GP Rusia F1 2021
  • Vidas de videojuego I

    Quienes nacimos en los ochenta podemos considerarnos afortunados. Dejando a un lado las hombreras, Verano Azul y cataclismos similares, nos educamos en la asignatura de Fórmula 1 de la mano de Senna, Prost, Mansell y Piquet, una de las generaciones de pilotos más extraordinarias de todos los tiempos. También fuimos los primeros en ponernos en su piel. No lo hicimos al volante de un Lotus 99T, un Williams FW14 o un McLaren MP4-4 de acero, titanio y carbono, sino desde un mullido sillón de escritorio, un teclado o joystick, y una pantalla o televisión que, a muchos, nos parecía la encarnación del más avanzado cockpit del momento. Bienvenidos a la era de los videojuegos.

  • Y si no, nos enfadamos

    La guerra civil en el equipo Mercedes ha alcanzado su primer punto culminante en Mónaco. Las miradas esquivas de Nico Rosberg y Lewis Hamilton evocan a las peores escenas de la era Prost y Senna. Ambos tienen argumentos para evidenciar su enfado, pero ni uno ni otro atacan con las mejores formas, y su actitud podría hundirles a ellos y al equipo a medio plazo. La temporada encuentra, al fin, su primer punto de interés.

  • Ayrton Senna, pensativo en el Gran Premio de Brasil de 1994 - LaF1

    Querido Ayrton,

    Han pasado 20 años, pero las heridas siguen abiertas. 20 años, dos décadas de dolor y de odio profundo al 1 de mayo; 20 temporadas de recuerdo y con el peligroso fantasma de la nostalgia ya al acecho. Aquella nefasta jornada primaveral perdimos todos.

  • El ejemplo del BTCC

    La nueva era reglamentaria de la F1 ha despertado una preocupante cascada de críticas y reacciones. Más compleja, con una acústica discutible y con un espectáculo en el asfalto que no altera demasiado lo visto hasta la fecha. Los organizadores de carreras se preocupan mientras Jean Todt amaga con ceder algunos capítulos en su estricto código normativo. Y a todo esto, empieza el BTCC, una categoría que ha seguido una vía distinta a la de la F1, y que arranca con una parrilla de 30 coches y 11 marcas distintas. ¿Su secreto? Un famoso eslógan publicitario: "Back to basics" (vuelta a lo esencial). 

  • Salida del Gran Premio de Australia, el primero de la era V6 Turbo - LaF1

    El Gran Premio de Australia ha vuelto a dejar a los agoreros fuera de juego. El cataclismo de abandonos se ha quedado muy lejos de la realidad, y un Red Bull y dos Toro Rosso han protagonizado su primer simulacro de carrera en el día apropiado. La única opinión unánime tras la cita de Melbourne, eso sí, concierne al ruido de los monoplazas, que no gusta a casi nadie. ¿Se va con él parte de la esencia de la F1?

  • La mejor noche del año

    Pesadilla para unos; ilusión y esperanza para otros. Esta madrugada comienza una nueva era para el deporte que más nos apasiona. Olvidad todas las lecciones aprendidas en los últimos 60 años, porque el trazado de Melbourne acogerá una realidad distinta. Rombos estrellados, un campeón contra las cuerdas, guerra civil en el bando rojo y estrellas de plata por todas partes. ¿Preparados? 

  • Lella Lombardi entre Vittorio Brambilla (izquierda) y Arturo Merzario (derecha) - LaF1

    Año a año hay más mujeres en la Fórmula 1. Ocupan facetas directivas, técnicas, de asistencia en pista e incluso de promoción. Sin embargo, los protagonistas que al público más interesan siguen siendo hombres. ¿Cuándo se rasgará la categoría esa longeva costra machista?

  • El póster de la habitación de tu hij@

    Jacques Villeneuve se ha descolgado esta semana con una frase tajante: "La F1 ya no será nunca más un deporte épico. Los cambios en el reglamento están dibujando un camino artificial que hacen que no funcione". ¿Tiene razón?

     

  • David Bosch junto a Ayrton Senna en el GP de España 1993

    La historia de David Bosch se aleja de los cánones de la epopeya y los párrafos grandilocuentes. Ha sido un grande de las carreras, pero las circunstancias lo han alejado del camino de sus más ilustres compañeros de generación: Oriol Servià, Pedro de la Rosa y Marc Gené. Consiguió batirles en el asfalto, pero sus esperanzas se quedaron en la escapatoria.

  • El juego de las expectativas

    Coches con morros fálicos, banderas rojas inexplicables (e inexplicadas) y secretismo de alto nivel. Así son los tests de la pretemporada, un tiempo proclive a especulaciones de todo tipo y en el que, al final, casi nadie sabe nada. Aquí no valoraremos el nuevo Ferrari ni si el nuevo Caterham es el coche más feo de la historia. Para ello nos reservamos al GP de Australia. 

Páginas

Scroll To Top
Update CMP