WRC

Hyundai, un título con vistas de futuro

La marca coreana ha conseguido el título de fabricantes del WRC

Con una alineación temible, Hyundai puede marcar una época

AmpliarHyundai, un título con vistas de futuro - SoyMotor.comHyundai celebra la victoria en Cerdeña

Hyundai ha conseguido su ansiado título de marcas en el Campeonato del Mundo de Rallies. Ha sido en un final amargo, sin tener que correr el Rally de Australia debido a los incendios forestales que azotan la costa este del país oceánico, pero sin duda muy merecido y… con vistas de futuro.

Tras una serie de varapalos durante los dos últimos años, en los que se quedaron con la miel en los labios –sobre todo en el caso de Thierry Neuville–, a finales de la temporada pasada la marca coreana decidió apostar fuerte por el WRC con una temible alineación que traería consigo el bombo mediático del fichaje de Sébastien Loeb.

Thierry Neuville y Andreas Mikkelsen fungirían como pilotos a tiempo completo, con Dani Sordo y Sébastien Loeb en un tercer coche que a la postre sería pilotado también por Craig Breen. Un desembolso peligroso, con sus riesgos, que no ha sido en balde, pues el equipo de Alzenau ha logrado el primer título de su historia en la máxima categoría.

Lejos quedan los tiempos oscuros del pasado, y no precisamente los de esta segunda etapa en el Mundial que comenzó en 2014 –aunque ese inicio también fue complicado–. Allá por el año 2000, Hyundai se aventuró a correr un Mundial rebosante de marcas más experimentadas, y el batacazo fue de órdago. El telón se cerró a finales de 2003 con paupérrimos resultados.

Esta segunda era en el Campeonato del Mundo comenzó con luces y sombras: luces porque, en un Rally de Alemania 2014 muy accidentado, consiguieron su primer doblete gracias a Neuville y Sordo; sombras porque el coche aún no estaba a la altura de los mejores, sobre todo del hegemónico Volkswagen Polo R WRC.

La primera muestra de que Hyundai estaba completamente concentrada en conseguir títulos en el WRC llegó en 2016, cuando el equipo realizó un fortísimo desembolso para desarrollar dos coches prácticamente al mismo tiempo. Un i20 completamente nuevo para la temporada 2016 y un i20 Coupé bajo la reglamentación de 2017, muy diferente a la anterior.

alister-mcrae-hyundai-2001-soymotor.jpg

LLEGAR Y BESAR EL SANTO

Volkswagen dijo adiós a la categoría –en su lugar llegó Toyota– a finales de 2016 debido al ínclito 'dieselgate' y las tornas se igualaron. Hyundai tenía coche para pelear por todo en 2017 y 2018, pero aún faltaba algo. Por ello, la marca decidió relevar al jefe, Michel Nandan, en favor de un Andrea Adamo que venía con los éxitos del WTCR bajo el brazo.

Llegó y besó el santo el italiano. Desde el primer día tenía entre ceja y ceja el título de marcas, algo más que coherente viendo el plantel que habían conseguido formar con cinco pilotos de primer nivel. No le tembló el pulso a la hora de bajar a Andreas Mikkelsen en Córcega, Portugal y Cataluña en pos de la mejor alineación posible, y el tiempo le ha dado la razón.

Ahora Hyundai ya ha alcanzado el primer objetivo, si bien este título no es más que un preludio con vistas al futuro. Al jefe tampoco le tembló el pulso a la hora de invitar a pizza al recién coronado campeón, Ott Tänak, en una jugada que pasará a los anales de la historia del automovilismo.

 

UN FUTURO PROMETEDOR POR DELANTE

Si la alineación de este año era más que temible y el certamen de fabricantes ha caído a su favor, para la temporada venidera el objetivo es arrasar en todos los sentidos. Con Tänak y Neuville a tiempo completo, las espaldas están bien cubiertas para luchar por el campeonato, pero con Loeb y Sordo –Mikkelsen y Breen aún en la recámara– vuelven a asegurar un 'cuarteto' para estar al frente en cada rally.

Además, el fichaje de Tänak no sólo sirve para reforzar a Hyundai. Quizás es incluso más importante la debilitación de su máximo rival, Toyota, que a menos que vaya con todo a por Sébastien Ogier, su alineación para 2020 se verá seriamente perjudicada. Y Ogier de momento en Citroën, con un presupuesto considerablemente menor al de sus rivales y con la evidente falta de rendimiento que ha acusado durante todo el año.

A no ser que el panorama dé un giro radical, Hyundai ha moldeado una alineación que puede marcar una época en el Mundial. Con Ogier en su anunciado último año –a finales de 2020 dirá adiós–, quizás sus rivales se encomienden a las generaciones futuras para tratar de hacer frente al equipo de Alzenau. Kalle Rovanperä, Oliver Solberg o incluso Jan Solans son algunos de los llamados a destacar. El tiempo hablará.

Si quieres leer más noticias como ésta visita nuestro Flipboard

Tienda SoyMotor Pirello
Usuario no registrado Queremos saber tu opinión
¿Nuevo en SoyMotor.com? ¡Bienvenido! Regístrate aquí para participar.
Scroll To Top
Update CMP