GP Hungría F1 2021
TECNOLOGÍA

Guía básica para conocer los principales tipos de chasis de vehículos

Los modelos de producción se pueden englobar en chasis monocasco y de largueros

Los modelos más prestacionales y de competición acuñan también estructuras tubulares

AmpliarChasis del Toyota CH-R sobre la plataforma TNGA - SoyMotor.comChasis del Toyota CH-R sobre la plataforma TNGA

Si alguna vez te has preguntado qué clase de chasis equipa tu vehículo y qué diferencias hay cuando lees que cierto coche o cierto deportivo presenta un tipo concreto de chasis, éste es tu artículo, pues vamos a repasar de manera básica las diferencias entre los bastidores que pueden montar prácticamente la totalidad de vehículos.

Al igual que cualquier estructura creada por el ser humano, o incluso de índole natural, los automóviles necesitan un esqueleto que soporte el peso de todos sus componentes, el de los pasajeros y su carga y que además sea capaz de lidiar con las fuerzas que todos ellos generan con el movimiento. El chasis es esa estructura, y nunca mejor descrita como tal, ''esqueleto'', ya que, si hiciésemos una analogía con el cuerpo humano, los huesos representarían el chasis y la piel sería la carrocería del coche.

Esta última cubre a los ocupantes de las inclemencias externas y cumple también una función estética diferenciadora entre el resto de modelos. Por su parte, el chasis da soporte a la carrocería y al resto de elementos que componen el vehículo, desde el motor hasta las suspensiones, y se encarga de que todos ellos se comporten como una estructura sólida sobre las cuatro ruedas. Más allá de ello, también es la responsable principal de la seguridad pasiva, protegiendo a los pasajeros ante un accidente.

Todos utilizan el acero como material principal, aunque por supuesto, hay distintos tipos, cada uno con sus diferencias, virtudes y defectos, pero orientados claramente hacia una tipología de vehículo en concreto:

 

CHASIS MONOCASCO AUTOPORTANTE

Comenzamos por el chasis que utilizan la gran mayoría de los coches a la venta hoy en día. Recibe este nombre porque se trata de una estructura unitaria –de una sola pieza– y que engloba también a parte de la carrocería, es decir, ésta también realiza las funciones de bastidor, de ahí el sobrenombre de “autoportante”.

carroceria-monocasco-autoportante.jpg

Los motivos que llevan a los fabricantes a utilizar esta plataforma con asiduidad es su facilidad de fabricación en masa y la alta rigidez que ofrecen a cambio de un peso relativamente ligero, así como la sencillez para ofrecer un amplio habitáculo para los ocupantes. Por el contrario, se requiere de una alta inversión para su diseño y puesta en marcha en la factoría. Su conformación se realiza, generalmente, mediante la soldadura de distintos paneles de metal previamente formados hasta conseguir la estructura unitaria requerida.

Actualmente, las restricciones de contaminación requieren que los coches sean más ligeros, de cara a que su consumo sea menor. Por ello, los esfuerzos de muchas marcas pasan por la investigación de nuevos aceros de alta resistencia y bajo peso para la conformación de estos chasis.

El que muchos consideran como el modelo pionero de esta tecnología es el Lancia Lambda de 1922 –que también presentó innovaciones como suspensión independiente–, aunque el que lo popularizó definitivamente fue el Citroën Traction Avant de 1934. En el mercado de hoy, cualquier coche turismo, como el Seat León o el Nissan Qashqai utilizan chasis autoportantes.

 

CHASIS DE LARGUEROS O ESCALERA

En este caso, la carrocería y el chasis son dos elementos completamente independientes. La estructura de este último se compone principalmente de dos largueros extendidos e interconectados por otros más pequeños de manera transversal, de ahí el sobrenombre de ''escalera''.

La carrocería va anclada al chasis, sea por medio de tornillos y pernos o por pegamentos especiales. Su principal característica es su robustez y capacidad para soportar cargas, así como la sencillez del mismo. Por el contrario, el confort y dinamismo quedan claramente mermados al afrontar viajes por carretera debido al alto centro de gravedad del vehículo.

bastidor-largueros-travesanos.jpg

Su uso está prácticamente ligado al sector del todoterreno, como los Toyota Land Cruiser o Jeep Wrangler, vehículos industriales y de transporte, aunque hasta hace poco había alguna excepción tales como los Corvette C6 y C7, que equipaban un chasis muy parecido a éste, aunque con una jaula de seguridad para el habitáculo.

 

TUBULAR

Reservado a los modelos de competición, es un chasis formado por tubos de acero –para contener el peso al máximo– interconectados entre sí para formar una estructura compuesta de triángulos. El triángulo es la estructura idónea, pues es la única que no se deforma al sufrir un esfuerzo y reparte la carga entre sus lados.

Es muy costoso de realizar, pues casi precisa de un trabajo artesanal para soldar los tubos y obtener la forma deseada. Pero lo que se consigue es un esqueleto muy ligero, que logra sin embargo tener una gran rigidez y proteger muy bien el interior.

chasis-tubular.jpg

 

SUBCHASIS

En el caso de los superdeportivos, la conformación de su plataforma suele ser una mezcla entre un monocasco para el habitáculo –puede ser de tipo bañera y fabricado en fibra de carbono – y un subchasis, más trabajado, con estructura tubular para otras partes del coche. Es el caso, por ejemplo, del Lamborghini Aventador.

Si quieres leer más noticias como ésta visita nuestro Flipboard

Tienda SoyMotor Pirello
Para comentar o votar INICIA SESIÓN
1 comentario
Imagen de Raulos
Excelente artículo. Muchas gracias.
  • 1
  • 0
Usuario no registrado Queremos saber tu opinión
¿Nuevo en SoyMotor.com? ¡Bienvenido! Regístrate aquí para participar.
Scroll To Top
Update CMP