PRUEBA A FONDO

Prueba BMW X2 XDrive 20d: genética deportiva

Probamos el SUV deportivo con motor turbodiésel de 190 caballos y tracción integral

Destaca por estética y exclusividad, pero también por dinámica y prestaciones

Esta versión XDrive 20d con acabado M Sport parte de los 49.000 euros

AmpliarPrueba BMW X2 XDrive 20d - SoymotorBMW ha conseguido un comportamiento ágil y directo pese a ser un SUV

Los alemanes han dado una vuelta de tuerca a su ya nutrida gama X. Como ya en su día adelantó el BMW X6 y posteriormente el X4, el fabricante de Munich ahora presenta al hermano menor en forma de X2, que habla el lenguaje de los SUV y de los cupés, todo al mismo tiempo.

Las buenas esencias se sirven en frascos pequeños parece querer decirnos el pequeño BMW X2 cuando acudimos a su recogida. A nivel técnico comparte ciertas similitudes con el X1, pero su carrocería es una oda al atrevimiento y proporciones deportivas, todo ello teniendo en cuenta que hablamos de un modelo con ciertos genes de todocamino.

bmw_x2_prueba_20d_xdrive_soymotor_fotos_0.jpg

FOTOS: PRUEBA A FONDO BMW X2 XDrive 20d 

 

Estos han mutado para recoger la mayor deportividad posible y brindar al conductor una gran experiencia al volante. Para ello contamos con un llamativo BMW X2 XDrive 20d con 190 caballos en azul eléctrico.

 

PRUEBA BMW X2 XDRIVE 20d: PRIMERAS IMPRESIONES

Con la llave todavía en nuestro bolsillo, el BMW X2 parece un pequeño depredador esperando a su presa. Frente al “anodino” X1, este Sports Activity Coupé -así lo denomina la marca- es más corto y 7 centímetros más bajo. No hay grandes voladizos, pero sí una gran tensión en sus líneas. Elementos como la abultada parrilla o los faros delanteros bi-LED muestran un frontal muy personal, casi enfadado con el resto del mundo.

Prueba BMW X2 XDrive 20d

Hasta BMW ha hecho un guiño al legendario 3.0 CSL con los logotipos de la hélice blaquiazul en los pilares traseros. La caída del techo o los nervios que recorren la brillante carrocería azul le dan un aire sofisticado y exclusivo. Y lo cierto es que es difícil cruzarse con otro en toda la capital. Tampoco faltan paragolpes específicos más agresivos o detalles en color negro en contraste con la carrocería. 

Prueba BMW X2 XDrive 20d

La zaga del nuevo BMW X2 es algo más convencional y recuerda por sus grupos ópticos a los del Serie 1, si bien en esta versión resalta sus genes deportivos gracias al paquete M que incluye un difusor trasero con dos salidas de escape. La cintura alta es otra de sus señas de identidad y ello obliga a unas lunas delantera y trasera de menor tamaño que un turismo convencional, si bien la visibilidad no se ve especialmente afectada.

Prueba BMW X2 XDrive 20d

Su vocación eminentemente asfáltica la encontramos también en su calzado. De serie esta versión emplea neumáticos deportivos Pirelli PZero 225/55 R17, si bien BMW nos ha entregado el nuestro con unas impresionantes llantas de 20 pulgadas de cinco radios dobles pulidos, que llenan los pasos de rueda y no quedan exageradas pese a su gran tamaño. Van acompañadas por neumáticos de perfil bajo, que como veremos más adelante, tienen su influencia en el comportamiento general de este SUV deportivo.

Prueba BMW X2 20d xDrive

 

PRUEBA BMW X2 XDRIVE 20d: MOTOR Y CAMBIO

Al igual que otros fabricantes, BMW recurre una receta conocida y compartida por el resto de los modelos de su catálogo. Pese al descenso de las ventas de motores turbodiésel, la elección del motor 20d de 2 litros sigue siendo la mejor si buscamos buenas prestaciones y consumos ajustados, todo esto teniendo en cuenta que dispondremos de 190 caballos en el pie derecho. 

Prueba BMW X2 XDrive 20d

El empuje de esta mecánica TwinPower Turbo es patente en cualquier marcha gracias a su 400 Newton metro de par disponibles entre 1.750 a 2.500 revoluciones. Su elasticidad es destacable gracias a la ayuda de dos turbos, por lo que invita tanto a circular tranquilos sin necesidad de estirar el motor, pero conservando su poderío como a apurar las revoluciones para extraer toda la potencia. 

Prueba BMW X2 20d xDrive

En este sentido, contamos con las facilidades de un viejo conocido, el cambio Setptronic de doble embrague y 8 velocidades que ya probamos en el BMW Serie 3 Cabrio o en el BMW Serie 5 Touring hace unos meses. En esta nueva ocasión no podemos más que rendirnos a la evidencia: se trata de una de las mejores cajas de cambios automáticas del mercado.

Prueba BMW X2 20d xDrive

En esta ocasión, gracias a los modos de conducción -Comfort, Eco Pro y Sport- y a las levas del volante, la respuesta se adapta a cualesquiera que sean las necesidades y estilo de conducción. Esto incluye suavidad 'de aguante de seda' o reducciones por encima de las 4.000 revoluciones. Un todo en uno que con razón cada vez eligen más compradores de modelos BMW.

 

PRESTACIONES
SOYMOTOR.COM*
BMW X2 XDrive 20d Steptronic
0-50 km/h

2,5 segundos

0-100 km/h 7,9 segundos
0-402 metros (1/4 milla) 15,8 segundos
Fuerzas G máxima en curva 0,92 G

*Obtenidas con el acelerómetro Beltronics Vector FX2

 

PRUEBA BMW X2 XDRIVE 20d: INTERIOR Y EQUIPAMIENTO

La postura de conducción, según dice la marca, es elevada, típico de la gama X de BMW. Sin embargo, ya sea por la caída de la luna delantera o por lo integrados que nos sentimos en el asiento del conductor –en esto tiene que ver un habitáculo orientado hacia el piloto–, nos ha parecido a medio camino entre un SUV y un turismo convencional.

Prueba BMW X2 20d xDrive

Pese a que su hábitat es el asfalto, el BMW X2 no renuncia a una altura libre de 18,2 centímetros, suficiente para salvar obstáculos menores o circular por pistas de tierra sencillas. Las que no estarán tanto por la labor serán las enormes llantas y los neumáticos de perfil bajo, enemigos de cualquier bache pronunciado, bordillo o socavón.

El nuevo BMW X2 cuenta con los últimos avances de la marca alemana en equipamiento, de hecho, nuestra unidad equipaba sistemas como el Head-Up Display a color, instrumentación digital, control de crucero activo o asistente de aparcamiento, dispositivos que no ofrecen la mayoría de sus rivales.

Prueba BMW X2 20d xDrive

La pantalla de 8,8 pulgadas es la protagonista del salpicadero, que ha sido modernizado con texturas exclusivas de las molduras –mezclan aluminio y el color de la carrocería– que se extienden a los paneles de las puertas. La iluminación ambiental junto a un acabado con buena materiales y ajustes –en este acabado M Sport cuenta con elementos específicos– logran una apariencia de vehículo lujoso pero de corte moderno.

Sin embargo, hay algunos mandos de la consola central como el climatizador o la radio que llevan demasiado tiempo sin cambios. En este sentido el Serie 5 Touring que probamos supuso un paso adelante que esperábamos encontrarnos en el nuevo X2. Los asientos deportivos con tapicería de cuero negra –con pespuntes azules en este acabado M Sport– resultan tan vistosos como calurosos en verano, disponen de buen agarre lateral y con función ventilación ya serían perfectos.

Prueba BMW X2 20d xDrive

Como todo cupé –aunque este parta de una carrocería SUV–, el diseño está reñido con la practicidad. Esto se hace patente en las plazas traseras, que cuentan con una altura al techo algo justa –el techo panorámico también resta unos milímetros esenciales–, así como una plaza central estrecha, si bien en esto último no se diferencia de, por ejemplo, un BMW X1.

Prueba BMW X2 20d xDrive

Si a nivel de espacio, algunas cotas resultan algo justas, el BMW X2 nos ha sorprendido una vez abrimos el portón trasero –dispone de apertura eléctrica–. El maletero cuenta con unos muy destacables 470 litros de capacidad, divididos en dos compartimentos. En nuestra unidad que no lleva rueda de repuesto, el doble fondo es de grandes dimensiones y con formas completamente rectas, que permiten aprovecharlo con un segundo maletero.


PRUEBA BMW X2 XDRIVE 20d: AL VOLANTE

En este apartado es en el que de verdad debería brillar el nuevo BMW X2 y para ello contamos no sólo con el propio concepto del modelo como SUV deportivo sino también con elementos como suspensión adaptativa y rebajada en 10 milímetros, dirección deportiva M o estabilizadoras específicas. Los neumáticos Pirelli PZero de bajo perfil también tienen su parte de protagonismo en el comportamiento del X2.

Prueba BMW X2 XDrive 20d

Al volante, el BMW X2 se siente preciso y asentado desde los primeros metros, si bien en las bacheadas calles y acceso de la capital resulta algo duro, incluso en el modo Comfort. Esto lo achacamos más al bajo y rígido perfil que a la suspensión en sí misma. A cambio, el grueso aro del volante transmite buenas sensaciones, cada insinuación se hace patente sobre la dirección del X2 y es aceptablemente comunicativa.

Prueba BMW X2 20d xDrive

La agilidad es otro de sus puntos fuertes y en apoyos fuertes no se descompone, si bien la posición de conducción es algo elevada cuando 'nos metemos en materia'. Lógico, no hay que olvidar que hablamos de un todocamino, asfáltico, pero SUV en cualquier caso.

El BMW X2 se aproxima más a un turismo deportivo que a un todocamino vitaminado

En carreteras reviradas el BMW X2 esconde de forma sorprendente sus más de 1.600 kilos, que se nos antojan demasiadas para un automóvil de poco más de 4,3 metros de longitud. La precisión de a sus mandos y la implicación en la conducción son algunas de sus virtudes, si bien a medida que empeora el asfalto, el guiado es menos preciso. El sistema de tracción integral ayuda a repartir de forma óptima el abundante par disponible y será de gran ayuda en conducciones adversas con lluvia o nieve.

Prueba BMW X2 XDrive 20d

En carreteras secundarias, tanto el motor como el cambio son buenos aliados del conductor y no interfieren en la diversión que proporciona el BMW X2 a su conductor. Con todo y a pesar de una dinámica privilegiada, el resultado no puede igualar a un turismo deportivo convencional, por lo que deberá sopesar otras virtudes que también ofrece el X2 frente a estos, como la exclusividad o una estética diferente.

Prueba BMW X2 XDrive 20d

Cuando aflojamos el ritmo o circulamos por autovía o carreteras con curvas más amplias, el BMW X2 se muestra muy asentado. Va sobre raíles, más allá de los achaques de comodidad antes comentados. Viajar a sus mandos se convierte en un juego de niños gracias a las distintas ayudas a la conducción, donde destacan el control de crucero adaptativo y el Head-Up Display, que convierten la labor en un juego de niños.

En ciudad, sus compactas dimensiones y buena agilidad invitan a colarse por cada hueco libre. Y cuando llega la hora de aparcar, la excelente resolución de las cámaras periféricas facilita mucho la operación. En este entorno nuestra mayor preocupación será esquivar socavones y baches para no sufrir demasiado el golpe en los riñones.

 

PRUEBA BMW X2 XDRIVE 20d: RIVALES

  • Audi Q2: los alemanes de Ingolstadt también han lanzado un producto joven y orientado al creciente gusto por los SUV del consumidor actual. En Soymotor.com ya tuvimos un primer contacto con el Audi Q2, un coche muy personalizable y a medio camino entre el segmento B y C. Dispone de una gama amplia con versión 4x2 y tracción integral así como motores gasolina y turbodiésel de tres y cuatro cilindros. El precio es similar al BMW X2 aunque su orientación es menos deportiva. Dispone de 405 litros de maletero.
  • Volvo XC40: presentado hace unos meses, el XC40 está llamado a ser el nuevo superventas del fabricante sueco. Destaca su moderno diseño, dotación de seguridad y equipamiento, si bien el precio parte de los 42.200 euros. Su habitáculo es más amplio que el del X2 y dispone de 460 litros de maletero. La versión con tracción integral y mecánica turbodiésel de 190 caballos arranca en 44.200 euros.
  • Range Rover Evoque: el más veterano del segmento SUV compacto premium sigue en boca de todos gracias a su diseño vanguardista, cuidado interior y amplia gama de motorizaciones. Permite un mayor uso fuera de carretera que el BMW y la versión equivalente con cambio automático y motor diésel de 180 caballos arranca desde unos 45.000 euros. 

 

Prueba BMW X2 XDrive 20d

 

PRUEBA BMW X2 XDRIVE 20d: ECONOMÍA DE USO

El nuevo BMW X2 supone el segundo escalón de la familia X por tamaño y también precio de adquisición. De esta manera, y de acuerdo al configurador oficial de la marca, el SUV deportivo arranca en los 35.075 euros, lo que supone más de 3.000 euros extra que un BMW X1. No es por tanto un automóvil asequible si bien, a diferencia de lo que era habitual antaño en la marca de la hélice, está bien equipado de serie. 

Prueba BMW X2 XDrive 20d

Si la tarifa anterior se refiere a la versión 18d con motor turbodiésel de 150 caballos, la versión tope de gama con acabado M Sport y motor de 190 caballos el precio parte de los 49.002 euros. Poca broma. Es el precio a pagar por uno de los SUV de tamaño compacto más exclusivos y dinámicos de la actualidad en su versión más equipada y potente.

Prueba BMW X2 XDrive 20d

El mantenimiento, sin embargo, no es especialmente costoso. La mecánica 20d se mostró poco sedienta durante toda la prueba y arrojó un consumo medio en el circuito de pruebas de 6,7 litros cada 100 kilómetros. Sólo en ciudad y abusando de la capacidad de aceleración a la salida de los semáforos el consumo supera los 7,5 litros, si bien se pueden reducir por debajo de siete sin demasiados problemas. Gracias a los 51 litros de capacidad del tanque de combustible, podemos hacer unos 800 kilómetros por carretera y autovía.

Prueba BMW X2 XDrive 20d

 

PRUEBA BMW X2 XDRIVE 20d: CONCLUSIONES

El nuevo BMW X2 brilla con luz propia dentro de la poblada familia BMW X. A partir de un diseño muy personal y atractivo, que toma la base del prototipo Concept X2, resulta una fusión muy acertada a medio camino entre un SUV y un coupé. Personal y exclusivo, el X2 se beneficia de avances del resto de la gama BMW para poder ser tan rápido y eficiente como el resto pero con una personalidad muy marcada.

Al volante se percibe más cerca de un turismo gracias a un chasis bien afinado y a la buena comunión entre su motor de 190 caballos y la caja automática de 8 relaciones. El tacto y comportamiento son inalcanzables para la mayoría de sus rivales, especialmente esta unidad con paquete deportivo M. Su diseño y orientación dinámica suponen ciertos compromisos en apartados como la habitabilidad y comodidad en terrenos bacheados. Un peaje que no nos importaría pagar por uno de los SUV más exclusivos y personales del mercado. El otro será el precio de partida que, en una unidad como esta, puede acercarse a los 50.000 euros.

 

FICHA TÉCNICA BMW X2 XDrive 20d Steptronic
Motor –tipo–: Diesel 2.0 16V turboalimentado
Cilindrada –centímetros cúbicos–: 1.995
Potencia –caballos/revoluciones por minuto–: 190 cv / 4.000
Par motor –Newton metro/revoluciones por minuto– 400 Nm / 1.750 - 2.500
Transmisión: Doble embrague de 8 velocidades
Velocidad máxima –kilómetros/hora–: 221
Aceleración 0-100 kilómetros/hora –segundos–: 7,7
Consumo medio homologado –litros/100 kilómetros–: 4,9
Largo/ancho/alto –metros–: 4,36/1,82/1,52
Peso en vacío –kilos–: 1.600
Emisiones CO2 : 128 gr/km. Euro 6
Precio en euros: 42.902 –sin descuentos–
Lanzamiento: 2018

Si quieres leer más noticias como ésta visita nuestro Flipboard

Usuario no registrado Queremos saber tu opinión
¿Nuevo en SoyMotor.com? ¡Bienvenido! Regístrate aquí para participar.
Scroll To Top
Update CMP