores presionaban mucho para que prost ganasee,,yo creo que seria una de las causas de la marcha,,no que el coche no hera bueno,,increible jo ramirez,es como un libro abierto..
Imagen de rauda
¿Tú sabes lo que podrá contar este hombre? Madre mía!!! Anécdotas y anécdotas sobre Senna :D
Imagen de AntonioTS77
Quien pudiera hablar horas y horas y horas con Jo Ramirez... hace unas semanas lo escuche en la radio cuando estuvo y en el espiritu de Montjuic y que gozada escucharlo...
Usuario no registrado Queremos saber tu opinión
¿Nuevo en SoyMotor.com? ¡Bienvenido! Regístrate aquí para participar.
Scroll To Top