GP Emilia Romaña F1 2020
FIABILIDAD

Los equipos grandes tuvieron problemas, pero la buena estrella protegió a Mercedes

AmpliarLos equipos grandes tuvieron problemas, pero la buena estrella protegió a Mercedes - SoyMotor.comBottas, Hamilton y Albon en Red Bull Ring

A los que todo les sonríe se dice que gozan "de buena estrella" y está claro que en la Fórmula 1 la "buena estrella" tiene sólo tres puntas. La prueba estuvo en Austria, donde los tres equipos grandes tuvieron problemas pero sólo Mercedes pudo neutralizarlos, si bien a Ferrari las circunstancias de la carrera le ayudaron a maquillarlos, al menos en el caso de Charles Leclerc, y fueron los anfitriones quienes salieron peor parados.

El drama de Ferrari ha ocultado que otros equipos también tienen temas importantes que resolver con urgencia. Una urgencia que es aún mayor que en otras ocasiones porque los Grandes Premios se encadenan sin respiro y lo que en otras temporadas te perjudicaba en uno, a lo sumo dos Grandes Premios, ahora puede extender sus efectos a cuatro o cinco carreras.

Tanto Mercedes como Red Bull han tenido problemas en la primera cita austriaca. Los primeros consiguieron salir bien parados, aunque sufrieron. Los Red Bull no tuvieron tanta fortuna, ninguno de los dos logró ver la meta, un cero que penaliza mucho de cara al Campeonato de Constructores.

Pero los problemas son muy diferentes. En el caso de los italianos, el problema atañe a las prestaciones. En los otros dos, son de fiabilidad. En la F1 se dice que es mejor tener un coche rápido, aunque tenga algún problema de fiabilidad porque esto puede solucionarse. Por el contrario, un coche fiable que no es suficientemente rápido cuesta mucho más hacerlo competitivo.

Sobre los múltiples problemas de Ferrari se ha hablado largo y tendido. Es más, algunos de ellos –la falta de potencia– parece que han afectado a sus clientes también. Pero se ha hablado menos de los de Mercedes y de los de Red Bull. En ambos casos, problemas eléctricos, aunque la índole y origen de estos puede ser diferente.

En carrera, la primera apreciación fue que ambos Mercedes tuvieron problemas con el cambio, detectados cuando Lance Stroll, con el Racing Point –que lleva el mismo motor y cambio de las 'flechas negras'–, quedó KO. Un problema relacionado con los sensores que permiten la perfecta sincronización de los engranajes y que en algún momento fueron críticos. Pero, por lo que han explicado los ingenieros, el problema puede venir de otra parte del circuito eléctrico, si bien repercutió en ese punto.

Las llamadas de angustia del muro de boxes a Lewis Hamilton y Valtteri Bottas pidiéndoles que evitaran pisar los pianos, aunque eso costara unas décimas en el tiempo de giro, fueron constantes. El problema no parecía que estuviera en el sensor en sí, sino en que los golpes, vibraciones y demás traqueteos al pisar los pianos los colocaba en un punto crítico, "al borde de la muerte súbita": si el sensor falla, KO inmediato.

Para Mercedes, el problema viene de los bordillos austriacos o, mejor dicho, los bordillos austriacos lo colocan en una posición crítica. En  Red Bull Ring se usan en la mayor parte de virajes para hacer más amplias y rápidas las curvas. Es algo que intentarán tener solucionado este fin de semana. Soluciones que serán de inmediato trasladadas a Racing Point.

Andrew Shovlin, director de ingeniería de Mercedes, ha admitido que el problema lo detectaron ya el viernes, apareció de nuevo varias veces el sábado y mantuvo al equipo al borde del ataque de nervios el domingo porque en realidad va más allá de los sensores del cambio.

"Parece que este problema va con la característica del modelo y puede presentarse en cualquier momento. Es una acumulación de perturbaciones eléctricas que interfieren en diversos sistemas", señaló Shovlin, quien dijo que Valtteri Bottas tuvo este problema a partir de media carrera y "a Lewis le apareció un poco más tarde".

Un problema que no apareció en los test de Barcelona, pero desde entonces los coches se montaron y desmontaron y además, se instalaron evoluciones en el motor. Pero Shovlin vuelve a incidir en las características propias de Red Bull Ring, "un circuito donde, al contrario que en Australia, es muy fácil adelantar. Así que en Melbourne puedes pilotar pensando sólo en ti, pero en Red Bull Ring debes usar los pianos porque si no lo haces, no vas suficientemente deprisa y estás bajo amenaza. Los pianos austríacos son muy agresivos y violentos. Entre esto, el calor y también el hecho de que, por la altura, hay menos refrigeración, se amplificó el problema".

Mercedes espera poder solucionar algunos de sus problemas este próximo fin de semana y otros detalles, para Hungría; quizás la solución total se haga esperar un poco más.

Para Red Bull el problema también fue de tipo eléctrico, pero al parecer ligado al motor. "Estamos trabajando conjuntamente con Honda para encontrar el origen", ha señalado Horner.

Toyoharu Tanabe, el responsable de motores de Honda, confirmó lo que dijo Horner. "Estamos estudiando el problema, pero no podemos asegurar que, con el limitado tiempo que disponemos hasta la próxima carrera, encontremos una solución", pero confirmó que en ambos casos –Verstappen y Albon– hubo una pérdida de potencia y espera que esto no haya afectado a los motores y puedan seguir usándolos.

Si quieres leer más noticias como ésta visita nuestro Flipboard

Tienda SoyMotor Mercedes
Usuario no registrado Queremos saber tu opinión
¿Nuevo en SoyMotor.com? ¡Bienvenido! Regístrate aquí para participar.
Scroll To Top
Update CMP