Mazda CX-3 2020: retoques de equipamiento y más eficiencia

El Mazda CX-3 2020 es la actualización del SUV compacto de la marca japonesa, que ofrece motores de gasolina y Diesel, cambio manual o automático y versiones de tracción delantera o total. Su precio de salida en España es de 18.861 euros. Nosotros hemos probado las versiones Diesel de 115 caballos y de gasolina de 121, esta última antes de su más recinete actualización, que incorpora un sistema de desactivación de cilindros.

El Mazda CX-3 es el SUV de menor tamaño de la marca, y se encuadra dentro de un competido segmento en el que se encuentra con rivales como el Seat Arona, el Ford Puma o el Renault Captur.

Su primera aparición se produjo en 2015, si bien recibió una puesta al día al llegar el 'model year' 2018. A pesar de su denominación no tiene nada que ver con el Mazda3, y sí con el Mazda2. Se trata de un planteamiento similar al que tiene, por ejemplo, Peugeot con sus 208 y 2008.

 

MAZDA CX-3 2020: EXTERIOR

El Mazda CX-3 2020 es una actualización del modelo de 2018, que a su vez es una puesta al día del original, nacido en 2015. Mantiene las dimensiones de su predecesor con 4,28 metros de largo, 1,76 de ancho y 1,53 de alto. Los cambios estéticos en el exterior vienen del modelo 2018 y son muy sutiles. Se limitan a una nueva parrilla frontal cromada con lamas de dos anchuras, nuevos embellecedores de los faros antiniebla.

© Rafael Alonso

Los marcos de las puertas son ahora negro brillante y el diseño interior de los pilotos traseros también se ha modificado para que las luces led de freno describan una circunferencia alrededor de las de posición. Estrena también unas nuevas llantas de aleación de 18 pulgadas –opcionales– y un nuevo color denominado Soul Red Crystal. Con ello, el CX-3 mantiene su aspecto elegante y con caracter, pero se actualiza para ofrecer una imagen más moderna y exclusiva.

 

MAZDA CX-3 2020: INTERIOR

En el habitáculo del CX-3 el aspecto general es bueno.  La consola está fabricada con materiales plásticos pero de buenos ajustes y, si bien es cierto que la parte superior del salpicadero no es mullida, otras partes como los guarnecidos de las puertas lucen un recubrimiento que imita piel o Alcantara, según versiones, lo que ofrece una imagen elegante y de calidad.

El volante así como el fuelle de la palanca de cambio son de piel y, los embellecedores de las salidas del aire acondicionado se ha pintado en color. Lo que más cambia es el mueble de la consola central, que se ha reconfigurado para incorporar los botones del freno de estacionamiento eléctrico y el sistema de ayuda en pendiente –de serie con todos los niveles de acabado– tras la palanca de cambio. Esto ha permitido reubicar el mando de control del sistema multimedia –la pantalla no es táctil– en una posición más accesible, y dotarlo de un reposabrazos central para las plazas delanteras. Bajo éste hay una guantera que permite varias configuraciones con dos posavasos retráctiles.

 

 

La tapicería de los asientos puede ser de tela o de cuero blanco o negro, según el nivel de acabado. Resultan cómodos para un conductor de talla media y ofrecen una buena sujeción lateral. Además, la regulación en altura con ajuste manual tiene un gran recorrido y, aunque los de regulación eléctrica se desplazan menos, todos ellos permiten situar el asiento muy bajo, lo que se traduce en una posición de conducción muy similar a la de un turismo convencional.

Las plazas posteriores ofrecen capacidad para tres adultos pero, como es habitual, la central no resulta recomendable para viajes largos. Las laterales cuentan con espacio suficiente para las piernas y los pies, y la altura de la banqueta es correcta. No obstante, la altura libre al techo puede resultar insuficiente para un pasajero de más de 1,85 metros de estatura. El respaldo de la plaza central alberga un reposabrazos para los pasajeros con dos posavasos ocultos bajo unas tapas.

El maletero del Mazda CX-3 cubica 350 litros, lo que lo sitúa en la media del segmento B-SUV.  Es de formas muy regulares y permite alojar cuatro maletas de las que se pueden meter en la cabina de un avión y todavía queda algo de espacio para chaquetas o mochilas pequeñas. Además, el suelo se puede situar a dos alturas, lo que crea un doble fondo amplio incluso en las versiones con tracción total. No se ofrece con rueda de repuesto ni en opción y, por contra, cuenta con un kit de reparación de pinchazos.

 

MAZDA CX-3 2020: EQUIPAMIENTO

La gama del nuevo Mazda  CX-3 2020 consta de tres niveles de acabado con varios paquetes de equipamiento opcional. Así, la versión de acceso con el acabado Origin equipa de serie sistema de entretenimiento MZD Conect –compatible con Android Auto y Apple Carplay–, asistente de arranque en cuesta, control de crucero con limitador de velocidad, asistencia de frenada de emergencia en ciudad con detección de peatones y climatizador automático.

Sobre el anterior, el acabado Evolution añade unas nuevas llantas de 18 pulgadas, la alerta de cambio involuntario de carril, los sensores de lluvia, luces y aparcamiento trasero, y las lunas tintadas. Opcionalmente es posible completar este acabado con el paquete Design, que incorpora la rádio digital con navegador y las llantas de 18 pulgadas, de serie con el acabado Zenith.

© Rafael Alonso

El equipamiento tope de gama, el mencionado Zenith cuenta además con faros full led, cámara de visión trasera, sensor de aparcamiento delantero, levas tras el volante en las versiones con cambio automático y Head Up Display. 

Adicionalmente el Mazda CX-3 2020 puede equipar asientos calefactados en las plazas anteriores –el del conductor con ajuste eléctrico– y un sistema de sonido Bose con el Pack White, o control de crucero adaptativo por radar, faros adaptativos, detector de ángulo muerto y tráfico trasero, un mejor sistema de asistencia de frenada en ciudad y función de reconocimiento de señales con el Pack Cruise. Estos paquetes son exclusivos del acabado Zenith y son compatibles entre sí.

 

MAZDA CX-3 2020: MECÁNICA

El Mazda CX-3 2020 está disponible con motores Skyactiv Diesel y gasolina, revisados y puestos a punto en 2018 para el cumplimiento de la norma de emisiones Euro 6d TEMP –de aplicación para todos los coches matriculados a partir de septiembre de 2019–.

Así, el ya conocido motor de gasolina Skyactiv-G de 2.0 litros se ofrece con dos niveles de potencia: uno de 121 caballos –que gana un caballo respecto al CX-3 anterior– y la versión tope de gama de 150 caballos. La unidad menos potente cuenta desde 2020 con un sistema de desactivación de cilindros que permite un ahorro de consumo y de emisiones del 14%.

El Mazda CX-3 Diesel monta el motor Skyactiv-D de 1.8 litros y 115 caballos, que antes cubicaba 1.5 litros y entregaba 105 caballos.

© Rafael Alonso

Tanto las versiones Diesel como gasolina se ofrecen con cambio manual de 6 marchas y automático de doble embrague, también de seis relaciones. El gasolina de 121 caballos sólo puede ser de tracción delantera, mientras que la versión de 150 caballos va asociada necesariamente a la tracción integral. Por su parte, el Diesel de 115 caballos puede contar con cualquier de los dos sistemas de tracción independientemente de su tipo de cambio.

 

MAZDA CX-3 2018: IMPRESIONES DE CONDUCCIÓN

Hemos conducido las versiones Diesel y gasolina –de 115 y 121 caballos respectivamente– del Mazda CX-3 con tracción delantera y cambio manual en vías rápidas y carreteras de montaña, donde nos ha gustado su comportamiento dinámico, su paso por curva y la puesta a punto de su suspensión. Si bien ésta es algo tosca sobre superficies bacheadas o al pasar sobre un badén, contiene muy bien el posible balanceo de la carrocería y transmite una sensación de conducción más próxima a la de un turismo convencional que a la de un SUV.

Dada la naturaleza atmosférica del motor gasolina, su empuje no es muy contundente, aunque suficiente para mover con agilidad sus 1.200 kilos de peso. Por su parte, el nuevo motor Diesel de 115 caballos nos ha sorprendido por su gran fuerza desde bajas revoluciones; no en balde anuncia 270 Newton metro de par desde 1.600 vueltas.

© Rafael Alonso

Tras un recorrido de más de casi 150 kilómetros por carretera de montaña a un ritmo ágil, el CX-3 gasolina de 121 caballos mostró un consumo medio de 8,2 litros a los 100 kilómetros, que es dos litros más de lo anunciado por la marca, pero no un consumo excesivo dadas las características de la tipo de vía y tipo de conducción realizada. En un trayecto de 75 kilómetros, que combinaba carretera de montaña y autopista, el consumo medio del Diesel de 115 caballos fue de 6,1 litros; 1,7 litros más que lo homologado en el nuevo ciclo WLTP, en teoría más próximo a la realidad que el antiguo ciclo NEDC.

También nos ha sorprendido positivamente la nueva insonorización del CX-3, que filtra muy bien el ruido aerodinámico y de rodadura. La rumorosidad del motor Diesel es algo mayor que la del gasolina, pero no llega a ser molesta en ningún caso. El control de crucero es sencillo de manipular desde los botones situados en el volante y el avisador del cambio involuntario de carril no resulta especialmente molesto, aunque se puede desconectar fácilmente si se desea.

 

MAZDA CX-3 2020: PRECIOS

El precio de salida del Mazda CX-3 2020 en España es de 18.861 euros.

© Rafael Alonso

 

REGISTRO DE ACTUALIZACIONES

Fecha Actualización
14/07/2020 Mazda actualiza el equipamiento y el motor de gasolina de 121 caballos del CX-3.
20/09/2018 Probamos el Mazda CX-3 2018.
Ver comentarios