PRIMERA PRUEBA

Honda Jazz 2018, primera prueba: nuevo motor y lavado de cara

No recibe grandes cambios estéticos pero sí varias mejoras tecnológicas

Se mantiene como el utilitario más seguro del mundo

Cuenta con un nuevo motor de gasolina 1.5 i-VTEC de 130 caballos

AmpliarHonda Jazz 2018: sutil lavado de cara - SoyMotor.comHonda Jazz 2018: sutil lavado de cara

El Honda Jazz ha recibido un motor 1.5 i-VTEC vitaminado hasta los 130 caballos y también un sutil rediseño para mantenerse en forma. Lo hemos probado durante su presentación en Roma y se mantiene como un coche muy práctico, aunque con un propulsor que parece sacado de otro segmento.

El Honda Jazz estrena restyling. Lo vimos por primera vez en el Salón de Frankfurt 2017, pero es ahora cuando se pone a la venta con un precio de 16.800 euros en su versión de acceso Trend y con el motor 1.3 i-VTEC de 102 caballos. Sin embargo, también está disponible con un nuevo propulsor, un 1.5 i-VTEC de 130 caballos que sólo se ofrece en acabado Dynamic y a partir de 20.700 euros.

honda-jazz-lateral.jpg

El Jazz, con su figura de utilitario sobreelevado o 'minivolumen' siempre ha sido un vehículo versátil, eficiente, espacioso y con buen un nivel de acabados para el segmento en el que compite. Nada de esto ha cambiado, porque el 'facelift' del Jazz no implica grandes cambios en lo estético. Incluye distintos retoques y nuevos sistemas de seguridad que lo acercan a los productos más recientes de la marca y lo consolidan como uno de los automóviles más seguros del segmento B según Euro NCAP.

En cuanto al diseño, su frontal ha recibido una parrilla de ventilación que ahora incluye detalles cromados y una rejilla con forma de panal. Las ópticas varían su arquitectura interna aunque se ensamblan sobre el mismo molde y el parachoques es ahora más prominente, aun a costa de algún centímetro de carrocería, acorde con las exigencias marcadas por los estándares de seguridad. Finalmente, el ribete rojo que remata el faldón frontal en el acabado Dynamic emana una sensación que el Jazz nos transmitió en distintos momentos: un punto de sabor clásico, castizo.

honda-jazz-2018-trasera.jpg

La parte trasera también adopta unos pilotos ligeramente modificados, un portón rediseñado con líneas más suaves que ahora incluye un alerón de mayor tamaño y, finalmente, un parachoques que ahora muestra un pequeño difusor –estético, claro– donde no se exhibe integrada su cola de escape. Para terminar con el exterior, el nuevo Jazz también estrena el color azul metalizado Skyride Blue –un tono claro similar al del cielo en un día despejado–, llantas de aleación de 16 pulgadas con diseño inédito y accesorios aerodinámicos que le dan un toque más contemporáneo a este coche tan particular. Felizmente, no han necesitado sobrecalzar al Jazz para lograrlo: en su versión más potente se conforma con un equipo de neumáticos en medida 185/55 R16.

En cuanto a su interior, conserva el diseño del modelo de 2014 a excepción del nuevo volante, claramente importado del Civic, del sistema de infoentretenimiento con pantalla táctil de 7 pulgadas y de las nuevas inserciones sobre las puertas y el salpicadero. Lo que no cambia es el sofisticado diseño de los asientos, con unas posibilidades de carga impresionantes gracias al sistema Honda Magic Seats. Éste básicamente consiste en unos asientos de banqueta abatible, combinado con un depósito de combustible situado debajo de los asientos delanteros y no de los traseros, de manera que deja toda la altura de la carrocería para cargar objetos mucho mayores de lo que cualquier otro coche de su tamaño admitiría. Al margen de esto, también mantiene el maletero más grande de su categoría, con 354 litros en apenas cuatro metros de longitud.
 

MOTORES

Mecánicamente, el Honda Jazz mantendrá las opciones que ya equipaba hasta ahora, ambas con el mismo bloque de 1.3 litros y 102 caballos acoplado a una caja de cambios manual de seis relaciones o a una transmisión automática con variador continuo que le permite acelerar de 0 a 100 en menos de 12 segundos y contener su consumo en menos de 5 litros cada 100 kilómetros –ciclo mixto homologado con estándar NEDC–.

Además, y ésta fue la gran novedad del día, la marca japonesa equipará para el Jazz por primera vez en Europa el nuevo motor 1.5 i-VTEC de 130 caballos y 155 Newton metro de par, disponible con cambio manual de seis velocidades o con una transmisión CVT mejorada. Este propulsor, en combinación con el acabado Dynamic –que es el tope de gama y exclusivo para este motor–, equipa detalles en color rojo sobre la carrocería y la cabina, faros de leds, encendido automático de luces y limpiaparabrisas, asientos calefactables y cámara de visión trasera, entre otros. Además, tiene muy poca competencia en el mercado.


SENSACIONES AL VOLANTE DEL HONDA JAZZ 2018

Centramos nuestro contacto en el motor 1.5 i-VTEC, ya que es la novedad de la gama. Es un motor que funciona mejor en la parte alta del cuentavueltas, como es de esperar en un propulsor atmosférico de su cilindrada y potencia. Se estira con soltura hasta las 7.000 vueltas y emite un sonido bonito y metálico. Salvando las distancias, nos recordó a motores como aquel mítico 1.6 VTEC de los Civic de los 90 –llegó hasta los 182 caballos en el primer Type R–. En un uso tranquilo, conseguimos reducir notablemente el ruido que entra en el habitáculo, pero nunca llega a ser un coche silencioso, probablemente por una insonorización sólo correcta. Apenas lo probamos en vías rápidas, que probablemente sea su terreno menos propicio en cuanto al ruido.

Cuando se le buscan las 'cosquillas' por encima de las 5.000 vueltas, el Jazz hace honor a los 130 caballos que declara, y no pierde una aceptable elasticidad que nos disculpa un error en el cambio, aunque insisto en que es mejor llevarlo alegre para encontrar el máximo disfrute. La buena noticia es que el chasis también acompaña, con una suspensión francamente dura y una agilidad de manejo reseñable. El día de nuestra prueba amaneció lluvioso, por lo que no tuvimos ocasión de buscar sus límites, pero sí de captar su facilidad en los cambios de apoyo y aplomo en frenada. La dirección es un poco más directa que en la versión 1.3 y ni siquiera una postura elevada de conducción nos nubló la confianza al volante, y el cambio –con la palanca cubierta de piel– es de recorridos cortos y precisos, como buen Honda. Es un coche divertido que transmite sensaciones puras en relación a los competidores que medianamente puedan rivalizar con el Jazz en cuanto a enfoque práctico. En ese sentido, es el típico coche que puede satisfacer a perfiles de conductor muy distintos, incluido el del aficionado.

 

honda-jazz-2018-interior.jpg

A bordo, detectamos un nivel de calidad correcto, con plásticos generalmente duros y detalles cuidados 'ma non troppo', como los bordes del tapizado del techo o, si buscamos a conciencia, ciertos remates en piezas de plástico de la parte baja del habitáculo. El sistema multimedia con pantalla de 7 pulgadas y navegador –Honda Connect, 600 euros extra– ofrece cámara de visión trasera y un guiado claro. Además, cuenta con entradas HDMI, Mirror Link y conexión wifi y bluetooth para duplicar la pantalla de un dispositivo móvil, o para realizar las acciones básicas de un 'smartphone' como navegar por Internet, consultar redes sociales o acceder a partes meteorológicos o de estado del tráfico. Las versiones más básicas cuentan con un equipo multimedia con pantalla LCD de 5 pulgadas.

Sin salir del ámbito del equipamiento, el Jazz lleva de serie sistema de frenado activo en ciudad, mientras que los acabados superiores –como el Dynamic– incluyen avisador ante colisión frontal, avisador de cambio involuntario de carril, control de crucero activo y reconocimiento de señales, además de cambio automático de luces largas. 

honda-jazz-2018-motor.jpg

Este motor de 1.5 litros i-VTEC cumple con las normas Euro 6 y acredita un consumo de 5,4 litros por cada 100 kilómetros en ciclo mixto NEDC. Su nivel de emisiones es de 124 gramos por kilómetro de CO2. Con el variador continuo, el Honda Jazz acredita una aceleración de 0 a 100 en 10 segundos. Además, respecto a otras versiones del motor 1.5 aporta un conjunto motor aligerado y concretamente un diseño de los pistones distinto a otras variantes de este bloque. Nuestra experiencia nos permitió mantenernos cerca de los 6 litros en el ordenador de a bordo en una conducción normal, aunque subir el ritmo penalizó notablemente notablemente, como es lógico en motores de sus características.

 

PRECIOS

Sobre sus precios en España, tal y como ya hemos mencionado al principio de esta noticia, parten de 16.800 euros en combinación del acabado Trend, que equipa el motor 1.3 i-VTEC de acceso a la gama. Este propulsor, acoplado a una caja de cambios manual, se puede configurar en los niveles de equipamiento Confort –17.800 euros–, Confort Navi –18.400–, Elegance –19.950– y Elegance Navi –20.500–.

Si deseamos un Jazz 2018 con cambio automático y el mismo bloque propulsor, el precio de cada una de las versiones anteriores se incrementa en 1.000 euros respecto al manual, por lo que el acabado Trend CVT tiene un coste base de 17.800 euros. Finalmente, este modelo con el nuevo motor 1.5 i-VTEC cuesta 20.700 euros, que pueden llegar hasta los 22.300 si se incorpora la opción Navi –600 euros– y la transmisión automática CVT –1.000 euros–. Con el motor nuevo es un coche más bien caro, pero es el precio de tener un coche práctico, familiar pese a su tamaño y, además, divertido.

Si quieres leer más noticias como ésta visita nuestro Flipboard

Para comentar o votar INICIA SESIÓN
1 comentario
Imagen de Stavelot

Por fuera tambien parece que tiene un algo de los 90... pero no se destroza como los coches de entonce, jajajaja https://www.youtube.com/watch?v=pwGgRUkrnng
Me gusta que le metan un pepino de 130 caballos a un coche de madre!!

Usuario no registrado Queremos saber tu opinión
¿Nuevo en SoyMotor.com? ¡Bienvenido! Regístrate aquí para participar.
Scroll To Top
Update CMP