Analizamos las grandes diferencias

De Monza a Singapur, dos polos completamente opuestos

La velocidad del trazado italiano contrasta con los retos del Marina Bay

La historia, los reglajes, la pista y la diferencia horaria diferencian ambos circuitos

AmpliarMonza 2017 (parte superior) y Singapur 2016 - SoyMotor.comMonza 2017 (parte superior) y Singapur 2016

La leyenda contra la modernidad. La velocidad frente a la agilidad. Los bosques frondosos ante edificios majestuosos. Dos mundos completamente distintos, separados por apenas dos semanas y que se encuentran en la misma categoría, en el mismo calendario. La Fórmula 1 se despide de Monza y ya viaja a Singapur, lo que podría ser un viaje a otro planeta.

Pocas son las coincidencias que tienen ambos circuitos, más allá de que albergan un Gran Premio de Fórmula 1. Para empezar, el legendario circuito de Monza está presente en el calendario de Fórmula 1 desde la primera temporada, en 1950, y ha sido la sede del Gran Premio de Italia durante 70 de las 71 ediciones que lleva la categoría reina del automovilismo. Fue en la temporada 1980 cuando, debido a la remodelación del trazado italiano, Monza se cayó del calendario en favor del Autódromo de Imola. Una sustitución que permitiría crear el Gran Premio de San Marino gracias al éxito que tuvo el nuevo circuito.

Desde el otro bando, en Singapur apenas respiraban la Fórmula 1 por aquel entonces y no fue hasta el año 2008 cuando se celebró la primera carrera. Una cita inaugural que fue histórica por ser el primer Gran Premio nocturno de toda la historia y que, a la larga, sería aún más recordada por el famoso 'Crash Gate', que permitió a Fernando Alonso llevarse la victoria.

Los datos lo dicen todo. 36 pilotos son los que se han subido a lo más alto del mítico podio de Monza, mientras que apenas cuatro son los que han ganado en Marina Bay, desde la primera victoria de Fernando Alonso, pasando por los triunfos de Lewis Hamilton y Sebastian Vettel, hasta llegar a la única victoria de Nico Rosberg conseguida la temporada pasada. De hecho, ni tan siquiera contando el total de pilotos que han sumado puntos en Singapur llegaríamos a la cifra de 36 ganadores en un Gran Premio de Italia, ya que no se llega ni a la treintena de corredores –28–.

Con la teoría de que los datos no engañan, no hay ninguno que pueda decirnos que Monza y Singapur se parezcan en algo. Si analizamos ambos trazados, nos damos cuenta de las grandes diferencias. Ambos circuitos superan los cinco kilómetros de longitud, pero la gran diferencia es que Monza, a pesar de ser unos 700 metros más largo, tiene apenas cinco curvas y dos chicanes, es decir, un total de 11 giros. Mientras que el trazado urbano de Marina Bay tiene más del doble, con un total de 23 curvas.

Esta gran diferencia conlleva una configuración del coche completamente distinta. La comparación de los monoplazas llevados a Monza con los de Singapur siempre nos sorprende, ya que parece que estemos hablando de categorías completamente distintas. Mientras que en Italia vemos coches con una carga aerodinámica mínima, con alerones totalmente planos, en Singapur no nos cansamos de ver los alerones tan cargados que siempre llevan los equipos y que pueden sacar aún más diferencia a sus rivales.

Una carga aerodinámica que afecta claramente a las velocidades entre los dos circuitos. Otro dato revelador. Lewis Hamilton venció el pasado Gran Premio de Italia con una media de 243,627 kilómetros por hora, una velocidad que sitúa la carrera en Monza como la quinta más rápida de toda la historia, sólo por detrás de los años en que dominaban los V10 de la pasada década. Pero lo sorprendente no es que Hamilton superase a 964 carreras en velocidad media, lo más destacable es la enorme diferencia que existe con la velocidad media en Singapur. Nico Rosberg venció en 2016 con una media de 160 kilómetros por hora. Una diferencia de más de 80 kilómetros por hora. Otro dato que parece indicarnos que hablemos de dos categorías distintas en vez de dos circuitos diferentes.

Y si con tantos datos nos hemos mareado y aún no apreciamos que Monza y Singapur son dos polos opuestos, sólo nos queda mirar dos fotografías de las dos carreras y ver cómo brilla la luz del día en el Gran Premio de Italia y cómo lucen los edificios y la pista de Singapur bajo los 1.500 focos que iluminan el asfalto.

Usuario no registrado Queremos saber tu opinión
¿Nuevo en SoyMotor.com? ¡Bienvenido! Regístrate aquí para participar.
Scroll To Top