Mazda MX-30 2020: probamos el primer eléctrico de la marca

El Mazda MX-30 2020 es el primer eléctrico del fabricante japonés. Presentado en octubre de 2019, empezó su producción el 19 de mayo de 2020. Tiene una potencia de 145 caballos y se alimenta a través de una batería de 35,5 kilovatios hora de capacidad que le confiere una autonomia de 200 kilómetros. Su precio de partida es de 34.375 euros.

El Mazda MX-30 2020 es un modelo clave para la marca japonesa, pues se trata del primer eléctrico de su historia producido en serie para todo el mundo. Antes de él hubo otros, pero en todo caso se quedaron como meros experimentos para determinados mercados.

Se trata de un vehículo complicado de encuadrar en cuanto a rivales, puesto que algunos como el Peugeot e-2008, el DS 3 Crossback E-Tense, el Hyundai Kona EV o el Kia e-Niro difieren en cuanto a medidas o autonomía claramente. Su concepto, el de ser un vehículo de tintes evidentemente urbanos con ciertas capacidades familiares le acerca al Honda e, que no obstante se mueve en otro segmento.

¿Por qué ha recurrido Mazda a la denominación MX? Ésta es anterior al MX-5, y hace referencia a las ocasiones en las que este fabricante ha decidido escapar de lo convencional. La llegada de su primer eléctrico a escala mundial es una de ellas.

 

MAZDA MX-30 2020: EXTERIOR

El Mazda MX-30 2020 tiene una longitud de 4,40 metros, una anchura de 1,80 y una altura de 1,57. Se trata de los mismos valores que ofrece el Mazda CX-30 salvo por la altura, que es 3 centímetros mayor en el eléctrico. El CX-30 es el segundo SUV por tamaño del fabricante, y se sitúa entre el CX-3 y el CX-5.

Desde el punto de vista meramente estético el Mazda MX-30 se diferencia claramente del resto de SUVs de la marca, lo que no impide que respete el alabado diseño Kodo en el que se basan sus modelos desde hace unos años. El frontal, por ejemplo, cuenta con una parrilla mucho más estrella que no llega a ser ciega del todo como sí sucede en otros eléctricos. Las ópticas son de led con luces diurnas halógenas de serie.

El lateral es su principal punto distintivo, ya que cuenta con un sistema de apertura de puertas nada convencional. Las delanteras, que siempre han de abrirse primero, logran un ángulo de 82 grados, mientras que las traseras, más pequeñas y que se abren en sentido contrario, llegan hasta 80 grados. La ausencia de pilar central hace que el acceso al habitáculo sea más sencillo. Esta solución es, según Mazda, vital para lograr uno de los objetivos del coche, que no es otro que el de ofrecer un producto familiar urbano y práctico. Procesos a menudo engorrosos como colocar la sillita infantil lo serán menos de esta forma.

En cuanto a la zaga, destaca una caída del techo con forma coupé que hace que el MX-30 se acerque más al mundo de los crossover que al de los SUV. Presenta también unas ópticas redondeadas y la inscripción e-Skyactiv para dejar clara la naturaleza eléctrica del vehículo. En el pilar C, por su parte, existe en su parte más baja una placa con el nombre de Mazda que da un toque elegante.

Este vehículo puede contar con una carrocería pintada con un sólo color a elegir entre los conocidos como Polymetal Grey, Machine Grey, Arctic White, Ceramic White y Jet Black, o con un acabado bitono con el techo negro.

 

MAZDA MX-30 2020: INTERIOR

El interior del Mazda MX-30 destaca por un puesto de conducción situado en una posición elevada, lo que deriva en una mejor visibilidad. También la tienen los ocupantes de las plazas traseras, pues las ventanillas de esta zona están pensadas para ofrecer una visión periférica.

Tras el volante multifunción, que tiene levas para elegir el nivel de retención, aparece un cuadro de mandos que cuenta con una pantalla digital de 7,7 pulgadas en la que consultar diferentes informaciones. A sus lados hay sendos indicadores analógicos. El de la izquierda muestra la cantidad de potencia o recarga que se utiliza en cada momento. A la derecha hay un indicador de temperatura de la batería y otro que señala la batería restante como si de un contador clásico de gasolina se tratase.

La pantalla del navegador preside el salpicadero y tiene un tamaño de 8,8 pulgadas. Más abajo existe otra pantalla, la del climatizador, que tiene 7 pulgadas y propiedades táctiles además de una serie de controles físicos para el que lo prefiera. La palanca de cambios tiene una forma ergonómica y se dispone sobre una consola central flotante.

En la zona delantera también aparecen dos tomas de USB y una conexión de 12 voltios. Mazda también asegura que hay un enchufe de 150 vatios en corriente alterna.

El Mazda MX-30 es un coche que se preocupa por el medio ambiente, y no sólo por su motor eléctrico, sino por la presencia de una tapicería y unos paneles de las puertas hechos de plástico reciclado de botellas. El tacto de algunos de estos materiales resulta extraño por ello, pero en ningún caso se nota una merma de calidad. De hecho, los acabados de este vehículo van en la línea de los últimos lanzamientos de la marca.

El maletero del Mazda MX-30 tiene una capacidad de 366 litros. Si se abaten los asientos traseros se puede llegar a 1.171 litros.

 

MAZDA MX-30 2020: EQUIPAMIENTO

El Mazda MX-30 2020 se ofrece con tres niveles de equipamiento, que son el Origin, el Evolution y el Zenith. Entre los dos primeros se encuentra la denominada 1st Edition, que estará disponible durante un tiempo por 215 euros más que la variante de acceso pero con un importante extra de elementos de serie.

El acabado Origin cuenta con elementos como el head-up display, los faros de led, el cuadro de mandos con pantalla de 7 pulgadas, la pantalla multimedia central de 8,8 pulgadas, la cámara de visión trasera, la pantalla táctil del climatizador, compatibilidad del sistema multimedia con Apple CarPlay y Android Auto, navegador, Bluetooth, radio DAB con ocho altavoces, volante con mandos de audio y Bluetooth, levas en el volante, sensores de aparcamiento delantero y trasero, inmovilizador, cierre automático de puertas, asientos abatibles en la parte trasera en proporción 60/40, asiento del conductor regulable en altura, tapicería de tela, antena integrada en la luna trasera, spoiler en el techo y llantas de 18 pulgadas Silver Metallic. A todo esto se suma el equipamiento i-Activsense, que engloba elementos como el control de estabilidad, airbags frontales, laterales y de rodilla del conductor, control de crucero adaptativo, detector de ángulo muerto, e-GVC Plus, detector de fatiga, reconocimiento de señales, control del ángulo muerto, sistema de aviso y prevención de cambio de carril involuntario, asistente de arranque en pendiente, control de luces de largo alcance, sistema de control de presión de los neumáticos y el eCall.

La versión 1st Edition añade faros smart full led adaptativos, interior con tapicería Vintage o Modern, asientos con calefacción, asiento del conductor con ajuste eléctrico, memoria para la posición de conducción, retrovisor interior antideslumbrante con marco, volante con bisel cromado, cristales traseros tintados, reposabrazos central trasero con dos posavasos y llantas de 18 pulgadas Bright.

El acabado Evolution suma a lo anterior el volante calefactado, el retrovisor exterior del conductor antideslumbramiento, el acceso inteligente sin llave, la toma de 150 vatios en corriente alterna y tiradores interiores de corcho.

Por último está el acabado Zenith, que suma el sistema de sonido Bose con 12 altavoces y elementos de seguridad como el monitor de visión de 360 grados, el asistente de tráfico y crucero, el sistema de asistencia de frenada en ciudad y el detector de tráfico trasero con frenada activa.

La aplicación MyMazda App, disponible en Europa desde septiembre de 2020, permite realizar algunas operaciones en remoto, tales como programar la carga de la batería o acceder a la preclimatización del vehículo. También cumple una función técnica, porque habilita actualizaciones de software para el vehículo y permite que el personal de la marca efectúe diagnósticos del coche en remoto.

 

MAZDA MX-30 2020: MECÁNICA

El Mazda MX-30 se impulsa gracias a un motor eléctrico dispuesto sobre el tren delantero que entrega 107 kilovatios de potencia, cuyo equivalente térmico son 145 caballos. Su par máximo es de 271 Newto metro.

La batería de ion litio de la que se alimenta, que pesa 310 kilos, tiene una capacidad de 35,5 kilovatios hora y está situada en el suelo del vehículo. Se refrigera con líquido. La autonomía que permite según el protocolo de homologación WLTP es de 200 kilómetros, cifra que aumenta a 265 si el recorrido es totalmente urbano. El consumo medio de energía oficial es de 19 kilovatios hora cada 100 kilómetros. En recorridos urbanos baja hasta 14,5.

La batería se puede cargar con corriente alterna con una potencia de hasta 6,6 kilovatios o con un cargador rápido de corriente continua. El modelo es compatible con cargadores de corriente continua de 125 A según el estándar CHAdeMO o COMBO. Para recuperar del 20% al 80% de la capacidad de la batería se requieren 3 horas con corriente alterna o 36 minutos con corriente continua.

La velocidad punta de este vehículo está limitada a 140 kilómetros/hora. Completa la aceleración de 0 a 100 kilómetros/hora en 9,7 segundos.

El Mazda MX-30 incluye la tecnología e-Skyactiv. Por su parte, el sistema e-GVC Plus se encarga de repartir la potencia a cada rueda para mejorar el paso por curva. Mazda también ha incluido un sonido sólo perceptible desde el interior del coche que imita al de un motor de combustión y que ayuda al conductor a detectar la potencia que utiliza. El selector de marchas tiene cuatro posiciones, que son P, R, N y D. Se puede utilizar un solo pedal para avanzar y frenar, algo que ya ofrecen modelos de la competencia.

El peso del Mazda MX-30 con el acabado más liviano es de 1.720 kilos.

Más adelante, a finales de 2021 o ya en 2022, se espera la llegada de una versión de autonomía extendida con un motor de combustión rotativo adicional que haga las veces de generador. En Japón se comercializa como un mild-hybrid, pero en Europa no llegará como tal, sólo con la variante de autonomía extendida.

 

MAZDA MX-30 2020: IMPRESIONES DE CONDUCCIÓN

Antes de hablar de las sensaciones que transmite el Mazda MX-30 hay que explicar su concepción. ¿Por qué tiene una batería tan pequeña y ofrece una autonomía, a priori, limitada? Mazda siempre ha sido una marca que ha ido a contracorriente. Ahí está su reciente Skyactiv-X atmosférico cuando el resto de fabricantes se decantan por el turbo para los motores térmicos, por ejemplo. Y esto no iba a ser diferente con su primer coche eléctrico.

Las razones de ir por este camino son diversas y, una vez explicadas, lógicas. La primera es concebir el vehículo eléctrico en lo que a emisiones se refiere como un todo. Es decir, no quedarse tan sólo con que no emite CO2 al circular. Hay que considerar la huella de carbono en toda la vida útil del coche. Y eso lleva a diversos estudios que apuntan que una batería grande acaba por producir más CO2 a lo largo de los años que un coche de combustión, algo que se hace especialmente notable en el momento de tener que reciclarla.

En segundo lugar está el cliente tipo al que va dirigido el coche. Se trata de personas que vivan en zonas urbanas y quieran un segundo o tercer vehículo para su casa con cierto espacio por sus obligaciones familiares y que recorran unos 50 kilómetros al día. Si quieres viajar, el MX-30 no es tu coche. Y en Mazda no lo esconden.

En tercer lugar está el comportamiento dinámico del vehículo. Una batería grande es una batería pesada, y eso supone un problema a la hora de crear un coche que responda bien. Más consumo, más inercias, requerimiento de unos frenos más potentes... las contraindicaciones son varias y de sobra conocidas. Y todo eso se nota, porque lo primero que uno percibe a la hora de conducir el MX-30 es que se trata de un coche ligero. Entendamos ligero respecto a otros eléctricos que pueden ser competencia –el Hyundai Kona EV con su batería más grande pesa 1.760 kilos, 40 más que éste, a pesar de ser bastante más pequeño–. Esto se hace especialmente patente durante las frenadas, en las que no hay un solo atisbo de esa desagradable sensación de 'empujón' que generan algunos eléctricos sobreelevados. Además el tacto del freno, sin llegar a ser el de uno convencional, aporta la suficiente sensibilidad para no caer en brusquedades.

Los cambios de dirección y los apoyos también ofrecen una agilidad y efectividad notables, aunque en este caso hemos notado que la dirección no transmite todo lo bien que debería en el inicio del giro. Quizás un exceso de asistencia eléctrica, o tal vez unos neumáticos mejorables –la unidad de pruebas calzaba unos de la marca Toyo–. Una vez superada esta fase, sí, la dirección resulta más amigable y responde como se espera. Tras el volante, por cierto, hay unas levas para elegir el nivel de retención del vehículo. Como con todos los eléctricos, lo ideal es liberarnos de esto en carretera para poder avanzar a vela cuando se pueda y aplicarlo en ciudad, de tal forma que apenas tengamos que utilizar el freno y sea el propio coche el que lo aplique mientras genera energía.

A pesar de que todo lo dicho ya es intersante, lo que resulta más si cabe es la respuesta que ofrece el acelerador del Mazda MX-30. Es, literalmente, la sensación menos eléctrica probada en un coche eléctrico. Bajo el nombre de 'Pedal Motor' se ha creado un sistema que trata de recrear el comportamiento de un motor de combustión a la hora de acelerar. Y vaya si lo logra. No esperemos esa típica aceleración eléctrica de gran contundencia en su fase inicial para luego ganar progresividad. La entrega de par es uniforme y constante. Es imposible caer en brusquedades y eso sólo merece aplauso cuando de afrontar una conducción urbana se trata. Además, el no poder aplicar esos excesos de potencia impide que haya bajones sospechosos en la autonomía restante. Los 200 kilómetros que anuncia son reales. Y el consumo se puede bajar fácilmente de los 19 kilovatios hora cada 100 kilómetros homologados. Durante nuestra prueba de unos 120 kilómetros, sin realizar ningún tipo de conducción eficiente, obtuvimos 18,9 kilovarios hora cada 100 kilómetros. Y eso que el recorrido urbano fue escaso y sí que hubo bastante rato de carretera de montaña. Es decir, un territorio para nada favorable a los intereses del MX-30.

Otro de los puntos a comentar es el sonido interior que ha incluido Mazda para imitar al de un motor de combustión. Es leve y sutil, pero sin duda una clara ayuda para detectar en todo momento a qué velocidad vamos y cuánto estamos pisando el acelerador. Parece una obviedad, pero el silencio de los coches eléctricos muchas veces dificulta todo esto.

La vida desde el asiento del conductor es bastante sencilla en el sentido de que no hay prácticamente nada que criticar. La visibilidad es buena, el espacio disponible también y todos los mandos quedan a nuestro alcance. Especial aplauso merece que el climatizador haya mantenido sus controles físicos aunque la pantalla tenga propiedades táctiles. De cara a manipularlos sin perder la vista de la carretera es lo más adecuado.

Lo que nos ha parecido algo justo es el espacio de la parte trasera. Sí, su acceso es muy cómodo gracias al curioso sistema de apertura de puertas –hay que abrir las delanteras para poder hacer lo propio con las traseras. ¡No se puede tener todo en esta vida!–, aunque no recomendamos que viajen más de dos adultos en esta zona. Incluso esto sólo es apto para pocos kilómetros. ¿Pero no habíamos dicho que este coche está pensado por y para este tipo de desplazamientos precisamente? Exacto. Quizás Mazda simplemente ha adaptado el espacio interior del MX-30 al uso que piensa que el cliente le va a dar al coche. Ya se sabe, un coche urbano que aporta ciertas soluciones de espacio.

 

MAZDA MX-30 2020: PRECIOS

El Mazda MX-30 se vende en España desde 34.375 euros, cifra que se corresponde con el acabado Origin. Optar por las versiones Evolution o Zenith tiene un sobrecoste de 2.475 y y 3.875 euros respectivamente. El total de éstas son 36.850 euros para la primera y 38.250 para la segunda.

La versión 1st Edition parte de 34.590 euros.

 

REGISTRO DE ACTUALIZACIONES

Fecha Actualización
14/10/2020 Aplicación disponible en Europa.
24/09/2020 Asistimos a la presentación nacional del Mazda MX-30.
20/05/2020 El MX-30 empieza producción, confirmado su precio para España.
30/12/2019 Mazda explica por qué el MX-30 tiene unas baterías pequeñas y una autonomía limitada.
23/10/2019 Mazda desvela las primeras informaciones e imágenes del MX-30.
22/10/2019 Filtración del modelo y de su nombre definitivo.
18/10/2019 Mazda confirma que su primer eléctrico será un crossover.
15/10/2019 Primer 'teaser' del interior, fecha de presentación concreta.
17/09/2019 Confirmación de que Mazda prepara un eléctrico para Tokio.
Ver comentarios (10)