GP Abu Dabi F1 2021
Vídeo

La saga T33 de Alfa Romeo: leyendas vivas

Petrolicious rinde homenaje a los coches y sus pilotos

La serie 33 fue una de las más exitosas para la marca

AmpliarSaga Alfa Romeo 33 - SoyMotor.comLa saga 33, homenajeada por Petrolicious - Fotos: ©Petrolicious

Balocco, en una mañana luminosa. Un pueblecito piamontés que desde 1962 da el nombre a una pista famosa: el Centro Sperimentale Balocco, en su momento exclusivo de Alfa Romeo, y hoy del Grupo FCA. Allí, casi de manera inesperada, vuelven a resonar tres motores que conocen bien cada rincón de esta pista. Son dos V8 y un V12. Tres leyendas los dominan. Éste es el homenaje de Petrolicious a la saga T33, los sport-prototipos de Alfa Romeo.

Reunir a seis leyendas es siempre algo complicado, pero mágico. Por un lado, los pilotos. Derek Bell, cinco veces ganador de Le Mans y tres de Daytona, entre otras más. Arturo Merzario, con dos Targa Florio, unos 1.000 kilómetros de Spa, Monza y Nürburgring. Nanni Galli, versátil en tursimos, monoplazas y sport-prototipos, con victorias reseñables como el Circuito del Mugello cuando era largo y retador. Tres pilotos, en realidad, de la vieja escuela: pasaron por monoplazas, turismos y resistencia, y en todos estuvieron a la altura, aunque sus grandes éxitos llegasen en las carreras de prototipos.

bell_galli_merzario_-_soymotor.jpg

Y luego, los coches. Empecemos por el más antiguo. El Alfa Romeo Tipo 33 surgió en 1965, pero demostró no estar a la altura. Así que en 1968 apareció el T33/2, que es el coche que lleva Galli en este vídeo. Se trataba de una evolución que demostró ser mucho mejor, con un motor V8 de 2.0 litros y 270 caballos, al que siguió enseguida un nuevo motor V8 de 2.5 litros y 315 caballos. El coche venció en su categoría en las 24 Horas de Daytona de 1968, en la Targa Florio –con un segundo absoluto– o los 1.000 kilómetros de Nürburgring. La marca fue tercera en el campeonato, y de toda esta experiencia hizo surgir también el famoso 33 Stradale, que no puede negar que bebe del estilo de este precioso coche.

alfa_t33-2_-_soymotor.jpg

En 1969 aparecería el T33/3, que pronto pasaría a ser el TT33/3, donde la TT ya no era por 'Tipo', sino por 'Telaio Tubulare', es decir, chasis tubular. El coche era una barqueta muy ligera –sólo 650 kilogramos– con un motor V8 de 3.0 litros que al principio entregaba 400 caballos, pero que fue exprimido hasta los 440. Por desgracia, en sus años eran Porsche y Ferrari quienes dominaban con los 917 y 512, pero el Alfa Romeo supo crecer hasta que en 1971 fue capaz de vencer al invencible Porsche 917 en los 1.000 kilómetros de Brands Hatch, o en la Targa Florio. Todo ello le llevó al subcampeonato en el Mundial de Marcas. Es el coche que lleva Derek Bell, aunque él corrió con el siguiente.

alfa_t33-3_-_soymotor.jpg

El glorioso Alfa Romeo TT33/12 de 1973, diseñado por Carlo Chiti, el hombre al frente de Autodelta. Su motor bóxer de 5.0 litros V12 y 500 caballos era, según contó Bell en su momento, "una maravilla, ¡nunca tuvo un fallo y solía acelerarlo hasta 13.000 revoluciones por minuto! Gané en Spa en ese coche contra Ickx bajo la lluvia: de hecho, fue un buen año para mí". Se trataba de un coche que fue evolucionando hasta ser implacable en el Campeonato de 1975, donde ganó todo, salvo Daytona y Mugello, pero no participó en Le Mans. Y sumó además una Targa Florio que ya no contaba para el campeonato, con Arturo Merzario al volante en combinación con Nino Vaccarella. Y lo hizo frente a Porsche y Renault, entre otros.

alfa_33tt12_-_soymotor.jpg

Eran coches puros, brutales, exigentes. Como dice Arturo Merzario, ellos tenían que llevar al coche, que carecía de ayudas electrónicas, o de una pléyade de estrategas diciendo qué era lo conveniente en cada segundo de carrera. No, eran ellos y estas máquinas, sólos en la inmensidad de Nürburgring, perdidos en las montañas de la Targa Florio, volando bajo en las rectas de Monza o del antiguo Spa-Francorchamps. Y el siempre simpático Merzario resume la época con una ocurrencia sucinta pero contundente: "Entonces, ¿cuál es la diferencia entre entonces y hoy? Hoy tenemos guardarraíles, en ese entonces teníamos pinos..." O lo que es lo mismo: muchos más accidentes fatales. Y eso flota en el crepúsculo que invade Balocco para dejarlo otra vez huérfano de tres de sus mejores huéspedes.

Son sólo tres Alfa Romeo del pasado, quizás no tan exitosos como otros. Son tres pilotos de avanzada edad, que aún paladean el arte de llevar un coche potente y ligero a gran velocidad según las enseñanzas de la vieja escuela. Es una saga que muere, la de los coches y de los pilotos puros. Siempre nos quedará un día cualquiera en el que vuelvan a latir de nuevo.

Si quieres leer más noticias como ésta visita nuestro Flipboard

Usuario no registrado Queremos saber tu opinión
¿Nuevo en SoyMotor.com? ¡Bienvenido! Regístrate aquí para participar.
Scroll To Top
Update CMP