GP Rusia F1 2020
ARTÍCULOS SOYMOTOR.COM

Participamos en la Escuela R de Volkswagen: ¿qué se aprende en un curso de conducción?

La Volkswagen Driving Experience organiza cursos desde hace 15 años

Más de 22.000 alumnos han pasado por la escuela del fabricante alemán

El próximo curso se impartirá el 1 de diciembre en el Circuito de Barcelona-Catalunya

AmpliarParticipamos en la Escuela R de Volkswagen: ¿qué se aprende en un curso de conducción? - SoyMotor.comParticipamos en la Escuela R de Volkswagen: ¿qué se aprende en un curso de conducción?

Por segundo año consecutivo hemos participado en los cursos de conducción de la Volkswagen Driving Experience. En esta ocasión ha sido en la Escuela R de perfeccionamiento de la conducción en el Circuito Ricardo Tormo de Cheste, donde nos hemos puesto al volante de los Volkswagen Arteon, T-Roc, Golf GTI y Golf R.

Si eres un fanático de los coches y te gusta conducir, seguro que alguna vez has pensado en hacer un curso de conducción para mejorar tus habilidades y pulir tu técnica pero, ¿qué se aprende realmente en un curso de conducción? Hoy os hablaremos de un buen ejemplo.

Desde hace 15 años, el programa Volkswagen Driving Experience ofrece distintos cursos de para conductores que quieran mejorar sus habilidades al volante, independientemente de cuál sea su nivel. El programa Race Tour, gratuito para clientes de la marca, se centra en la tecnología y los asistentes que equipan los vehículos de la marca, mientras que las Escuelas R y 4Motion –de pago y abiertos a todo el público– están enfocados a la mejora de las técnicas de conducción sobre asfalto y off-road.

volkswagen-golf-gti-escuela-r-driving-experience-cheste.jpg

Los cursos de la Escuela R son dos: el curso R Junior está destinado a conductores jóvenes con menos de dos años de carnet, e incide especialmente en la conducción segura y los riesgos del consumo de alcohol y drogas, así como de las distracciones al volante. Por su parte, la Escuela R Intensive, en la que hemos participado, pone el foco sobre diversas técnicas de conducción segura y la experiencia de rodar en circuito con vehículos de marcado carácter deportivo.

Para ello, Volkswagen pone a disposición de los participantes una amplia gama de sus modelos, entre los que encontramos el Polo GTI, el Arteon, el T-Roc y los Golf GTI y Golf R. Cada uno de ellos sirve a un propósito concreto en las distintas actividades que forman el curso.

Volkswagen cuenta con el copiloto de rallies Luis Moya como embajador de seguridad de la marca que, junto a un nutrido grupo de instructores con experiencia en la competición, imparten la formación y tutorizan el aprendizaje de los participantes durante todo el curso. Tal como nos explicó Moya, el objetivo de los cursos es mejorar la seguridad y capacidad de reacción al volante, así como instruir en la técnica de conducción y, por último, ofrecer una experiencia emocionante.

luis-moya-volkswagen-driving-experience_0.jpg

Así, nuestro curso comienzo con una clase teórica sobre la importancia de la seguridad vial, la correcta postura de conducción y la posición de las manos en el volante. Con unos breves vídeos explicativos, repasamos conceptos como el subviraje y el sobreviraje, y recordamos la importancia de ser precisos y progresivos en la conducción. La velocidad sólo puede llegar con la suavidad.

A continuación dejamos el aula para acudir a la pista de instrucción y realizar ejercicios de frenada y esquiva al volante del Volkswagen Arteon, un modelo de 4,86 metros de largo y 1.600 kilos de peso. Esta maniobra permite poner a prueba nuestra capacidad de reacción ante un peligro inesperado y nos muestra la importancia de frenar sin miedo y con contundencia para detener el vehículo en el menor tiempo posible, pero sin realizar movimientos bruscos de la dirección para mantener el control de la trayectoria y de las masas del coche. Se trata de un ejercicio que los conductores rara vez tiene la oportunidad de poner en práctica en el tráfico abierto y que puede enseñarles a reaccionar con seguridad en situaciones de riesgo.

Una vez repetido el ejercicio de frenada hasta interiorizar la maniobra, cambiamos de vehículos para poner a prueba nuestra habilidad al volante en un pequeño circuito de conos. Uno de los aspectos más cuestionados del segmento SUV es su menor maniobrabilidad y comportamiento dinámico frente a modelos más pequeños, ligeros y de menor altura. Por eso mismo, al volante del nuevo T-Roc nos enfrentamos a las reacciones de un modelo sobreelevado en un circuito revirado para tomar conciencia de la importancia de trazar las curvas con fluidez y no precipitarse con el acelerador.

volkswagen-t-roc-escuela-r-driving-experience-cheste_0.jpg

Tras haber entrado en calor con los ejercicios de frenada y 'handling', llegó el momento de saltar a la pista. Comenzamos con un reconocimiento por sectores del circuito Ricardo Tormo de la Comunitat Valenciana, en Cheste, para tomar referencia de los puntos de frenada y giro, y que el instructor pudiera hacerse una idea de nuestro nivel. También fue importante tomar confianza con el vehículo que se conduce y acostumbrarse a sus reacciones, por lo que tras unas tandas con el Golf GTI de 230 caballos y tracción delantera, cambiamos de coche para ponernos al volante del Golf R de 310 caballos y tracción total. Aunque se trata de dos coches de aspecto muy similar, su diferencia de potencia, peso y sistema de tracción hace que su comportamiento sea diferente.

Concluido el reconocimiento de la pista y la toma de contacto con los vehículos, comienzan las tandas en el circuito completo. En las primeras curvas, es importante no dejarse llevar por el entusiasmo y ser prudente, dejar que los neumáticos cojan temperatura y elevar el ritmo poco a poco. También es importante acostumbrarse a la frenada regresiva, muy fuerte al principio y con el coche perfectamente alineado, para ir soltando presión poco a poco conforme se inicia el giro del volante.

volkswagen-golf-gti-driving-experience-cheste.jpg

Respecto a la dirección y la trazada, es fundamental ser suave y progresivo, pues los movimientos bruscos de volante siempre se traducen en una pérdida de adherencia, ya sea por subviraje del eje delantero como de sobreviraje del eje posterior. Otro aspecto fundamental a tener en cuenta es la gestión de la mirada, pues si no sabemos dónde vamos, no podremos llevar el vehículo en la dirección adecuada.

Por último, para refrigerar la mecánica y los frenos, y evitar deformar los discos tras varias vueltas al circuito a un ritmo exigente. Es necesario dar una o dos vueltas más a una velocidad moderada y actuar sobre el pedal de freno en la menor medida posible. Este ejercicio también nos ayuda a repasar las trazadas y entender la importancia de ser sensibles en las reacciones.

 

 

Volkswagen imparte sus cursos de la Escuela R Intensive en distintos circuitos por toda la geografía nacional a lo largo de todo el año, y su próxima edición será en el Circuito de Barcelona-Catalunya el próximo 1 de diciembre con un precio de inscripción de 190 euros para clientes de la marca y 250 euros para no clientes. Por su parte, la Escuela R Junior tiene un coste de 120 euros para clientes –150 euros para no clientes– y es posible realizar la inscripción en cualquiera de los dos, así como en el resto de cursos de la Volkswagen Driving Experience, a través de su página web. En definitiva, una formación muy interesante, instructiva y divertida. Nadie saldrá piloto de sus aulas si no lo es previamente, pero aporta conocimientos imprescindibles para el conductor medio, que mejorará indudablemente en seguridad, suavidad y disfrute cada vez que se ponga al volante.

Si quieres leer más noticias como ésta visita nuestro Flipboard

Usuario no registrado Queremos saber tu opinión
¿Nuevo en SoyMotor.com? ¡Bienvenido! Regístrate aquí para participar.
Scroll To Top
Update CMP