GP España F1 2021
ACTUALIDAD

La huelga de examinadores DGT, solución compleja

Lleva ya mes y medio en vigencia, y amenaza con alargarse

Los incumplimientos de subida salarial, principal motivo

AmpliarHuelga - SoyMotor.comHuelga de examinadores (Foto: Josep Camós)

La huelga de examinadores de tráfico comenzó hace un mes y medio, y no tiene visos de resolverse a corto plazo. Llegados al final del mes de julio, el conflicto está más cerca de prolongarse en el tiempo que de alcanzar una solución, para preocupación de las autoescuelas, y perjuicio de los alumnos de estas.

El carnet de conducir sigue siendo una herramienta útil en nuestros días. Sea para tener la libertad de desplazarse con un automóvil, sea por motivos laborales –en la mayoría de trabajos lo piden como requisito, o en algunas oposiciones–, por lo que contar con la licencia es algo importante para muchas personas, jóvenes o no tanto. Porque la huelga no afecta sólo al joven conductor, sino también a personas que quieren obtener otros permisos, como de camión, autobús o motocicleta. Para que valoremos en su total amplitud la situación.

Hasta el momento, según la Confederación Nacional de Autoescuelas, son ya 100.000 los exámenes que han dejado de realizarse desde que comenzó la huelga. Son cifras muy altas, y precisamente en el periodo tradicionalmente más lucrativo para las autoescuelas, que ven una avalancha de alumnos en verano. No este año, pues ante la situación, muchos han preferido no matricularse.

A su vez, los que están ya con el curso empezado, optan por suspender la actividad en tanto en cuanto no se resuelva la situación. Así, dejan de realizar clases prácticas, sabedores que no van a poder examinarse con casi total seguridad. Porque otro de los problemas de esta huelga es que es espontánea, por decirlo de algún modo: profesor y alumno se dirigen al lugar del examen, y allí se enteran si pueden examinarse o no. Es decir, no puede haber un mínimo de previsión.

Para las autoescuelas está siendo un problema muy serio. En muchos casos, se han tenido que cerrar algunos negocios debido a la falta absoluta de actividad, y los gastos que comporta abrir cada dia. Otras han tenido que despedir a algunos trabajadores, y reducir su actividad al mínimo, incluso con reducción de horarios de apertura. Otras están en el filo de la navaja, y sólo una solución inmediata puede dar salida a su difícil situación.

Por su parte, los examinadores explican su posición. En 2015 llegaron a un acuerdo con la Dirección General de Tráfico por el cual se les reconocía un complemento salarial que logró desconvocar una primera huelga de seis semanas en aquél año. Pero durante 2016 no se aplicó dicho complemento, que asciende a una cuantía de 3.000 euros más de salario en cómputo anual –el sueldo de un examinador está en torno a los 1.400 euros al mes–, y tampoco se ha aplicado en lo que llevamos de 2017. La espita saltó definitivamente, y los examinadores dijeron basta.

Ahora, la amenaza es que la huelga continúe en septiembre de manera indefinida, hasta que las peticiones de los examinadores se escuchen. Una solución propuesta para desatascar la situación es la propuesta del director general de Tráfico, Gregorio Serrano, de que los militares puedan acceder al puesto de examinador de tráfico, pero que no resolvería la situación ni siquiera en el medio plazo, manteniendo el atasco para todos los agentes implicados.

La solución radica en la negociación de las condiciones de los examinadores, que además del sueldo se quejan de su relativa precariedad laboral, especialmente en cuanto a su seguridad personal en caso de agresiones en caso de suspender a algunos examinados. Pero hay otras amenazas para las autoescuelas en este momento.

La primera es que los jóvenes no tienen interés en obtener el permiso. Las comunicaciones han mejorado notablemente, con billetes de avión asequibles, con trenes cada vez más rápidos y modernos e interconectados por Europa, y las compañías y aplicaciones de coches compartidos que permites, por un módico precio, realizar un viaje en coche sin tener carnet o automóvil. El dinero que cuesta obtener el carnet prefieren invertirlo en nuevas tecnologías.

Luego, a largo plazo, se cierne la sombra del coche autónomo. Cuando el nivel de autonomía alcance el estadio total, el coche será como un asiento en un transporte público: nos llevará y nos traerá, pero no necesitaremos una licencia que nos acredite como capaces de conducir, porque lo hará todo el coche por él solo. Por lo tanto, ese futuro tampoco puede obviarse.

Mientras tanto, es necesaria una solución para evitar que sigan sin llevarse a cabo exámenes. Si la huelga continúa, en septiembre ya serán 110.000 personas las que se han quedado sin la posibilidad de obtener la licencia. Las posiciones ahora mismo están enrocadas, mientras todos los implicados no ceden en sus peticiones. La insostenibilidad de esta situación no permite ni un día más sin un remedio que satisfaga a las partes.

Si quieres leer más noticias como ésta visita nuestro Flipboard

Usuario no registrado Queremos saber tu opinión
¿Nuevo en SoyMotor.com? ¡Bienvenido! Regístrate aquí para participar.
Scroll To Top
Update CMP